Católicos, protestantes, judíos, jardines, primarias, secundarias... no hay diferencias de religión ni de nivel educativo.

ESCUELAS PRIVADAS: A DESPEDIR LO LLAMAN “DESVINCULAR”

Por Claudio Corries

Monjas que exigen la renuncia a docentes por estar embarazadas siendo solteras, escuelas «católicas» que aprietan a las maestras para que renuncien porque se enamoraron de un hombre casado, divorciado o de otra mujer, maestras de jardines que son obligadas a renunciar en diciembre para que «en marzo te tomemos de nuevo», a fin de no pagarle las vacaciones, despidos sin causa y «haberes a su disposición» de maestras y profesores.

Por Claudio Corriés *
NAC&POP
23/12/2016

En estos días estamos viendo la vergonzosa actitud de los dueños de escuelas privadas de la Ciudad de Buenos Aires (y de todo el país), de todo tipo y pelaje, que despiden docentes a mansalva.

Católicos, protestantes, judíos, jardines, primarias, secundarias… no hay diferencias de religión ni de nivel educativo.

Claro que a «despedir» lo llaman «desvincular».

Sumado a un Estado que se hace el distraído, ya que los despidos sin control son parte de su credo.

Monjas que exigen la renuncia a docentes por estar embarazadas siendo solteras, escuelas «católicas» que aprietan a las maestras para que renuncien porque se enamoraron de un hombre casado, divorciado o de otra mujer, maestras de jardines que son obligadas a renunciar en diciembre para que «en marzo te tomemos de nuevo», a fin de no pagarle las vacaciones, despidos sin causa y «haberes a su disposición» de maestras y profesores.

Y si pueden hacerse los boludos y no pagar, mejor.

claudiocorriessadop-500-max

¿Es justo que el Estado -o sea, el conjunto de la sociedad- subsidie a una escuela que tiene guita para «gastar» en indemnizaciones?

La legislatura de Santa Fe acaba de sancionar, por la larga lucha de SADOP Santa Fe y Rosario, una modificación a la ley de Enseñanza Privada por la cual la escuela pierde -por 18 meses- el subsidio del cargo del docente que fué despedido.

Un tiro para el lado de la justicia.

Las cámaras patronales pusieron el grito en el cielo.

Y chamuyan sobre la «libertad de enseñanza», los derechos adquiridos y la mar en coche.

Porque para las empresas de educación privada la libertad de enseñanza es la pantalla detrás de la cual se esconde la libertad de empresa.

CC/

 

*Secretario de Educación del Consejo Directivo Nacional – SADOP