Tierry Meissan, en una nota de Telesur advierte que la “city londinense” podría convertirse en un “caballo de troya” chino en la Unión Europea

INVASIONES BÁRBARAS

Por Jorge Luis Ubertalli

Hace unos días invadieron el país los bárbaros cuadrumanos de la divisa verde y otras similares. ¿Porque Macri, recién arribado del G20 llevado a cabo hace poco más de 10 días en China, y en el marco de la invasión bárbara de ceos multinacionales, se hinca ante la Gran Bretaña colonial como lo hubiese hecho el mismo Gunga Din?

Por Jorge Luis Ubertalli
NAC&POP
18/9/2016

minidavos2-700-a

Hace unos días invadieron el país los bárbaros cuadrumanos de la divisa verde y otras similares.

En el llamado Mini Davos, mas de mil grandes empresarios se dieron cita aquí para prometer inversiones a cambio de la superexplotación popular y la rapiña nacional y opinar sobre el rumbo de la administración Macri.

Anfitrión que, como era de esperar, recibió a los visitantes ilustres con unas palabras en mal inglés, tal como correspondería al tristemente célebre personaje que emblematizó a mediados del siglo XX y en las pantallas cinematográficas a la sumisión colonial: Gunga Din.

Varios de los visitantes vertieron loas a la política llevada a cabo por la administración del Ingeniero: baja de salarios, expulsión de trabajadores de los empleos, eximición de impuestos a los ricos y poderosos y otras medidas a su gusto y piacere.

En el marco de la guerra de Cuarta Generación que lleva a cabo el imperialismo norteamericano desde su Departamento de Guerra Psicológica de Fort Bragg, Carolina del Norte, y otros espacios similares, los medios de información locales dieron gran cobertura a las expresiones y dichos de los ceos y directores de empresas multinacionales económicas y financieras, evitando consignar en sus páginas y medios televisivos y radiales las innumerables protestas populares por los tarifazos, los despidos, la baja de salarios en el marco de una inflación provocada para favorecer a los exportadores mediante subas del dólar y demás artilugios favoritistas, y el saqueo de la nación en sus bienes culturales y materiales.

Teniendo esto último en cuenta, cabe destacar el acercamiento entre la administración actual y el país colonial por excelencia que ocupa parte de nuestro territorio: Gran Bretaña. Acercamiento que incluyó futuras operaciones entre las Fuerzas Armadas de ambos países, y explotación hidrocarburífera y pesquera en territorio marítimo argentino, incluídas Malvinas, de las cuales no se habló.

El Congreso ahora tiene la última palabra…ya sabemos con que bueyes aramos aquí…

¿Porque Macri, recién arribado del G20 llevado a cabo hace poco más de 10 días en China, y en el marco de la invasión bárbara de ceos multinacionales, se hinca ante la Gran Bretaña colonial como lo hubiese hecho el mismo Gunga Din?

¿Alguien sugirió en ese encuentro, en el marco de que negocios son negocios, que se acercara a la potencia invasora?

Nadie lo sabe a ciencia cierta.

Pero lo cierto, vaya la redundancia, es que Gran Bretaña, con o sin Brexit, es una especie de colonia de China o, como quiere llamársela, “el principal socio (chino) de occidente”.

Según el analista Alfredo Jalife (Telesur, 6 de julio) luego del Brexit, Gran Bretaña – Inglaterra mejor dicho, ya que Escocia lucha por desprenderse de su égida- se volcará hacia China, y es probable que se establezca un TLC entre China y la degradada potencia colonial insular.

Otro analista, Tierry Meissan, en una nota de Telesur advierte que la “city londinense” podría convertirse en un “caballo de troya” chino en la Unión Europea, lo que se antagoniza con la política colonial de EE.UU. hacia el viejo continente.

Desde que en Londres abrió su sucursal el Banco China Minsheng, la bolsa de Londres se convirtió en el segundo mercado mundial para comerciar la divisa china, el yuan, con respaldo oro, que es el único elemento del sistema monetario que tiene valor real, puesto que es producto del trabajo humano.

Según estos autores, y otros, China, a través de Gran Bretaña, coloniza el mercado europeo.

El trazado de rutas ferroviarias y, fundamentalmente, la inclusión de Gran Bretaña en el Banco Asiático de Inversión y Desarrollo (BAII), creación china, con apoyo ruso, que compite con el Banco Mundial y otros instrumentos financieros imperiales occidentales, y otros emprendimientos que se hallan contenidos en los 57 mil millones de dólares de inversión China en Gran Bretaña, cuyo intercambio comercial con el gigante asiático trepa a los 78.500 millones de dólares.

Este acercamiento entre el hasta ahora principal aliado de EE.UU. en Europa con China, y la exclusión de EE.UU. y Japón del BAII, ayudan a consagrar la hegemonía china mundial, en alianza con Rusia, por sobre EE.UU., con apoyo de Francia y Alemania, entre otros, como se mostró en Zhangou.

Como el presidente Macri es sumamente “influenciable” y transa con todo el mundo con tal de no sufrir sobresaltos en su limitada sesera, a lo mejor comprendió mal un mensaje y se puso a hacer arreglos non sanctos, miserables mejor dicho, con la potencia ocupante, acorde con la incomprensión del juego mundial que lo tiene de aquí para allá como perro en cancha de bochas.

Ante esto, toda la Nación argentina, que mayoritariamente se halla constituida por los trabajadores ocupados y desocupados que Macri pretende esclavizar por consejo de CEOS nacionales o importados, le dice NO a los acuerdos con la insolente Gran Bretaña, la de los lores y sires y no la del pueblo que la yuga.

“Los argentinos no somos empanadas que se comen con solo abrir la boca”- escribía San Martín a Rosas luego del glorioso combate de la Vuelta de Obligado contra la escuadra anglo-francesa.

“… Y si no, andaremos en pelotas como nuestros hermanos los indios”- arengaba a sus combatientes del Ejército de los Andes en 1819.

Los indios de hoy, todos nosotros, sujetos a ser colonizados en el marco de la guerra de las mentes de Cuarta Generación, y saqueados sin miramientos con la venia de los lacayos de siempre, repetimos con él.

“Seamos libres, y lo demás no importa nada…”.

JLU/