Un 22 de noviembre de 1976 caían en combate dirigentes de la Juventud Peronista en la ciudad de La Plata

EL DIA DE LOS JOVENES PATRIOTAS

Mirta contaba tan sólo con 19 años de edad. Escribió una vez en un cuaderno, cuando tenía 15: “Y he ahí mi lucha para tratar de permanecer auténtica, mostrándome tal como soy, con defectos y virtudes, sin avergonzarme de nada, porque nada está oculto, todo se percibe claramente”.

Resumen Latinoamericano
22 Noviembre 2016

montonerosmultitud-500-max

Roal Montes “ Boogie”.

boogie-240-a
Secretario Politico.

Nació en Laboulaye, provincia de Córdoba, un 27 de mayo de 1948.

Su padre, Juan Alberto Montes Bradley era un conocido agrimensor, urbanista e historiador que fue Rector de la Universidad Tecnológica Nacional de Rosario bajo el primer gobierno peronista.

Roald Montes, ya líder natural en la escuela secundaria (Instituto Politécnico Superior General San Martín en Rosario), estudió luego Humanidades (Antropología) en la Universidad Nacional de Rosario.

Llegó a Santa Fe en 1972 para hacerse cargo de la conducción en la zona de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

En Santa Fe fue un entusiasta partícipe del trabajo que se llevó adelante en los barrios, especialmente en la Zona Oeste y Alto Verde; seguramente fue él quien bautizó con el nombre de “Carlos Olmedo” la Unidad Básica que se levantó en el barrio Santa Rosa de Lima, cuna de la pasión sabalera.

De él dirá La Negrita, su compañera de militancia, “Su liderazgo era innato, su voluntad no conocía la palabra imposible, como muchos de nuestra generación demostró en la práctica, la premisa teórica de que las utopías sirven para hacer camino al andar”.

Ya como militante montonero, fue responsable político de la columna La Plata de dicha organización.

Cayó abatido en un enfrentamiento contra las fuerzas dictatoriales y entreguistas de la patria, el 22 de noviembre de 1976 en aquella ciudad (calle 139 entre 47 y 48).

Contaba con 28 años de edad.

Su nombre de guerra era “Leandro”; sus amigos le decían “Boogie”, por el personaje de Fontanarrosa.

Con anterioridad había tenido la misma responsabilidad política en la columna montonera de Bahia Blanca: al frente de la misma, tuvo a su cargo la eliminación física del responsable bahiense a cargo de la Subjefatura del Servicio de Informaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (SIPBA), perteneciente a la Unidad Regional V, Subcomisario José Héctor Ramos, un reconocido verdugo.

Estuvo casado con Clotilde Rosa Tosi y una vez separada de ésta, hizo pareja con una jovencita que comenzó en la UES: Mirta Noemí Dithurbide que murió con él.

Amalia Elida Dippolito “ Gorda Amalia “.

gordaamalia-240-max
JEFA DE COLUMNA

“La Gorda Amalia”.

Nacida el 9 de agosto de 1944 en el barrio porteño de La Paternal. Fue una alumna excelente y finalizó primer año del secundario como abanderada del colegio al tener el mejor promedio.

Su padre era mecánico de autos.

Ella estudiaba Física en la UBA, hasta que fue madre de una niña llamada Laura en 1969, que tuvo con su compañero Roberto “El Gallego” Pampillo.

D’Ippolito fue una de las fundadoras de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y luego de la fusión con Montoneros llegó a ser parte de la Conducción Nacional de la misma, al ser responsable de la Regional La Plata.

En dichas funciones perdió la vida, cuando el 22 de noviembre de 1976 el Ejército rodea una casa del barrio Gambier (calle 139 entre 47 y 48) y no se entrega con vida.

Sus compañeras de colegio egresadas de 5° 2° Comercial N° 17 del año 1962, escribieron públicamente un acróstico en su memoria: “Estamos todavía / Las egresadas del ’62/Imaginando como vos/Desde entonces/Alcanzar un mundo mejor”.

Actualmente, la Agrupación Peronista “26 de Julio”, en el barrio porteño de Parque Chacabuco honra con su nombre a una Unidad Básica.

Al respecto, también ver registros de Roald Montes y Miguel Tierno.

Enrique Desimone “ Peter” .

enriquesimonepeter-240-max
SECRETARIO MILITAR.

“Peter”. “Chacho”.

Nació en Capital Federal, en la Clínica Marini, el 10 de noviembre de 1949.

Dicen que de pequeño era muy rubio y de ojos celestes, pero que ese halo de angelito no lo privaba de ser tan rebelde como peleador.

Perito Mercantil una vez finalizado el secundario en el Colegio San José, donde practica rugby.

En la Universidad se recibe de Contador Público.

Comienza su militancia peronista en “Descamisados” en San Justo, La Matanza, provincia de Buenos Aires: allí adopta el nombre ficticio de “Pedro”. Esposo de Nilda Actis “Munú” Goretta –Montonera- que fue secuestrada y llevada a la ESMA, pero sobrevivió.

Cuentan que ella en un principio, fue reacia a iniciar una relación sentimental con Peter, pero él se la terminó ganando con una frase histórica: “Yo no te pido que me quieras, pero dejáme quererte”.

Desimone fue delegado organizador de la Regional Patagonia de Juventud Trabajadora Peronista (JTP) ya que trabajaba en la Dirección de Extensión Universitaria.

Y antes, de la Juventud Peronista montonera al organizar y ser responsable de la primera Unidad Básica de Combate de aquella zona sureña.

Militante montonero, asesinado en La Plata, provincia de Buenos Aires, el 22 de noviembre de 1976.

Resistió hasta morir con otros compañeros en una casa de la calle 139 entre 49 y 48.

Con él cayeron: Roald Montes y su esposa Mirta Noemí Dithurbide, Elida D´Ippolito, María Graciela Toncovich y Miguel Tierno.

El hermano de Desimone, de nombre Edgardo, tuvo una cita clandestina con él en agosto de 1976.

Lo invitó a salir del país junto a Munú; ya que tiene los medios económicos para lograrlo.

La respuesta fue categórica: “De ninguna manera.

Yo no me voy. Hay que seguir peleando. A matar o morir”.

TIERNO, Miguel Angel Mariano.

tierno-240-max
SECRETARIO DE LOGISTICA

“Chiche”.

Nacido el 6 de septiembre de 1942.

Su padre era militante en el Partido Socialista y antiperonista; con el tiempo viró de opinión y simpatías y terminó siendo como muchos “viejos”, colaboradores de sus hijos en la “orga”.

Miguel Ángel Mariano

Tierno con menos de 20 años fue integrante de un contingente de argentinos que fue a la Cuba de Fidel y el Che como alfabetizador; allí lo conoció a John William Cooke quien cambió su prisma político radicalmente.

Casado con Laura Manzo y antes con Marta Sarlasky.

Para sobrevivir dignamente se las rebuscó como pudo: fue decorador de vidrieras en la prestigiosa tienda inglesa Harrod’s de la calle Florida, laboró en una empresa textil y fabricó muebles de madera con esculturas (objetos lumínicos estáticos, los denominó).

Tuvo un paso por las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP). Militante de Juventud Peronista, subdelegado de la Regional VII.

Cuadro montonero y responsable logístico de la misma en la Columna La Plata, con el sobrenombre de “Manuel”.

Estando reunida la conducción de la Columna en una casa de la calle 139 entre 47 y 48 (Barrio Gambier), la misma es detectada y el Ejército exige la rendición.

Mueren combatiendo, Tierno y cuatro compañeros más.

Fue el 22 de noviembre de 1976.

TONCOVICH, María Graciela.

toncovichmariagraciela-240-max

“Mimi”. “Malena”. “Cristina”. “La Gringa”.

“La Colorada”.

Una jovencita preciosa nacida el 9 de septiembre de 1951 en Tandil, provincia de Buenos Aires.

A los 14 años le dice a su madre que quiere hacer un curso de enfermería para ayudar a sus semejantes.

De la mano de un cura progresista ingresa a la Acción Católica tandilense y comienza con sus primeras experiencias de trabajo social en los barrios.

En 1970, producto de un matrimonio fugaz dará a luz una niña: María del Cielo Tailmitte.

Toncovich luego trabaja en una concesionaria automotriz Chevrolet en Bahía Blanca (Bolsón S.A.), siendo muy buena compañera siendo además elegida delegada de planta por sus compañeros; allí desarrollaba tareas administrativas.

Su lucha tenía como centro la solidaridad y la justicia y bregaba por el regreso de Perón a la Patria para que “todos podamos vivir un poco mejor”.

Al respecto hay un relato de Ernesto Valverde en su libro “LOMJE” que no tiene desperdicio y cito tal cual: “Graciela militó intensamente en los preparativos para el viaje a Ezeiza y en la movilización de la gente.

Cuando llegó el momento se presentó ante el gerente del sector para solicitar que la licencien un día en el trabajo.

El gerente le consultó cual era el motivo. Graciela le expresó en forma absolutamente natural que asistiría a Ezeiza a recibir al General.

El responsable le dijo que eso no era motivo para solicitar franco, y por ende, se lo denegaba, invitándola a continuación, a que se retirara de su oficina y vuelva a sus tareas de rutina.

Posiblemente Toncovich se haya sorprendido por la respuesta del gerente.

El que con seguridad se sorprendió fue el gerente.

Graciela no solo no se retiró de la oficina, sino que además inició un breve monólogo donde le expresó al hombre que efectivamente el retorno definitivo de Perón después de tantos años de proscripción y exilio era un motivo más que suficiente para informar que se tomaría un día.

Le dijo que ella le ‘sacaba’ solamente un día a su empleo, que al pueblo le habían sacado durante casi veinte años a su Líder y que no había sido gratuito.

Que mucha sangre se había derramado para llegar a este día.

Que ella ahora no venía a pedir permiso para faltar.

Simplemente se presentaba ante él, para ‘avisar’ que no vendría a trabajar.

Que quería dejar en claro que su inasistencia no sería por enfermedad, sino por lo que había expuesto.

Terminó su breve monologo expresándole que en un par de días se reincorporaría a sus tareas normales en la concesionaria, pero que desde ya le dejaba su renuncia, exponiéndole que si el retorno de Perón generaba que ella pierda su empleo, sin dudas valía la pena.

Sin esperar ningún tipo de réplica la joven dio media vuelta y se retiró.

El hombre la vio salir con la boca abierta”.

Fue militante de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y delegada de curso en Bahía Blanca ya que estudiaba en la nocturna del Colegio Nacional.

También se daba tiempo para dedicarse a la confección y armado de títeres dando funciones, con las que desparramaba alegría entre los niños de las zonas más carenciadas de la ciudad bahiense.

Así la recuerda Enrique Ferrari que militó con ella: “Era transparente en su trabajo militante, tenía los objetivos claros en cuanto a la forma de construcción política y una perspectiva a largo plazo sobre todo lo que debiera construirse para lograr la liberación nacional y social de nuestra Patria.

Adhería a la propuesta de las milicias populares, sabiendo que esta tarea requería una alta responsabilidad, ya que no era cuestión de calzarse un arma a la cintura ‘por que sí’ y con eso creer que la revolución pasaba y se agotaba en ese gesto.

Entendía y acordaba, como era el pensamiento de la época, en el que todos estábamos de acuerdo, que para lograr los objetivos de cambios estructurales, no bastaba con ser buenos muchachitos militantes.

No.

Había que enfrentar a la violencia con organización política”.

Fue oradora del acto central de homenaje a Evita llevado adelante el 22 de agosto de 1974 en Bahía Blanca.

Perseguida por la represión se tuvo que ir del ámbito territorial en que se desempeñaba.

Militó en Montoneros hasta la muerte.

Acorralada y muerta en La Plata el 22 de noviembre de 1976.

Algunos testigos dicen que murió al tratar de saltar una tapia y fue alcanzada por disparos de los sitiadores, pero otros dicen que la persiguieron hasta la esquina de 135 y 49, se defendió a los tiros; y le explotó una granada cuando trató de lanzarla contra sus perseguidores, falleciendo en el acto.

Retoma Ferrari: “Sigue presente en nuestra memoria, por la militancia, sus títeres y su ternura”.

Cabe acotar que sus progenitores también colaboraron con su hija y los compañeros, en lucha permanente contra la oligarquía y el imperialismo.

Su padre, de profesión herrero, trabajaba en una herrería de la organización; la madre, Doña Élida, cosía bolsos con doble fondo, para poder transportar información y armas de puño disimuladamente.

Mirta Noemi Dithurbide “ Mini “

mirtanoemidithurbe-240-max

De familia peronista nació el 30 de abril de 1957.

Era una piba alegre, divertida e hiperactiva y además muy buena estudiante, lo que no le impedía ponerse a cantar y bailar si se daba la ocasión.

Militante de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) en Bahía Blanca, en la Escuela Normal Superior “Vicente Fatone”.

Con su compañera y amiga Diana Piza y otros secundarios se iban a los barrios para hacer alfabetización o ayuda escolar; kermeses y juegos infantiles.

Tenían un grupo de títeres y habían preparado una obrita para pasar a la gente del lugar: el protagonista principal y héroe de la misma se llamaba “El Conejo Montonero”.

Luego consiguió trabajo en la lanera “San Blas” como operaria, por lo que comenzó a militar en la Juventud Trabajadora Peronista (JTP), hasta el 9 de febrero de 1976 cuando acorralada por las fuerzas asesinas de la derecha y los militares, renuncia a su trabajo y se va de Bahía Blanca.

Compañera de Roald Montes (ver su registro), esperaba un bebé de éste, cuando fue asesinada por las fuerzas represivas, el 22 de noviembre de 1976.

Estaba en su casa de La Plata –calle 139 entre 48 y 49- con otros compañeros del peronismo montonero, que sufrieron idéntico fin; entre ellos, Roald.

Mirta contaba tan sólo con 19 años de edad.

Escribió una vez en un cuaderno, cuando tenía 15: “Y he ahí mi lucha para tratar de permanecer auténtica, mostrándome tal como soy, con defectos y virtudes, sin avergonzarme de nada, porque nada está oculto, todo se percibe claramente”.

Roberto Pompilio “ Roman”
Compañero de Amalia Dippolito

Secretario de Logistica.
Cae el 19/10/1976

22 de noviembre 1976.
Caidos en Combate de la Jefa de la Regional La Plata
y de los diferentes Secretarios que la conformaban.
En calle 139 entre 48 y 49 (Barrio Gambier). La Plata

Compañeros del Movimiento de Liberación de Argentina
Patriotas del Pueblo y de la Patria
¡PRESENTES!
(Ahora y Siempre)