La libertades individuales en los procesos neoliberales, quedan subsumidas a las necesidades de los dueños del poder.

SI TIENE CUATRO PATAS, MUEVE LA COLA, Y LADRA: ES PERRO

Por Jorge Rachid

Quienes manejan desde niveles de conducción los servicios secretos de nuestro país, han sido cooptados desde hace años, por la CIA y la Mossad, en especial desde 1994 con el tema de la AMIA, en donde se mezclan agentes secretos prominentes, protegidos por EEUU como Stiuso que fue echado y se refugió allá, hasta que fue convocado nuevamente por el macrismo, hasta fiscales y jueces, que operan bajo sus órdenes, en tareas de persecución política y amedrentamiento a periodistas y militantes populares.

Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
11/10/16

La libertades individuales en los procesos neoliberales, quedan subsumidas a las necesidades de los dueños del poder, a la preservación de sus intereses, por lo cual desde el espionaje a la represión, desde la persecución judicial al encarnizamiento laboral, son parte de sus herramientas, ejecutadas sin pudor al momento de aplicarlas.

Así es EEUU desde el 2001 cuando los atentados, cada día bajo mayores sospechas de ser auto infligidos, como ahora en Europa con los atentados de “falsa bandera” como lo denominan los especialistas, los ciudadanos de dichos países se ven sometidos a un control estricto de sus movimientos, actitudes, amistades, conversaciones, correos electrónicos y mensajerías, a los fines de detectar acciones desestabilizadoras.

Esos mecanismos instrumentados por mecanismos que deberían usarse en la defensa nacional, por los servicios secretos que conformados antes por agentes imbuidos por espíritu, mal o bien, patriótico, ahora transformados en vendedores ambulantes de información trucha a gobiernos y empresarios, pese a ser pagados por el estado, que asimismo los usa para sus propios fines de espionaje interno.

Para colmo se ha instalado una tendencia mundial a la tercerización de esos servicios, en donde consultoras privadas, agentes contratados, especialistas sueltos, profesionales informáticos constituyen la fauna de esta selva, que dice permanecer oculta, pero todos los días muestra su rostro.

Quienes manejan desde niveles de conducción los servicios secretos de nuestro país, han sido cooptados desde hace años, por la CIA y la Mossad, en especial desde 1994 con el tema de la AMIA, en donde se mezclan agentes secretos prominentes, protegidos por EEUU como Stiuso que fue echado y se refugió allá, hasta que fue convocado nuevamente por el macrismo, hasta fiscales y jueces, que operan bajo sus órdenes, en tareas de persecución política y amedrentamiento a periodistas y militantes populares.

Esto que está pasando ahora, viene sucediendo, es una constante de los factores de poder que hoy gobiernan Latinoamérica, monitoreados por las embajadas respectivas, que garantizan el flujo de información, la provisión de herramientas de espionaje, líneas políticas investigativas y operaciones políticas encubiertas, maquilladas como procesos de Caos y convulsión, como lo hicieron con las “primaveras árabes” en su momento, o las movilizaciones “democráticas” en Venezuela, Brasil y Argentina.

Quien sólo ve la foto, cree que estas palabras son parte de un delirio conspirativo.

Les diré a los escépticos que estos mismos datos fueron ocultados durante mas de 30 años, hasta su desclasificación como documentos secretos de EEUU, con los golpes de estado genocidas de Chile, nuestro país y los planes continentales como el Plan Cóndor de represión y asesinato planificado a nivel continental.

En el medio al gestor de esta política imperial le dieron “el premio Nóbel de la Paz”, el señor Kissinger actual columnista del diario Clarín.

Estas maniobras las están sufriendo en estos momentos periodistas de nuestro país, en una escalada que ya sin pudor muestra el peor rostro de la democracia condicionada que instala el neoliberalismo, con control de sus celulares, de sus pasos antes la pasividad de legisladores del oficialismo que se rasgan las vestiduras con la institucionalidad, pero a la hora de la verdad son cabeza de persecución y amedrentamiento.

No es novedoso, ahora les tocó a los periodistas, pero desde el primer día el macrismo mostró su verdadero rostro persecutorio, brutal e inhumano como en el caso de Milagros Sala, salvaje y encarnizado contra opositores políticos desde la ex presidenta Cristina, hasta las Madres de Plaza de Mayo, además de la represión en las calles a la protesta social y el atropello de las fuerzas de seguridad, cotidiano y destinado a crear miedo en las poblaciones humildes de nuestro país, sometiendo a nuestros compatriotas, por portación de rostro.

El peronismo que ha atravesado largas marchas de resistencia a poderes autoritarios y feroces, ha sobrevivido a esos hechos, descansando en el único sujeto histórico que escribe la respuesta, que es el pueblo argentino.

Mas allá de los mecanismos republicanos, hoy cooptados por la lógica del dinero y la sumisión claudicante de gran parte de la dirigencia nacional, que se niega a luchar, siquiera por la dignidad, con las excepciones que reconoce el pueblo, cuando se lanza a defender sus derechos y a frenar la prepotencia, en las calles, movilizado y protagonizando la historia.