“El populismo es la causa de la crisis social” clama el neoliberalismo, mientras arrasa conquistas sociales, provocando dolor brutal e inhumano J.R.

HOY COMO AYER

Por Jorge Rachid

La agenda del enemigo siempre nos propone discutir sobre sus lógicas, que no son las nuestras, las del pensamiento nacional y popular. Ellos discuten y fijan agenda desde la macro economía, nosotros desde la construcción de un modelo social solidario donde privilegiamos al hombre como centro.

 

Por Jorge Rachid

Sin Mordaza

14/12/16

 

 

1-             Como un perfecto galimatías, las permanentes afirmaciones de los voceros del dinero y la concentración de las riquezas, adjudican a los gobiernos nacionales y populares todos los dramas actuales del país, pese a que llevan un año gobernando, proclamando que “salvaron al país de una crisis”, cuando la percepción del pueblo, es que hasta el 2015 los problemas graves eran ajenos a los proyectos de vida familiares, mientras que ahora la angustia y la incertidumbre alumbran cada día, con mas fuerza la mesa de los argentinos.

 

2-             Pongámonos de acuerdo desde la racionalidad: si había una crisis en ciernes lo que está a la vista es que no pudieron manejarla, sólo profundizarla, hacerla mas visible y contribuyendo a su caída, llevando al país a los abismos de la historia; pero si no había tal crisis, el neoliberalismo la ha provocado para redistribuir la masa de recursos del estado, de los sectores trabajadores a los dueños de las riquezas, en una maniobra perversa, inmoral y cipaya, que lleva al país al peor de los colonialismos, el económico, con impacto social de exclusión.

 

3-            Todavía hoy, el revisionismo histórico está tratando de demostrar ante la historia oficial, escrita por el liberalismo mitrista, como desde el Empréstito de la Baring Brothers de Rivadavia, que mientras negociaba con los ingleses, se asociaba a la Mining Co, para explotar Famatina en la Rioja, que Facundo defendía y lo cual le costó ser tachado de “bárbaro”. Ni hablar del proteccionismo nacional de Rosas, tildado de Tirano y sanguinario, por defender los intereses nacionales. Antes Artigas había sido catalogado de “Traidor a la Patria” y puesto precio a su cabeza, por proponer la reforma agraria, multiplicar los puertos y trasladar la capital al interior.

 

4-            Ni hablar del Tratado Roca – Ruciman que no sólo entregó el comercio exterior de carnes, sino que expresó que la Argentina era la joya preciada de la Corona Inglesa, sin que a nuestra oligarquía se le moviese un músculo, de la misma manera que invitaron al Centenario de la Patria a la Infanta de España, como hace el macrismo hoy, de pedir perdón a los colonialistas “que descubrieron América”, según su relato tapando el genocidio de los pueblos originarios que habitaban nuestros suelos desde hacía miles de años, siendo de las sociedades mas adelantadas del mundo de entonces, junto a los chinos y los árabes que dominaban las ciencias, la escritura, la imprenta, la pólvora, mientras aquí los Incas, los Aztecas, los Mapuches, Guaraníes entre otros producían sus comidas, sus casas, sus esculturas, hoy rematadas por el mundo como objetos preciosos.

 

5-             Cada vez que los imperios y sus lacayos locales escriben la historia, intentan enterrar la historia precedente, desde lo religioso a lo cultural, para proceder a su explotación. Así construyeron las iglesias sobre los templos indígenas, sometieron a sus habitantes a sistemas de explotación como la mita y yagonazgo, saquearon las riquezas naturales que le permitieron a Europa salir del oscurantismo bárbaro a ser el nuevo centro del mundo, a partir de que América cambia el eje geopolítico de la época (Enrique Dussel). Entonces Europa bárbara hasta Colón, comienza su etapa moderna e imperial, desde esa isla inglesa, que desplaza a Italia como centro comercial europeo, por la dominación de los mares.

 

6-             Debemos preguntarnos entonces: no es acaso el mismo discurso desde el comienzo de los tiempos de “ellos”, que adjudicaron a los pueblos todos los males de la economía, la generación de conflictos, la falta de voluntad de trabajo. Las denominaciones de “vago y mal entretenido”, “ civilización o barbarie”, “tiranía o libertad”, “libre comercio o monopolio”, “estado elefantiásico”, “abrirse al mundo”, “país agrícola o industrial”, “el estado asfixiante regulador” , “ libertad de Mercado”, “ la meritocracia ordena la sociedad”, tienen todas las misma matriz perversa a lo largo de la historia hasta nuestros días, están destinadas a justificar los peores horrores sociales de explotación, represión y muerte.

 

7-             Hoy un gobierno neoliberal, de poco vuelo político y nula capacidad intelectual, repite los libretos emanados del poder político real, que no reside en el país, pero que tiene sus instrumentos aceitados en los mal llamados “medios de comunicación”, verdadero factor de poder local, asociado al partido judicial y encadenado a los fondos de inversión financieros, que deciden los rumbos económicos por indicaciones del FMI y el Banco Mundial. Son arietes imperiales que en lo político se alinean con las embajadas de EEUU, Reino Unido e Israel. Como vemos los mismos que se subieron a los barcos ingleses y franceses en Obligado, con la excusa de combatir a Rosas. En la actualidad, hoy estos sectores, que son los mismos, son funcionales a los deseos imperiales.

 

8-             Los viejos responsables de las crisis sucesivas del país, que desde el neoliberalismo devastaron la Argentina, vuelven a ser protagonistas, bajo la batuta de un gobierno sin otro rumbo que favorecer los sectores concentrados de la economía, con transferencias brutales de riquezas, desde los bolsillos de los argentinos a las grandes empresas, que no sólo toman ganancias impensadas hasta el año pasado, sino que fugan al exterior los recursos que los argentinos necesitamos para nuestro funcionamiento industrial, que está siendo desmantelado por la apertura indiscriminada de las importaciones, con su impacto directo sobre el empleo. No tienen vergüenza histórica, no viven ni palpitan nuestro pueblo, son sólo agentes del poder internacional con pasaporte argentino.

 

9-             La agenda del enemigo siempre nos propone discutir sobre sus lógicas, que no son las nuestras, las del pensamiento nacional y popular. Ellos discuten y fijan agenda desde la macro economía, nosotros desde la construcción de un modelo social solidario donde privilegiamos al hombre como centro. El enemigo nos quiere plantear el “gasto” como eje de discusión, como si la salud, la educación, la seguridad social y tantos otras inversiones nacionales como I+D o la exploración Antártica o la producción de satélites ARSAT o radares de última generación, fuesen tirar el dinero a la basura, mientras los sectores financieros y exportadores, hacen “la América”, con un saqueo continuo. No entrar en esa agenda es parte de la batalla cultural, es el desafío del movimiento nacional.

 

10-         No es casual que nuestros principales pensadores y filósofos nacionales y latinoamericanos, hayan sido enterrados en cada proceso liberal y gorila, y desenterrados al calor de gobiernos populares. Es que el espacio simbólico que ha sido ocupado el enemigo y que ha permitido a este gobierno llegar por elecciones estigmatizando al peronismo, mintiendo a la población, ejecutando operaciones lesivas al gobierno popular desde golpes de mercado financiero hasta usando el suicidio de un fiscal. Nosotros por lo contrario debemos hacer y pasar la prueba del ácido democrático, cada vez que somos gobierno, mientras el enemigo preparaba sus arsenales para derrotarnos, mientras clamaba por supuestas limitaciones a la prensa, falta de libertades de Mercado, controles de precios, presentando al estado que defendía a los sectores mas humildes y trabajadores de la sociedad, como responsables del “gasto”, que ellos quieren robar para si, como sucede hoy. Otra vez sopa para los argentinos, los militantes mientras tanto, seguimos dando batalla y preparando el próximo round, para gobernar sin flaquezas inocentes.