El día de hoy revela tres triunfos para la clase trabajadora que marcan par de cosas.

TRES TREMENDOS TRIUNFOS

Por Maximiliano Borches

Proyecto, organización y lucha, sin bajar las banderas y reconociendo que se tiene que enfrentar al enemigo pero no de rodillas, sino plantándose de igual a igual.

Por Maximiliano Borches

 

El día de hoy revela tres triunfos para la clase trabajadora que marcan par de cosas.

 

Una, que sin organización, proyecto y lucha no se consigue nada. Las tres condiciones son indispensables una de la otra.

 

Dos, que se puede ser oposición sin provocar el sufrimiento y la acumulación de derrotas.

 

Me voy a referir cronológicamente a los tres hechos:

 

1-La protesta en el interior del Ministerio de Energía por parte de los compañeros Curtidores y de la Federación Gráfica ante los tarifazos que ahogaban las cooperativas. Se logró un acta-acuerdo de asistencia financiera para que no se afecten las cooperativas y los puestos de trabajo.

 

2-La media sanción a la Ley de Alquileres en el Senado. Un trabajo cesudo y de organización creciente de los compañeros y las compañeras de Inquilinos Agrupados y la unidad genuina de todos los inquilinos que lograron generar el proyecto de ley y darse instancias de organización cualitativas.

 

3-El acuerdo que lograron los movimientos sociales, CTEP entre ellos, por la Emergencia Social, que da cuenta de que el Gobierno tuviera que admitir la situación de emergencia y que de hecho instalan los puntos centrales del proyecto de ley en ejecución concreta.

 

Desde ya la ley reglamenta esto y es necesario igual que salga, pero es un gran reconocimiento de un proceso construido en el año con movilizaciones potentes como la de San Cayetano y la del viernes pasado.

 

Proyecto, organización y lucha, sin bajar las banderas y reconociendo que se tiene que enfrentar al enemigo pero no de rodillas, sino plantándose de igual a igual.