Volviendo a los objetivos que se plantea esta curiosa fundación, la de brindar conocimientos político, económicos a jóvenes con “liderazgo”, o sea a futuros gobernadores, legisladores, presidentes, ¿cuáles serán los intereses que se les enseñara a defender?

LA COLONIZACIÓN CULTURAL Y LAS FUNDACIONES FINANCIADAS POR EL IMPERIALISMO

Sin lugar a dudas estas fundaciones intentan introducir bajo la apariencia de valores universales, sus valores y sus intereses, garantizados por la embajada estadounidense. Formando agentes nativos para el cumplimiento de sus objetivos económicos, mediante la dominación cultural, enseñándoles a pensar desde la óptica de que no existen conflictos entre naciones oprimidas y empresas imperialistas, como si no existieran pueblos con excesivos recursos sustraídos de territorios con poblaciones destinadas a morirse de hambre.

Por Revista Diaria Integración Nacional

 

Todo los demás legisladores y dirigentes políticos de distintos partidos que viajaron no fueron pagados por el Estado argentino, tampoco fue pagado por el abultado bolsillo de los legisladores. Quienes financiaron estos viajes fueron las fundaciones “Dialogo argentino americano” y la FURP (Fundación Universitaria del Rio de la Plata) esta última dice en su declaración de objetivos: “Posibilitar que los jóvenes argentinos con capacidad de liderazgo obtengan un mayor conocimiento en materia política, económica y social, a fin de contribuir a su mejor desempeño en los ámbitos del quehacer nacional en que participen.”

 

Luego encontramos en la sección:

Amigos de la FURP

furp320

Sponsors:

sponsor1sponsor2sponsor3

 

Con una simple mirada podrá observarse que estas empresas son las principales interesaras en que existan gobiernos en argentina que le garanticen poder llevarse sus ganancias o utilidades fuera del país sin ningún tipo de restricción, además de garantizarle cierto grado de desocupación que sirva para abaratar la mano de obra y una permanente negociación del salario a la baja, todo tipo de beneficios impositivos y hasta eliminación de impuestos.

Volviendo a los objetivos que se plantea esta curiosa fundación, la de brindar conocimientos político, económicos a jóvenes con “liderazgo”, o sea a futuros gobernadores, legisladores, presidentes, ¿cuáles serán los intereses que se les enseñara a defender?

Sin lugar a dudas estas fundaciones intentan introducir bajo la apariencia de valores universales, sus valores y sus intereses, garantizados por la embajada estadounidense. Formando agentes nativos para el cumplimiento de sus objetivos económicos, mediante la dominación cultural, enseñándoles a pensar desde la óptica de que no existen conflictos entre naciones oprimidas y empresas imperialistas, como si no existieran pueblos con excesivos recursos sustraídos de territorios con poblaciones destinadas a morirse de hambre.

El recorrido de nuestra historia está plagado de ideas y enseñanzas que nos impiden comprender para luego resolver nuestras injusticias, “Si todo es según el color del cristal con que se mira, conviene saber qué anteojos y anteojeras nos han puesto” 1. Por lo tanto, las anteojeras que estas fundaciones, disfrazadas de cordero, reparten entre nuestros paisanos son solo para entender la realidad a su conveniencia.

Tal como sugiere Jauretche en Los profetas del odio y la yapa: “en la Argentina, el establecimiento de una verdadera cultura lleva necesariamente a combatir la “cultura” ordenada por la dependencia colonial. Implica, por lo pronto, una revisión respecto del pasado nacida de la búsqueda de las propias raíces que obliga a restaurar el prestigio de quienes fueron sumergidos por no ingresar a las jerarquías oficializadas; el impulso que destruye los falsos héroes consagra paralelamente a otros que responden a las exigencias de una verdadera cultura nacional.”

 

La compenetración de estas fundaciones imperialistas con quienes tienen el deber de representar al pueblo argentino, debe cesar. Ya que estas se empeñan en cerrarnos el camino al desarrollo mientras ellas abren los canales de sustracción de divisas y recursos, a cambio de envejecidas y exóticas afirmaciones abstractas que no se condicen con nuestra realidad y nos impiden ser los artífices de nuestro propio destino.

 

1 Jauretche, Arturo: LOS PROFETAS DEL ODIO y la Yapa. Obras Completas, vol. IV. Ediciones del Corregidor, Buenos Aires, 2002.