La fortuna de los 15 argentinos más ricos iguala a las reservas del Banco Central

LOS DUEÑOS DEL PODER TIENEN UN SUEÑO: BORRAR LA POLÍTICA

Por Jorge Rachid

Toda la dinámica del macrismo en los casi 10 meses de gobierno se ha fundado en la promesa de la felicidad en la eternidad, postergando promesas, corriendo el arco, prometiendo derrame después de la abundancia que nos llenarán los ricos del mundo con inversiones, al comprender que hoy la Argentina ha vuelto a ser colonia de ellos. Pero es tal la desconfianza, que los mismos inversores convocados se preguntan: si el futuro es tan promisorio ¿…porque no traen la de ellos, los argentinos que gobiernan, que en 200 mil millones de dólares tienen esos cipayos afuera…?

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

4/10/16

La despolitización que el macrismo intenta, detrás de fachadas supuestamente frívolas y bobas, es la misma estrategia que la desarrollada por todos los estrategas de la comunicación, del neoliberalismo, que han cooptado los procesos democráticos, vaciándolos de contenidos, traficando programas de gobierno con marketing direccionado al engaño y la confusión.

Entonces detrás de slogan que demuestran una forma genérica de expresar verbos, sin adjetivos ni contenidos, que esconden en palabras como “cambiemos”, miles de contenidos, en donde cada persona va desarrollando su propio pensamiento abstracto, que es producto de informaciones viciadas, medios hegemónicos de comunicación, estigmatizaciones que forman parte de esa campaña, llevando “al corral” desde diferentes emociones, a un mismo voto.

Mejor que estas líneas lo expresa sin dudas el maestro de la semiótica moderna Umberto Ecco en sus libros “Estrategia de la Ilusión” y “Apocalípticos e integrados”, donde desnuda desde los años 60 las líneas de acción editoriales que serían usadas por los nuevos gurués de la comunicación al servicio de los intereses mas espúreos del planeta, que han llevado al mundo a la lógica del Mercado como ordenador filosófico de los pueblos.

El macrismo, el más fiel empleado de los dictados internacionales de las políticas supranacionales de los Fondos de Inversión, que dominan gobiernos, generan crisis, someten a ajustes impuestos, con sufrimientos de pueblos, tanto en países desarrollados como emergentes.

En nuestro país esa política es desarrollada con precisión quirúrgica, que le quita legitimidad a un gobierno legal.

No es así en otros países de la región donde los procesos políticos fueron traumáticos en forma de golpes blandos, que desplazaron a los gobiernos que con políticas heterodoxas, direccionadas a dar respuestas al pueblo, que han sido, como en nuestro país, demonizado a los gobiernos populares y enfrentado con las diferentes armas imperiales, apoyadas por la entente mediático judicial, intentado borrar cualquier posibilidad de reincindencia en el gobierno, a esos gobernantes.

Borrar la política es el sueño de los dueños del poder, lo cual les permite los manejos de los recursos del estado, en función de sus propios intereses, lo que es en si mismo una ideología, liberal, que cuando asienta su eje en el sistema financiero y en la monetización, como forma de generar mas dinero, destruye la armonía social necesaria, que se basa en un modelo social solidario, de equilibrio en la distribución de las riquezas y basado en la cultura del trabajo, que garantiza seguridad social.

En ese sentido toda la dinámica del macrismo en los casi 10 meses de gobierno se ha fundado en la promesa de la felicidad en la eternidad, postergando promesas, corriendo el arco, prometiendo derrame después de la abundancia que nos llenarán los ricos del mundo con inversiones, al comprender que hoy la Argentina ha vuelto a ser colonia de ellos.

Pero es tal la desconfianza, que los mismos inversores convocados se preguntan: si el futuro es tan promisorio ¿…porque no traen la de ellos, los argentinos que gobiernan, que en 200 mil millones de dólares tienen esos cipayos afuera…?

bulgheroni-500-a

Esta pregunta que no obtiene respuesta en el gobierno nacional, genera además rechazos internos, frente a un proceso de ajuste, con traslado de riquezas a los sectores concentrados de poder económico, que somete a las mayorías populares de nuestro país.

Entonces la despolitización es una política que tiene una ideología definida con objetivos claros, de hacer de la Argentina un país que sometido a los vaivenes del Mercado, asuma su rol agroexportador, proveedor de materias primas e importador de productos elaborados, destruyendo trabajo argentino, consolidando la extranjerización de la economía y de las tierras, en un mundo al borde del conflicto mundial, en crisis, que no vende ni compra, que protege sus economías frente a las agresiones del mundo financiero y que estos gobernantes nuestros de hoy, irresponsablemente, entregan la soberanía de sus decisiones.

Así es la grieta, chocan dos modelos, dos concepciones enfrentadas con una que incluye en su desarrollo al pueblo, que lo integra y solidifica en su concepción social, basado en la cultura del trabajo y uno entregado a la voracidad externa, con la riqueza concentrada y el pueblo explotado.

Entre los peronistas y ese camino, no hay grises, sólo zonas de resistencia ante el avasallamiento de los derechos sociales y movilización popular junto a los trabajadores.

Que lo sepan nuestros legisladores.

JR/

La fortuna de los 15 argentinos más ricos iguala a las reservas del Banco Central

¿QUIENES SON LOS DUEÑOS DEL PODER EN LA ARGENTINA?
La suma de las fortunas de los 15 argentinos con mayor patrimonio alcanza los 26.850 millones de dólares, apenas por debajo de los 27.679 millones de dólares de reservas que atesora el Banco Central de la República Argentina, según el cierre de ayer de la entidad monetaria.

Por Adrián D`Amore
Telam

04/10/2016

Según el ranking 2013 de los argentinos más ricos publicado por la edición local de la revista Forbes, el conjunto de los patrimonios de estos 15 millonarios se ubica solo un 3% por debajo de las reservas internacionales de nuestro país, en el que viven 40 millones de habitantes.

La lista la encabezan los hermanos Alejandro y Carlos Bulgheroni (Bridas, Panamerican Energy) con US$ 5.880 millones.

Los Bulgheroni cerraron 2013 con 180 nuevos pozos perforados en el yacimiento Cerro Dragón, en Comodoro Rivadavia, y con el lanzamiento de Axion, la nueva compañía de refinación de petróleo crudo y comercialización de combustibles y lubricantes que Bridas le compró a ExxonMobil en Argentina, Paraguay y Uruguay.

En segundo lugar aparece Paolo Rocca con 3.400 millones de dólares. Rocca es el responsable de Tenaris y Ternium, las dos empresas principales de la Organización Techint, el mayor productor de acero de América Latina y el mayor productor global de tubos sin costura, usados principalmente en la industria petrolera.

Gregorio Pérez Companc y familia ocupan el tercer lugar del ranking con US$ 2.800 millones. Retirado de la actividad diaria, Pérez Companc llegó a estar al frente de uno de los grupos más poderosos del país durante 25 años, Molinos Río de la Plata, y fue líder de este ranking.

Eduardo Eurnekian es propietario de Corporación América, la compañía que desembolsó US$ 200 millones para quedarse con el 81% de CGC, la petrolera en la que sus fundadores, el Grupo Soldati, mantienen un 19%.

El exdueño de América TV ocupa el cuarto lugar de la lista con un patrimonio de US$ 2.200 millones, seguido por Jorge Pérez (The Related Group) con US$ 1.550 millones.

Alberto Roemmers y familia aparecen sextos con 1.350 millones de dólares.

Al frente del holding farmacéutico más grande del país, Roemmers preside el directorio de la compañía familiar que fundó su padre. Además, la familia también produce olivares.

La única heredera de Amalia Lacroze de Fortabat, María Inés de Lafuente Lacroze, es la mujer más rica del país desde febrero de 2012.

Posee obras de arte y propiedades en la Argentina, Estados Unidos y Uruguay que elevan su fortuna al puesto siete con US$ 1.260 millones.

Luis Alejandro Pagani ocupa el octavo puesto con US$ 1.250 millones.

Con ventas anuales por 14.000 millones de dólares, ganancias por US$ 44 millones y un valor estimado de la compañía de US$ 2.280 millones, Pagani está al mando de Arcor, la mayor productora de caramelos del mundo.

El ranking Forbes de los argentinos más ricos ubica noveno a Roberto Urquía con 1.200 millones de dólares.

Urquía es uno de los propietarios de la compañía familiar Aceitera General Deheza (ADG), la mayor exportadora del país de aceite de soja a China.

Con idéntico patrimonio figura Edith Rodríguez de Rey, quien fuera la mujer de Luis Alberto Rey, el ingeniero que fundó la petrolera de origen nacional Pluspetrol y Papel Prensa.

Alfredo Román, líder del transporte logístico en la Argentina, ostenta el puesto 11 de la lista con 1.110 millones de dólares.

Lo sigue Hugo Sigman con US$ 1.000 millones, quien encabeza el grupo Insud, integrado por los laboratorios ELEA, Biogénesis y Bagó.

Sigman además, posee negocios agroforestales, así como otras unidades relacionadas con la información y la cultura, como la Editorial Capital intelectual.

Samuel Liberman, abocado al desarrollo inmobiliario a través de las empresas Sociedad Latinoamericana de Inversiones (Grupo SLI) y Altius Group, es el 13er argentino más acaudalado con US$ 950 millones.

En el puesto siguiente está Enrique Esquenazi (Grupo Petersen) con 870 millones de dólares.

El ranking Forbes de los 15 argentinos más ricos lo cierran Carlos Blaquier y familia con US$ 840 millones.

Con la madre de sus hijos, María Elena Arrieta Wollman, el empresario tiene el 90% de las acciones de la firma Ledesma.

Blaquier está procesado como cómplice primario en 26 casos de privación ilegítima de la libertad en la causa Burgos, que investiga los hechos ocurridos durante La Noche del Apagón en 1976, y por los secuestros del intendente de Libertador San Martín, Luis Ramón Aredez, de Omar Gainza y de Carlos Melián, durante la última dictadura cívico militar.