Pide a la Virgen de Aparecida "que custodie al pueblo brasileño en este momento triste"

EL PAPA PONE EN DUDA SU ANUNCIADO VIAJE A BRASIL TRAS LA DESTITUCIÓN DE DILMA ROUSSEFF

Francisco prometió en 2013 regresar al santuario en 2017, pero el actual clima político lo cambia todo. El Papa escribió a Dilma Rousseff tras su suspensión. Dilma entregó a Francisco una camiseta firmada por Pelé y un balón, por Ronaldo.

RDA
03 de septiembre de 2016

Estoy contento que la imagen de Nuestra Señora de Aparecida esté en los jardines.

En el 2013 había prometido que volvería el próximo año: no sé si será posible, al menos la tendré mas cerca aquí

Francisco, con la Virgen de Aparecida Papa en Aparecida.

El Papa, con Dilma Rousseff Dilma entregó a Francisco una camiseta firmada por Pelé y un balón, por Ronaldo Francisco, con la Virgen de Aparecida Papa en Aparecida Aparecida

El Papa, con Dilma Rousseff Dilma entregó a Francisco una camiseta firmada por Pelé y un balón, por Ronaldo Francisco, con la Virgen de Aparecida Papa en Aparecida Aparecida

El Papa, con Dilma Rousseff Dilma entregó a Francisco una camiseta firmada por Pelé y un balón, por Ronaldo

El Papa Francisco puso hoy en duda que pueda viajar a Brasil en 2017 para visitar a la patrona del país, Nuestra Señora de Aparecida, como había prometido en 2013 cuando estuvo en su santuario.

Esto lo dijo durante una ceremonia en la cual se inauguró una estatua réplica de esa virgen brasileña en los Jardines Vaticanos y llamó a rezar para que ella proteja al país sudamericano «en este momento triste».

«Estoy contento que la imagen de Nuestra Señora de Aparecida esté en los jardines.”

“En el 2013 había prometido que volvería el próximo año: no sé si será posible, al menos la tendré mas cerca aquí», dijo ante autoridades religiosas y civiles, en una explanada detrás de la Basílica de San Pedro.

«Les invito a rezar porque continúe, ella, a custodiar todo el Brasil, todo el pueblo brasileño, en este momento triste; que proteja a los pobres, a los descartados, a los ancianos, a los abandonados, a los niños de la calle», agregó.

El Papa pidió también que la virgen cuide a quienes son «descartados» y puestos en las manos de los «explotadores de todo tipo», que salve a su pueblo con la justicia social y con el amor de Jesucristo.

Recordó que la estatuilla de Aparecida fue encontrada por unos pobres trabajadores y auguró que actualmente sea «encontrada por todos», en modo especial por quienes tienen necesidad de trabajo, de educación y los que están privados de la dignidad.

El 24 de julio de 2013, apenas unos meses después de su elección pontificia, el Papa Francisco se trasladó hasta el santuario, ubicado al sur de Brasil.

En ese mismo lugar, en 2006, ocupó un espacio relevante en la asamblea de obispos de Latinoamérica.

Diversos observadores consideran que su participación en esa conferencia -en la cual fue presidente de la comisión que redactó el documento final- fue fundamental en el camino que lo llevaría al papado.

En aquella visita Jorge Mario Bergoglio prometió que volvería en 2017, cuando se cumplan 300 años del hallazgo de la estatua de la virgen morena.

Según pudo saber Notimex, la duda del Papa proviene de la situación de inestabilidad política en Brasil tras el proceso de «impeachment» que determinó la remoción de la presidente Dilma Rousseff.

De hecho, en los últimos días se supo que Francisco escribió una carta personal a Dilma pero el contenido no se ha dado a conocer.

El próximo año está prevista una visita apostólica a Colombia y en algún momento se consideró sumar a esa gira el paso por Brasil, ahora complicado por la situación política.

(RD/Agencias)