Los docentes nos vemos sometidos a un intento disuasivo que pretende desconocer la Ley y aplicar políticas mezquinas, fragmentando el salario docente.

MARIO ALMIRON DE SADOP: “LA FRAGMENTACIÓN DE LA PARITARIA DOCENTE ABRE LA PUERTA AL AUTORITARISMO”

La pelea por el salario docente fue impulsada por todos los Sindicatos de la educación después de la brutal brecha que se produjo entre los sueldos en las distintas provincias por la aplicación de la entonces Ley Federal de Educación (1995) y la Ley de Transferencia de Servicios Educativas.Estas normas provocaron enormes desigualdades .

Por Mario Almirón*

NAC&POP

03/02/2017

 

Los docentes nos vemos sometidos a un intento disuasivo que pretende desconocer la Ley y aplicar políticas mezquinas, fragmentando el salario docente.

Se pretende  – desconociendo la ley-  que el Gobierno Nacional deje de fijar en Paritaria el salario mínimo de los docentes y transfiera, delegue esa importante función en manos de las Provincias.

La Paritaria Federal Docente es una herramienta, sobre todo, de democratización de las relaciones laborales de la actividad.

Su fragmentación abre la puerta al autoritarismo.

La lucha docente no es sólo en defensa del salario y condiciones de trabajo, si no por la Educación.

La pelea por el salario docente fue impulsada por todos los Sindicatos de la educación después de la brutal brecha que se produjo entre los sueldos en las distintas provincias por la aplicación de la entonces Ley Federal de Educación (1995) y la Ley de Transferencia de Servicios Educativas, hija de las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial. Estas normas provocaron enormes desigualdades y la dispersión del salario docente.

¿Por qué un docente de Jujuy, Formosa, Chaco o Corrientes  debe percibir un salario  distinto al que perciben sus pares de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba o la Ciudad de Buenos Aires?

La tarea es la misma, el título es análogo, la responsabilidad no tiene diferencias. Ninguna razón hay para que los salarios no tengan un piso común, un mínimo garantizado por el Estado Nacional.

No es ocioso recordar que la fijación del salario mínimo profesional de los docentes es una obligación del Estado Nacional y las Organizaciones Gremiales docentes con representación nacional.

Una obligación que surge de la Ley 26.075 (llamada de “financiamiento educativo”) que en su artículo 10 dice textualmente: “El MINISTERIO DE EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA, juntamente con el Consejo Federal de Cultura y Educación y las entidades gremiales docentes con representación nacional, acordarán un convenio marco que incluirá pautas generales referidas a:

a) condiciones laborales,

b) calendario educativo,

c) salario mínimo docente y

d) carrera docente.”.

Dando más precisiones, el Decreto reglamentario 457/2007 estableció el ámbito geográfico de aplicación de esta directriz: para todo el territorio de la Nación (art.1).

De concretarse el anunciado abandono estaríamos ante un torpe apartamiento de las autoridades educativas nacionales de la norma legal que ha venido enmarcando las negociaciones paritarias del sector docente.

Ello es particularmente llamativo en un Gobierno que llegó al poder enarbolando al diálogo como eje central de su discurso y propuesta. Este Estado pretende abandonar su rol.

MA/

Para comunicarse:
Mario Almirón Secretario General de SADOP-CDN 15-3010-4660
Gerardo Alzamora Secretario de Comunicación y Prensa SADOP-CDN
15-6858-3407