“Les dejamos un país incómodo a los ricos” (Cristina Fernández de Kirchner)

“DETRÁS DE MI VENDRÁ, EL QUE BUENO ME HARA” (JUAN DOMINGO PERÓN)

Por Jorge Rachid

No pueden mentir mas, el pueblo está abriendo los ojos a una realidad que nunca imaginó cuando votó, que no pudo sospechar semejante mentira, se montó en el odio agitado por los voceros de estas políticas actuales y los medios hegemónicos, verdaderos factores de poder en si mismos.  Se acabó la paciencia popular, deberán someterse a la realidad que ellos mismos han creado.

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

24/11/16   

Ambas frases explican la ferocidad de las políticas gubernamentales, desde el momento mismo que asumió, en su intento en dos direcciones: desmontar las políticas sociales y distributivas que ampliaron derechos en nuestro país y por otro lado, intentar borrar la memoria histórica de los 12 años que cambiaron la historia de fracasos en la Argentina.

Es que el mayor daño que sufrieron los intereses de los grandes sectores dominantes de la economía argentina hasta el 2001, fue por las políticas heterodoxas que implementadas por el peronismo, produjeron un cambio de rumbo en el proceso de concentración de las riquezas, que se venía produciendo desde la dictadura militar y las sucesivas crisis de la democracia, provocadas por estos mismos sectores, intentando conservar su poder.

Para quienes dicen que el sector financiero sigue incólume, algo que es en parte cierto pero que sufrió un golpe mortal en la timba financiera, montada estructuralmente alrededor de los fondos de jubilaciones y pensiones AFJP, que durante 14 años, saquearon los dineros previsionales y de los jubilados.

Es verdad que no se les impuso un impuesto a la renta financiera, pero se modificaron: la Carta Orgánica del Banco Central que asumió su rol de policía financiera y se voto la nueva ley de Mercado de Capitales, modificando la Bolsa de Valores.

Si bien esos son aspectos técnicos de poco conocimiento del pueblo, fueron indicadores de alarma y peligro para los factores de poder, que hicieron miles de intentos por desplazar al gobierno nacional y popular, desde golpes de mercado, corridas del dólar, apelaciones al exterior, conspirar con los fondos buitres apoyando a Griesa, accionando en CIADI contra nuestro país, los mismos que hoy son funcionarios y ministros, del proceso macrista.

Por esa razón las medidas implementadas en el primer años de gobierno, ha sido en lo político perseguir y denostar las dirigencias peronistas, presionar con extorsión a los gobernadores peronistas, amenazar con el partido judicial a los díscolos, despedir “la grasa militante” entre otras acciones; desde lo institucional desmontar abruptamente en las orillas de la legalidad toda estructura posible de daño a los sectores concentrados de poder económico, desde la ley de servicios de comunicación, hasta la modificación del mecanismo de nombramiento de jueces supremos, pasando por mecanismos de aumentos de tarifas sin respetar la ley, como así también intentar limitar los avances gremiales en paritarias.

A eso le agrego que en lo económico es donde han producido el mayor descalabro de su gestión al cerrar las canillas del consumo, eliminando la demanda con su secuelas en bajas de la recaudación, llegando apenas a las cifras del año anterior con una inflación del 40%, hecho que además produce despidos, libra al Mercado los precios y las importaciones, dejando a los argentinos a la intemperie, con su agregado de endeudamiento insólito.

De ahí se entiende su necesidad de apelar permanentemente a la pesada herencia, única forma de justificar sus políticas de shock, de ajuste sistemático y continuo desde hace una año, que recae sobre las espaldas de los sectores mas humildes de nuestro pueblo.

Pretenden reinstalar un camino de privatizaciones de la economía, con mayor nivel de extranjerización a la que tenían en los años 90, ya que los cambios mundiales, la presencia de los fondos de pensión supranacionales, marcan el punto de inflexión de un gobierno que ha elegido la peor alianza internacional, al ponerse al servicio de un esquema global que se derrumba.

Cuando Perón llegó al primer exilio Paraguay, apenas días después de derrocado por las fuerzas anglogorilas en 1955, le preguntaron los periodistas que haría él para volver al poder, respondiendo: “no haré nada, todo lo harán ellos”, emitiendo una profecía que se cumpliría 18 años después con su retorno triunfal a un país que no había podido superar los logros y derechos, estructurados con dignidad nacional y soberanía, que había logrado el peronismo en sólo 10 años de gobierno, cambiando el curso de la historia.

cfkconlosbrazosabiertos-500-a

En el mismo sentido Cristina anticipaba aquello que ocurriría al dejar el poder, en especial reafirmando su negativa a tener fueros ante las amenazas que desde entonces ya recibía por parte de los sectores oligárquicos.

Anticipaba además que ese país que dejaría sería muy incómodo para los factores de poder, ya que habían atacado desde el 2008, en su primera presidencia con el llamado “campo” como enemigo, luego con las corridas de dólares en la City apretando a la devaluación, mas tarde montándose en la tragedia de la AMIA, a través de los servicios de informaciones nacionales y la CIA y la Mossad, embistiendo con todas las fuerzas opositoras, sin respetar ni a los muertos.

Ahora se les acabó el discurso sobre las políticas de los doce años peronistas, como las siete plagas de Egipto, no pueden sostener su propio fracaso, no atinan a explicar caminos confiables, no superan al medianía de la ignorancia, no saben, reciben órdenes escritas, son tributarios de diversas embajadas en especial con EEUU, no entienden las políticas internacionales, abren la economía pensando en el flujo de capitales que sólo permanece en la imaginación.

No pueden mentir mas, el pueblo está abriendo los ojos a una realidad que nunca imaginó cuando votó, que no pudo sospechar semejante mentira, se montó en el odio agitado por los voceros de estas políticas actuales y los medios hegemónicos, verdaderos factores de poder en si mismos.

Se acabó la paciencia popular, deberán someterse a la realidad que ellos mismos han creado.

Los peronistas, como siempre seguiremos junto a nuestro pueblo, respetando sus tiempos, en el marco democrático pero en las calles defendiendo derechos conquistados.

 

JR/