Necesitan el disciplinamiento, para la ingeniería social, que se propone el neoliberalismo, como objetivo estratégico.

DISCIPLINAMIENTO LABORAL Y SADOMASOQUISMO: -“DESPEDIME QUE ME GUSTA”!

Por Jorge Rachid

Siguiendo viejas metodologías del siglo pasado, que operaban las dictaduras militares, donde la simple sospecha era motivo de encarnizamiento o muerte, en democracia en formas mas sutiles, pero no menos efectivas, la operación sobre la sociedad, se desarrolla a través de la presión del miedo que permite la instalación de una nueva cultura, afectando al conjunto de la sociedad desde la salud

Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
15/11/16

Siempre que un proceso autoritario en lo metodológico, impuso su poder necesitó cambiar los ejes que sostenían estructuralmente el modelo anterior, que dotado de ampliación de derechos sociales y en camino a una sociedad solidaria, son ejes antitéticos con sus objetivos a largo plazo de una comunidad, ordenada según sus intereses de Mercado, basado en el sistema financiero.

Siguiendo viejas metodologías del siglo pasado, que operaban las dictaduras militares, donde la simple sospecha era motivo de encarnizamiento o muerte, en democracia en formas mas sutiles, pero no menos efectivas, la operación sobre la sociedad, se desarrolla a través de la presión del miedo que permite la instalación de una nueva cultura, afectando al conjunto de la sociedad desde la salud a lo laboral, paralizando la defensa de los derechos elementales del hombre.

Así se van desarrollando los mecanismos que encadenados, nos muestran una política que viene desplegándose en esa dirección comenzando sin dudas desde el primer día, con la detención arbitraria de Milagros Sala en un objetivo estratégico que tiende a despejar el camino a la explotación del litio en Jujuy.

La Tupac que es la única agrupación socialmente organizada, que podía oponer resistencia a los planes de saqueo minero al país, en esa provincia.

Mientras quieren imponer que es “políticamente correcto” pagar a los Buitres o trasladar ganancias netas por rebajas de retenciones a los sectores concentrados de la economía, acusan a la población en su conjunto de haber “vivido” de los subsidios del estado a los servicios, como carga negativa, como un delito haber aceptado semejante situación, que protegía derechos.

Mientras alegremente se desafectan recursos presupuestarios que se destinan a los ricos, al resto de la población se la amenaza, originando una culpa que nunca debió ser tal, pero que es funcional a los objetivos neoliberales de cambios paradigmáticos culturales.

El juzgamiento de decisiones políticas del gobierno anterior, que han llevado a la judicialización de disposiciones del Banco Central y que como objetivo político apuntó directamente hacia la ex presidenta Cristina, blanco predilecto del disciplinamiento político a futuro, para que las políticas “populistas” según el término peyorativo del enemigo, no se repitan no sólo en nuestro país, sino en esa América irredenta que el Imperio quiere disciplinar al Mercado.

latigodos-500-ma

Mientras anuncian desde el gobierno neoliberal una supuesta reparación histórica a los jubilados, aprueban con metodología del Caballo de Troya, una ley de blanqueo de capitales destinado a eliminar las causas penales de evasión y fuga de capitales de los sectores de poder en nuestro país.

O sea que mientras los anuncios, como en las viejas épocas de las AFJP, muestran jubilados alegres sólo en la publicidad, en otras tribus se brinda con champagne y caviar, haber logrado eliminar las amenazas que se cernían sobre los ricos y estafadores de nuestro país.

Los anuncios sobre protocolos de seguridad, de represión a la protesta social, fue sin embargo sobrepasado por las movilizaciones masivas que desde el primer día de gobierno, fueron el eje de la defensa popular a los derechos adquiridos y arrasados desde el primer día, con despidos masivos en la administración pública que irradiaron como ejemplificadora, a la actividad privada, que provocó un creciente conflicto social que va in crescendo, ante las medidas que destruyen trabajo, agudizando la situación.

Mientras la AFIP amenaza a diestra y siniestra a los pequeños propietarios, comerciantes, monotributistas, se condonan deudas de empresas eléctricas por ejemplo, cuyos titulares que recibieron subsidios durante años, que permitieron mantener bajas las tarifas, pero que en vez de reinvertir en mejorar los servicios, se llevaron el dinero a los paraísos fiscales, como demostraron los Panamá Papers.

El mismo mecanismo que permitió al gobierno con la ley de reparación a jubilados, hacer recuperar a las empresas que tenían acciones, que producto del saqueo a los jubilados por parte de las AFJP y aprovechada como timba en su beneficio, por los grupos empresarios dominantes, las recuperan a bajo costo, eliminando controles de directores estatales.

Es el mismo discurso del doble rasero, que se aplica sobre las empresas recuperadas, un hallazgo típico de épocas de crisis que desde el 2001, grupos cooperativos de trabajadores, se hicieron cargo de sus empresas abandonadas por sus patrones que intentaron vaciarlas, no pudieron y desde Punta del Este reclaman su devolución, cuando estafaron no sólo a los trabajadores sino a la seguridad social y los bancos oficiales en un paga Dios, habitual en los hombre llamados de negocios en la Argentina, que viven del Estado y ante el menor riesgo abandona el barco.

Sobre esos trabajadores que recuperaron las fuentes de trabajo, penden los juicios de desalojo, alentados por este gobierno, más temor, más miedo.

Sin dudas conocemos estos mecanismos, lo hemos sufrido en la década de los 90 y antes en la dictadura militar, donde a los empujones se intenta instalar una nueva cultura dominante que sea funcional al neoliberalismo gobernante.

Los peronistas estamos acostumbrados a vivir en la resistencia, lo hemos hecho en circunstancias mas difíciles, mas duras, con mucho mas riesgos y no han logrado amilanarnos, salvo algunos personajes que como siempre, desde 1955 siempre abandonan el barco, al no confiar en los mecanismos del pueblo a recuperar su memoria histórica, como lo haremos en breve, mas temprano que tarde, al decir del gran Allende, “ellos” el enemigo, como dijo Perón están haciendo el resto.