La aparición de las derechas xenófobas que “alarma al mundo”, es consecuencia del accionar de las derechas “serias”

LOS “TITERES NEOLIBERALES” SON LAS FUERZAS POLÍTICAS DE LOS “FONDOS BUITRES”

Por Jorge Rachid

Existen actores invisibles, aquellos que no se ven, que son los que siempre están detrás de los conflictos, los que ganan dinero con las desgracias, que poco afectos a los sentimientos desencadenan guerras y crisis económicas con fines claros de posicionamiento y control económico de los países ocupados. Son los Fondos de Inversión supranacionales, conocidos por nosotros como Fondos Buitres por la forma como se abalanzan sobre los países en dificultades a “comerse sus restos”, construyendo fortunas, saqueando a los pueblos.

Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
12/10/16

En todo el planeta, pero con volumen en función de la elección inminente en los EEUU, las voces políticamente correctas del periodismo, de dirigentes políticos, intelectuales y sectoriales, se plantean como interrogante si esta erupción nacionalista, surge de un proceso de confrontación ideológica o si es consecuencia de la situación actual del mundo.

La visión mas clara de la situación internacional es la lucha por la hegemonía entre el mundo Unipolar hegemónico e imperial y el mundo Multipolar, con elementos contradictorios sin dudas, entre los diferentes países continentes o bloques continentales, que pugnan por imponer equilibrios mundiales.

Esa lucha que se desarrolla en varios planos, con guerras en espacios alejados de los centros de poder del unipolarismo, pero cercanos a países de áreas de influencia del multipolarismo, que han teñido los países asiáticos y de medio oriente de conflictos con cientos de miles de muertos y millones de desplazados, que vemos por televisión, como salidos de la “nada”, huyendo “vaya a saber de que”…

Sin embargo en todas estas situaciones existen actores invisibles, aquellos que no se ven, que son los que siempre están detrás de los conflictos, los que ganan dinero con las desgracias, que poco afectos a los sentimientos desencadenan guerras y crisis económicas con fines claros de posicionamiento y control económico de los países ocupados.

Son los Fondos de Inversión supranacionales, conocidos por nosotros como Fondos Buitres por la forma como se abalanzan sobre los países en dificultades a “comerse sus restos”, construyendo fortunas, saqueando a los pueblos.

En esa denominación se juntan los traficantes de armas, los lavadores de dineros, los narcotraficantes, los señores de la guerra, junto a los sectores más duros del unipolarismo voraz.

Entonces lo que se va produciendo en el mundo, es una pérdida paulatina de aquello que conocimos y por lo cual lucharon los pueblos, llamado Soberanía de las naciones.

En efecto, se entiende por soberanía la capacidad de tomar decisiones autónomas, defendiendo los intereses de los pueblos que representan los gobernantes, que hoy se ven avasallados por la lógica brutal del dinero y el lucro.

Esa situación es percibida por los pueblos que reaccionan ante la pérdida de protagonismo político y desaparición social que provocan las nuevas prioridades macroeconómicas, que imponen estos Fondos, avalados por las potencias en las cuales anidan sus intereses y los organismos internacionales de crédito, que “urbi et orbi” imponen, con métodos extorsivos, sus políticas económicas.

Por esta situación descripta, mas otras consideraciones que sería largo enumerar, los procesos democráticos, hoy en revisión desde todos los ángulos, dan por resultado un rechazo absoluto de los pueblos a la situación de dominación establecida por la troika económica dominante en el mundo, que desconoce los procesos íntimos de los países, pero caros a los sentimientos de los pueblos, como la cultura del trabajo como ordenadora social y familiar.

La aparición de los Trumps en EEUU, Le Pen en Francia, Rajoy en España, mas aquellos presidentes de de Europa del Este, lo cual sumado a la claudicación absoluta de la social democracia, que se ha transformado en el ala izquierda del neoliberalismo, compone un combo explosivo.

A eso agregamos los títeres de América latina surgidos del laboratorio de la NSA y la CIA, como Temer, Macri, sumado a los intentos destituyentes de Venezuela, Ecuador y Bolivia.

En nuestro país, parecen sordos a los análisis internacionales que nos llevan a un escenario cercano a un conflicto bélico mundial, que puede llevarnos a un holocausto nunca imaginado.

Perón nos enseñó repetidamente que la política es: la política internacional, que desde ese lugar se piensan los caminos estratégicos del país que permitan dar respuestas a los intereses y necesidades de nuestro pueblo, único sujeto político de los desvelos del peronismo en la historia.