Informe del Indec del segundo semestre de 2016 sobre incidencia de la pobreza y la indigencia en 31 aglomerados urbanos. Recomendamos repasar gráficos y cuadros.

MISERIA EN TIEMPOS DEL PRO: EL 77% DE LOS NUEVOS POBRES DE 2016 CAYERON EN LA INDIGENCIA

Del medio millón de personas que descendieron a los estratos más pobres de la población argentina a lo largo de 2016, un 77% saltó directamente a la indigencia, según el economista Claudio Lozano, que analizó los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

 

Por Sputnik

Publicado por Juan José Salinas

 

En una proyección del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas de Argentina para incluir lo que va del año al resultado de 2016, los indicadores son todavía peores, según el economista Claudio Lozano, coordinador de la entidad y presidente del Partido Unidad Popular (orientado por Víctor De Genaro.N. del E.)

 

“Hemos proyectado en base a los datos del Indec lo que ocurriría hoy tomando en cuenta la evaluación de los precios y la evolución de los ingresos hasta marzo de este año. Cuando uno hace la proyección, en 15 meses del Gobierno [de Mauricio Macri] tenemos 750.000 pobres y medio millón de indigentes nuevos”, explicó Lozano al programa radial de Sputnik Contante y Sonante.

pobreza_en_argentina

Los datos anunciados por el Indec señalan que el 30,3% de los argentinos vive en la pobreza y más del 6% de la población vive en la indigencia. De acuerdo con el economista, “la indigencia es la línea del hambre” y se refiere a las condiciones de las personas que no logran consumir las calorías necesarias a una dieta diaria básica que les permitan moverse porque carecen de recursos económicos para comprar alimentos.

 

El economista destacó que la situación es más drástica entre los jóvenes, con “una fuerte concentración de la pobreza” en esa población. A su juicio, la combinación de la caída de la actividad económica y de la indigencia con la juventud resulta en una “infantilización de la pobreza que obviamente pone en cuestión el futuro de todos nosotros”.

 

Para Lozano, los indicadores oficiales demuestran las consecuencias de las políticas adoptadas por la gestión del presidente de Argentina, Mauricio Macri, desde que asumió el Gobierno, pese que durante su campaña electoral prometió eliminar la pobreza.

 

“Lo que está pasando en Argentina es que los alimentos crecen por encima del resto de los precios. Consecuentemente se encarece más rápido la canasta de los indigentes, y esto hace que con mayor celeridad todo aquel que cae en la pobreza tienda con mayor posibilidad a transformarse en un indigente”, advirtió.

 

En su opinión, el país tiene la capacidad económica para enfrentar el problema. El economista aseveró que con tan solo una inversión de un 5% del Producto Bruto Interno (PBI) no habría ningún pobre en Argentina.

 

“Si uno calcula la magnitud de ingresos que hay que transferir para que no exista ningún pobre en Argentina, esto equivale al 5% de la riqueza generada por el país. Por lo tanto es una meta absolutamente alcanzable pero que no se alcanza porque hay un objetivo diferente: recomponer las ganancias de los sectores de mayor capacidad económica esperando que estos a su vez produzcan un crecimiento que de alguna manera reduzca la pobreza. Es decir, todo un conjunto de cosas que todos sabemos que son muy difíciles que ocurran”, lamentó.