La promulgación por DNU de una ley con tratamiento parlamentario, con media sanción del Senado de la Nación, el Presidente en una medida autoritaria y avasalladora de las instituciones republicanas, ya que ni la urgencia ni la necesidad la justificaban, excepto la presión de los grupos corporativos concentrados, ante los cuales rinde su cerviz, pusilánime y obediente a los dictados del poder real.

DNU SOBRE RIESGOS DE TRABAJO: NUEVA OFENSIVA NEOLIBERAL

Por Jorge Rachid

El gobierno va profundizando su rumbo destinado a lograr imponer retrocesos en el marco jurídico laboral, que desde hace décadas protege los derechos de los trabajadores, que han intentado, diferentes administraciones de disminuir o directamente eliminar.

 

Por Jorge Rachid

 

 

Este hecho llamado flexibilización laboral, se dio por los mismos protagonistas de hoy en el gobierno de la Alianza, cuando a través de la corrupción de senadores con la famosa Banelco y la rebaja de salarios de trabajadores activos y pasivos, llevó al país a la peor crisis de su historia democrática. Estos mismos personajes de ayer con los mismos argumentos de la competitividad, la rebaja de los costos laborales para crear trabajo y abrir las exportaciones, desmontaron las leyes, que desde la Constitución de 1949 con Perón, sucesivas dictaduras y gobiernos liberales, intentaron lograr. Siempre les fue mal, como les irá ahora, porque el pueblo alza su voz en defensa de sus derechos.

 

La promulgación por DNU de una ley con tratamiento parlamentario, con media sanción del Senado de la Nación, el Presidente en una medida autoritaria y avasalladora de las instituciones republicanas, ya que ni la urgencia ni la necesidad la justificaban, excepto la presión de los grupos corporativos concentrados, ante los cuales rinde su cerviz, pusilánime y obediente a los dictados del poder real.

 

Esa ley que lucharemos por derogar en la Comisión Bicameral, modifica una ley ya de por si perversa, que ha discriminado a los trabajadores desde la oleada neoliberal de los 90, cuando las AFJP ley 24.241 y la 24.557 de Riesgos de Trabajo, que eran las demandas del Banco Mundial, como hoy , impregnaban el panorama de una Argentina postrada y un pueblo postergado.

 

El gobierno peronista en el 2012 logró modificar en parte esta inequidad que significa en si la existencia de las ART, verdadera privatización de la higiene y seguridad en el trabajo y que marcó la desprotección de los trabajadores argentinos al dejar la siniestralidad laboral y las enfermedades profesionales en manos de aseguradoras de riesgos, cuyo lucro es no dar servicios y rechazar demandas O sea la siniestralidad laboral, marcó la denigración del trabajador argentino y su capital mas importante que es la salud. Habíamos derrotado las AFJP, a las ART las pusimos en caja, al agregar las patologías, con la nueva ley, que antes rechazaban como várices, hernias y columnarias, además de hacer móvil el monto indemnizatorio, que fijaba la ley, al mismo tiempo que la movilidad jubilatoria.

 

Ahora en una vuelta de tuerca para el lado de los costos empresarios y los intereses de las ART, el neoliberalismo gobernante, ni siquiera se somete a la discusión parlamentaria, los dueños del diálogo y la institucionalidad, autoritariamente, consolidan la discriminación sobre los trabajadores al cerrar la Justicia laboral a la demanda siniestral. Una nueva muestra de neoliberalismo en estado puro, las mismas empresas que piden subsidios que se le sacan al pueblo en derechos básicos como la luz, el gay el agua, ahora exigen esta ley que acota la consecución de derechos de los trabajadores. Una ley a medida del capital y en contra de los trabajadores, que los senadores que imprimieron media sanción serán responsables ante la historia y el movimiento obrero.

 

El pueblo peronista y el movimiento obrero instrumentarán todos los medios para impedir su concreción, como en cada etapa se dio batalla por la preservación y ampliación de derechos, que se ha logrado remontar, estas etapas nefastas, a fuerza de luchas, movilización y organización del pueblo argentino. No se volverá a los 90,ni al 76, ni al pre peronismo en nuestro país, de la mano de este colonialismo de nuevo cuño, que hace de los trabajadores la variable de ajuste, en su proceso de acumulación de riquezas, no sólo disminuyendo sus salarios, poniendo límites a los convenios colectivos, propiciando contratos basura para jóvenes, sino que pone en riesgo la salud de millones de trabajadores, que son quienes producen la riqueza del país, frente a empresarios que fugan ganancias y gobiernos que entregan soberanía como el de Cambiemos.

 

Jorge Rachid jorgerachid2003@yahoo.com.ar