Esta criminal acción llevada a cabo por la Marina de Guerra, apoyada por las embajadas de Inglaterra, Estados Unidos, la Iglesia Católica y la "Unión Democrática."

EL REGRESO DEL FMI

Por Maximiliano Borches

El 19 de septiembre de 1955, la Marina de Guerra bombardeó la Escuela de Artillería Antiaérea –guarnición militar leal al entonces presidente Juan Domingo Perón-, y los tanques de combustible de YPF ubicados en el puerto de Mar del Plata, sin que se conozcan hasta el presente la cantidad de víctimas que allí se produjeron.


Por: Maximiliano Borches
ConurbanOnline
19 de Septiembre de 2016

El 19 de septiembre de 1955, la Marina de Guerra bombardeó la Escuela de Artillería Antiaérea –guarnición militar leal al entonces presidente Juan Domingo Perón-, y los tanques de combustible de YPF ubicados en el puerto de Mar del Plata, sin que se conozcan hasta el presente la cantidad de víctimas que allí se produjeron.

bombardeoeaa-320-a

Esta criminal acción llevada a cabo por la Marina de Guerra, apoyada por las embajadas de Inglaterra, Estados Unidos, la Iglesia Católica y la «Unión Democrática» (conformada por la UCR, y los Partidos Comunista, Socialista y Demócrata Cristiano), fue el corolario del golpe militar que se había reiniciado en Córdoba tres días antes bajo el eufemismo «Revolución Libertadora», comandado por los generales Eduardo Lonardi, Pedro Eugenio Aramburu y el contralmirante Isaac Francisco Rojas, tras los bombardeos a la Plaza de Mayo del 16 de junio de ese mismo año por parte de la Aviación Naval, que dejaron casi 400 muertos, entre ellos unos 40 chicos de una escuela primaria.

bombardeoypf-500-a

El segundo ataque militar directo contra trabajadores petroleros y militares leales al gobierno constitucional de ese año, comenzó cerca de las 7 de la mañana de ese día, cuando un bombardero de la Aviación Naval realizó un fallido intento por destruir los tanques de combustible de YPF. Luego, el crucero «ARA 9 de Julio» tomó posición a 8.500 metros de la costa y durante diez minutos cañoneó ambos objetivos, destruyendo nueve de los once tanques.

Un poco más tarde, llegado el mediodía de esa funesta jornada, los destructores «ARA San Juan», «ARA San Luis» y «ARA Entre Ríos» cañonearon durante doce minutos las instalaciones de la Escuela de Artillería Antiaérea, unidad militar leal a Perón que había sido evacuada ante la inminencia del ataque, destruyendo la antena del radar y el tanque de agua.

Horas más tarde de ese mismo día, buques de la Armada Argentina bombardearon, apostados en el Río de la Plata, las destilerías de La Plata y de Dock Sud, produciendo incalculables destrozos y un número tampoco conocido de trabajadores muertos.

Estas acciones, poco conocidas y «debidamente» tapadas por la «Historia Oficial» contemporánea, precipitaron la caída de Juan Perón, quien ante la posibilidad de contraatacar a las huestes criminales con sectores leales del Ejército, la Fuerza Aérea y milicias populares, prefirió optar por el tiempo antes que por la sangre, evitando el derramamiento de cientos de miles de vidas argentinas, que lo llevó a emprender un exilio que duró casi 18 años.

Otro 19 de septiembre, luego de 61 años del cobarde ataque naval, el FMI vuelve a auditar la economía nacional

villamanuelitano-500-a

Por estos días, donde el revanchismo de la «Revolución Libertadora» (o «Fusiladora» como se la conoce popularmente), se resignifica en cada una de las medidas adoptadas por el gobierno del ingeniero Mauricio Macri; donde además y por estas horas, aún queda por definir si se implementará la quema ordenada por el juez Claudio Bonadio, de 60 mil cunas y accesorios para bebés recién nacidos, pertenecientes al plan «Qunita», que durante los seis meses en que se implementó como otra política de extensión de derechos llevada a cabo por la presidenta (MC) Cristina Fernández de Kirchner, se distribuyeron 74.408 kits a 289 maternidades en todo el país, de los cuales 43.600 fueron entregados a familias de muy bajos recursos para paliar las primeras necesidades de sus hijos recién nacidos, una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), vuelve al país luego de 10 años, con la misión de auditar las cuentas de la economía nacional y dar por finalizada la soberanía política y la libertad económica.

muruayelpapa-500-a

«Ustedes son muy jóvenes y no lo han vivido, pero esto que está pasando en la Argentina lo veo como una especie de revanchismo hacia los sectores populares y los trabajadores, como fue en 1955«, les dijo el Papa Francisco a los referentes sociales argentinos del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas, Eduardo Murúa y el del Movimiento Helder Camara por la Paz entre las Religiones y los Pueblos, Guillermo Robledo, luego de su reunión en marzo pasado en la residencia de Santa Marta en el Vaticano.