La obsenidad neoliberal, naturaliza la corrupción estructural del poder político-empresarial.

LA OBSENIDAD NEOLIBERAL

La necesidad de maquillar sus políticas corruptas, hace que los hacedores de marketing y sus ejércitos de trolls, cada vez que ejecutan una política para los dueños del poder real, salgan a la luz como objetivos sociales solidarios. La opinión pública manipulada por los medios puede ser sorprendida en su buena fe pero no los legisladores que deben votar esas leyes. Si sabemos y votamos, somos cómplices, clarito. Nadie votó este Modelo, porque nadie se suicida, lo cual desenmascara la mentira, como delito que persiste en el tiempo, que quita legitimidad al gobierno.

Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
16/12/16

Bajo el amparo escandaloso de los medios, la mirada resignada de los argentinos que creyeron y los despliegues del partido judicial por encontrar “corruptos peronistas” a cualquier precio como se lanzan bombas de humo en la guerra, para evitar que se vea que está pasando en realidad, el macrismo ha producido en un año, un latrocinio escandaloso al patrimonio nacional y su soberanía como país.

No es casual que la primera medida de gobierno haya sido una desviación con transferencia automática de miles de millones de pesos, casi 20 mil millones de dólares hacia los sectores concentrados del campo y la minería, que obtuvieron por un decreto, ganancias millonarias en dólares, mientras los trabajadores veían licuados sus salarios por la devaluación en un 40%.

Eso originó las primeras movilizaciones que desde enero mismo, fueron masivas por los despidos, lo que dijeron que no harían en campaña, con selectividad política dirigida a desmantelar al estado de trabajadores peronistas.

Como en 1955, como en 1976, la misma matriz.

La necesidad de maquillar sus políticas corruptas, hace que los hacedores de marketing y sus ejércitos de trolls, en los medios de comunicación de las redes, cada vez que ejecutan una política exigida por los dueños del poder real, salgan a la luz como objetivos sociales solidarios.

Si bien la opinión pública manipulada por los medios puede ser sorprendida en su buena fe y la necesidad de creer, no así los legisladores que deben votar esas leyes, que terminan siendo leoninas, por el coloniaje que originan, para los argentinos.

picchetto-500-a

Si sabemos y votamos somos cómplices, clarito.

Así sucedió con los anuncios de Reparación Histórica a los jubilados, con la aviesa intención ya declarada, de apropiarse a futuro del Fondo de Garantía de Sustentabilidad.

Veamos por parte el proceso ideado por el enemigo: primero anunciar que los juicios iniciados y no iniciados se pagarían al contado ya, alegrando las mesa de cientos de miles de jubilados.

Primera mentira, el ofrecimiento que hace el ANSES es de casi la mitad de lo que les corresponde a los beneficiarios; segundo eso se pagaría con los FGS que hoy suman 778 mil millones de pesos, que son los que garantizan a las futuras generaciones de jubilados por décadas, lo cual pondría esa certeza en riesgo: tercero se pagaría a quienes no hicieron juicio, en montos mínimos intentando suplir la ley de ajuste automático bianual.

En pocos años, ese desguace mas la venta de los activos empresarios residuales de las AFJP, van a plantar nuevamente el sistema privado.

Neoliberalismo en estado puro.

Todo se reduce a dinero para los sectores concentrados de la economía, quienes no forman parte de esos sectores, como los trabajadores, los cuenta propistas, los comerciantes y las PYMES, son los perdedores.

Por eso los anuncios de avance sobre la salud, uno de los nichos mas preciados y ofrecidos en las mesas de los viajes al exterior de los funcionarios públicos, planteando la privatización del hospital público a través de una supuesta Cobertura Universal de Salud, que lleva al lucro, eliminando la solidaridad activa del hospital público hoy.

La CUS existe en la Argentina desde Ramón Carrillo, desde el modelo social solidario de Perón y Evita, desde la ampliación de derechos de Néstor y Cristina, que hoy quieren suplantar por el Dios dinero de los sectores financieros dominantes.

El endeudamiento externo a niveles no conocidos desde las dictaduras militares, que somete a nuestro país a una exigencia que pagarán nuestros hijos, con su trabajo flexibilizado, la apertura del comercio exterior a los importados impactando sobre la industria y el trabajo y las medidas destinadas a limitar la protesta social, son el combo que el gobierno tiene previsto para un nuevo modelo social y productivo al servicio de los sectores financieros, la fuga de capitales y la corrupción estructural.

Un modelo que nadie votó, porque nadie se suicida, lo cual desenmascara la mentira, como delito que persiste en el tiempo, que quita legitimidad al gobierno.

La corrupción es entonces un eje central de este gobierno neoliberal, gobernado por los CEOS de empresas multinacionales que hacen de la Argentina una base de negocios off shore, donde al manejar los resortes del gobierno les permite a esas empresas desplazar la producción nacional, crear condiciones legislativa al latrocinio, dictar DNU a su medida en la obtención de negocios, especular con el Mercado de Valores, manipular el Banco Central, hacer lobby en las Cámaras ahora bajo el ropaje de funcionarios públicos, desde ministros a directores nacionales que antes lo hacían como lobistas.

Esos son ladrones de guantes blancos, los que nunca aparecerán en los diarios, ni serán sometidos al escrache público, mientras esté el neoliberalismo en el poder.

Pero han salido a la luz por primera vez, son visibles y pasibles de sanciones a futuro, el pueblo los vio, son el círculo rojo, los dueños del poder real en la Argentina.

Cuando hablamos de corrupción estamos diciendo de aquellos que en forma individual o asociada, restan recursos del estado en provecho propio.

Probablemente siempre habrá gente que se corrompe y para su beneficio personal roba recursos públicos y deben se juzgados con severidad, al calor de las leyes vigentes.

Pero hoy esa corrupción es una matriz del gobierno nacional macrista, que hace sus negocios, desde el presidente al último funcionario, a la luz pública, sin pudor, justificando su accionar al manejo de la pesada herencia, ya gastada como propaganda desviacionista.

Se está judicializando todo aquello que antes se dirimía en las polémicas, ahora desde que la política se transformó en un canibalismo falto de ideas y necesidad de exposición pública de dirigentes sin sustento.

Estamos entonces en un cuadro de situación donde personas como Milagro Sala es una rehén de la política sin causa, con prisión desde hace un año, por el delito de ser mujer, Coya, negra, dirigente social y combativa, en un manejo anticonstitucional hoy condenado en los foros internacionales; con una Cristina Fernández perseguida por un juez que formó parte del gobierno de Menem y la mayoría automática de entonces de la Corte, sin preparación judicial y expresión acabada del odio político, como así también una persecución sesgada sobre aquellos empresarios que allegados la poder de entonces, les buscan delitos saliendo de caza, como se denomina en ámbitos tribunalicios, a juzgar antes de tener pruebas, con una operación mediática que escracha a la víctima.

La vendeta pública se ha convertido en una nueva arma de combate político, donde no hay derecho a la defensa, ante la catarata de agravios.

Los peronistas denunciamos hoy a este poder político corrupto, lo hacemos por los mecanismos legales que marca la Constitución Nacional en el marco del Derecho Público, que es la Justicia, que deberá sustentar el día de mañana, cuando recupere su rol de equilibrio, procesos judiciales objetivados en pruebas, no en denuncias anónimas y mediáticas.

Estas maniobras corruptas del enemigo, que son estructurales, ya las estuvimos desmontando en 12 años de gobierno con las AFJP, saqueo institucional por 14 años por 90 mil millones de dólares al patrimonio nacional, modificando la Carta Orgánica del Banco Central y el Mercado de Valores, clausurando la fuga de capitales, regulando los precios y otras medidas, como Memoria, Verdad y Justicia por los DDHH que trajeron el odio recalcitrante de los enemigos, que hoy desde el gobierno toman revancha y vuelven a robar, desde el dinero a los sueños de los argentinos.

JR/

NOTA DE LA NAC&POP: España, Italia, EEUU, en donde el neoliberalismo gobierna, la corrupción estructural manda, concentrando la riqueza en los sectores dominantes./Jorge Rachid/