Claudio Avbruj, que dijo que la decisión de mover de un lado para el otro el feriado del 24 de marzo era “irreversible”, minimizó el número de víctimas de la dictadura e incluso de los de la Shoá, debe renunciar.

24 DE MARZO Y OTROS FERIADOS EMBLEMÁTICOS. ENTRETELONES DE UNA RECULADA.

Por Juan José Salinas

El Gobierno anunció su decisión de volver a instaurar como “inamovibles” los feriados nacionales del 24 de marzo, del 2 de abril y del 20 de junio, según informó un comunicado de Presidencia. “La medida fue tomada por el Presidente Mauricio Macri luego de escuchar las diferentes opiniones que se suscitaron sobre el tema, convencido que era la mejor decisión para evitar división y seguir trabajado en pos de la unidad de los argentinos”, sostiene el breve texto oficial que anunció la medida que entrará en vigencia mañana, lunes.

 

Por Juan José Salinas

Pajaro Rojo

29/01/2017

 

 

La rectificación también le cabrá al 2 de Abril y al 20 de Junio  

X2403 

El Gobierno rectificará el DNU que desplazaba el feriado nacional del 24 de Marzo

 

El Gobierno anunció su decisión de volver a instaurar como “inamovibles” los feriados nacionales del 24 de marzo, del 2 de abril y del 20 de junio, según informó un comunicado de Presidencia. “La medida fue tomada por el Presidente Mauricio Macri luego de escuchar las diferentes opiniones que se suscitaron sobre el tema, convencido que era la mejor decisión para evitar división y seguir trabajado en pos de la unidad de los argentinos”, sostiene el breve texto oficial que anunció la medida que entrará en vigencia mañana,  lunes.

 

El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que había establecido que los feriados correspondientes al Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, al Día del Veterano de Guerra y los caìdos en el Atlàntico Sur y al Día de la Bandera serían desplazados para acompañar los “puentes” y fines de semana turìsticos, desató una oleada de críticas de distintos sectores, incluidos algunos del oficialismo, por lo que debiò ser rectificado antes de que la protesta general causara un daño polìtico irreparable al gobierno de Mauricio Macri.

Algunos sectores del oficialismo (como el secretario de DDHH bonaerense, Santiago Cantón), algunos de la misma alianza Cambiemos (el diputado nacional Ricardo Alfonsín y el presidente del Comité Nacional de la UCR, José Corral) y todo el arco opositor, particularmente el Frente Renovador, el kirchnerismo y los gobernadores e intendentes justicialistas- habían expresado sus reservas o su liso y llano rechazo a la decisión presidencial anunciada el pasado lunes.

“Estamos conversando con el Gobierno y a través de nuestros legisladores. Comprendemos la preocupación de diferentes instituciones en relación a que esto no signifique olvidar o restarle importancia a algo que es tan significativo. Imagínese la importancia que tiene esta discusión para los radicales, que somos quienes de algún modo lideramos el Juicio a las Juntas y el período de transición a la democracia con Raúl Alfonsín”, había expresado Corral.

Ricardo Alfonsín, por su parte, había cuestionado la movilidad de estas fechas y refutado los argumentos del ministro de Cultura Pablo Avelluto: “Hace poco el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, manifestó que las nuevas generaciones no tenían que cargar con la mochila de la dictadura. es como si los descendientes de las víctimas de los nazis, dijeran que no cargan con la mochila del genocidio”, dijo Alfonsín en la oportunidad.

Fue muy importante, en tanto expresión del colectivo de DDHH y organismos, la opinión de Estela de Carlotto, presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, quien había dicho que el decreto del Ejecutivo era “una provocación”.

“No son fechas cualquiera -dijo Carlotto- sino que son fechas que marcaron 30 mil vidas, 500 bebés, los robos de bienes y un país totalmente aniquilado y luego esas muertes injustas tan lejos de la patria de los chicos de Malvinas”.

El ex gobernador bonaerense y ex candidato presidencial del Frente para la Victoria Daniel Scioli había sumado también, en la fecha, su rechazo, reclamando que se mantuviera la inamovilidad de las tres fechas. “Que no nos divida lo que nos une”, expresó Scioli esta mañana a través de su cuenta en la red social Twitter.

Por su parte, la Federación Argentina de Municipios (FAM) había pedido a los distritos que integran esa entidad que declararan el 24 de marzo y el 2 de abril como “días no laborables”. “Tanto el 24 de marzo como el 2 de abril forman parte de la historia argentina”, señala la FAM en su comunicado, recomendando a “todos los Municipios del país, independientemente del color político que posean, que esas fechas se declaren como días no laborables”.

La movilidad también fue rechazada por los gobiernos de Córdoba y Chubut, que ayer adelantaron sus decisiones de mantener al 24 de marzo y al 2 de abril como feriados inamovibles. “Estos feriados no pueden ser cambiados de fecha, son fundacionales en el país. En la provincia haremos una jornada de reflexión en todas las escuelas para que allí se le diga sí a la democracia, sí a la vida y no al terrorismo de Estado. Esta medida alcanzará a 930 mil estudiantes”, señalo ayer el mandatario cordobés Juan Schiaretti.

En ese sentido, el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, había reflejado su oposición al sostener que “hay que ser serios, porque no puede ser que corran fechas tan significativas que hacen a la historia de nuestro país, son heridas que no van a cerrar”.

Asimismo, desde la administración que encabeza María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires habían llegado voces disonantes en relación con la iniciativa del PEN de tornar movibles los tres feriados. El secretario de Derechos Humanos de la provincia bonaerense, Santiago Cantón, había expresado el viernes su oposición al decreto del Poder Ejecutivo nacional, al afirmar que tanto la última dictadura cívico militar como la Guerra de Malvinas “ocurrieron hace poco y hay gente que fue víctima y está muy activa” en el recuerdo de esos dos hechos históricos. “Todo lo que se refiera a cuestiones que son esenciales para los organismos (de Derechos Humanos) deben ser trabajadas y consensuadas con ellos previamente.  Si consideran que el feriado es inamovible, creo que se debería haber tenido en cuenta esa posición”, había subrayado el funcionario del gobierno de Vidal.