Perseguido durante la dictadura cívico militar del Proceso en Argentina de los años setenta, se vio obligado a abandonar el país y se instaló en Punta del Este, Uruguay, para no sufrir tanto la lejanía de los suyos.

SE FUE DALMIRO SAENZ PERO QUE BUENO QUE HAYA VENIDO

Fué un gran escritor y dramaturgo argentino y también un personaje querido y admirado, sobre todo en Buenos Aires, donde se lo podía ver escribiendo en la mesa de los bares. Alguno de sus libros fue concebido en el bar de la esquina de Hipólito Yrigoyen y Entre Ríos frente al Congreso nacional.

NAC&POP

11/09/2016

Fátima Sáenz @mfatimasaenz
Mi papá Un pensador revolucionario y un personaje querible Lo despedimos todos

Fátima Noriega @Fatinoriega
Murió Dalmiro Sáenz. Mi abuelo. Dejó una familia inmensa. La mía. La mejor del mundo.

Dalmiro Antonio Sáenz había nacido en Buenos Aires, el 13 de junio de 1926 y falleció el 11 de septiembre de 2016.

Tenía 90 años.Lucía muy bien. Tan galán e interesante como siempre.

Forma parte de esa sociedad de los Piazzolla, los Marcucci, los Torre Nilsson, Alberto Cormillot, su amigo menor. unb mundo de Bergara Leuman, de Nacha Guevara, de Carlos Perciavale, Edda diaz y Antonio Gasalla, de Gené y Pepe Soriano,  de Frondizi, el che en Punta del Este, de Perón y Cámpora.

Tenía esas frases que, finalmente todo el mundo anotaba y repetía como una ceremonia:

«El hombre es más lo que quiere ser que lo que es»; «La escasez es la carencia de algo, y de esa carencia nace el deseo. Pero lo más importante no es tanto «desear» como «desear desear»; «El envase de nuestra idea es parte de nuestra idea»; «La poesía no es otra cosa que la sublevación del hombre contra la razón»; «La mentira es una de las tantas convenciones que un creador acepta para decir su verdad»; «El sexo es comunicación. Es dar placer a otra persona para generar placer en nosotros mismos»: «Las crisis de los hombres se manifiestan cuando sus mundos se saturan de respuestas y escasean las preguntas»; «No existe ningún pensamiento que no provenga de un sentimiento, y no existe ningún sentimiento que no provenga de una carencia»; «El pescado conoce el agua cuando lo sacan de ella»; «Cuando acariciamos una piel queremos acariciar el deseo que despierta nuestro propio deseo en el otro. Una persona que no se calienta, no nos calienta»; «El problema del mundo actual es que el miedo ha engendrado un exceso de defensa. Una de las características del hombre contemporáneo es la del miedo de tener miedo»; «Esos sueños están formados del material fundamental de los sueños que es el deseo. El deseo es un sentimiento, proviene de una carencia. El que posee, no desea».

Fué un escritor y dramaturgo argentino y también un personaje querido y admirado, sobre todo en Buenos Aires, donde se lo podía ver escribiendo en la mesa de los bares. Alguno de sus libros fue concebido en el bar de la esquina de Hipólito Yrigoyen y Entre Ríos frente al Congreso nacional.

Tempranamente comenzó su actividad literaria, y publicó a los 30 años, luego de viajar en buque por la Patagonia varias temporadas (lugar donde se instalaría por casi 15 años y donde ocurren sus primeros libros de cuentos) «Setenta veces siete», que ganó el prestigioso Premio de la Editorial Emecé y se convirtió en un best-seller, apoyado en una visión violenta, sexual y de sólidos preceptos y cuestionamientos morales sobre la religión, que se convertirían en el sello de Sáenz por varios años (los críticos coinciden en señalar que un eje religioso atraviesa siempre las historias del autor, ya sea a través de uno de su personajes, o como en «Cristo de Pie» donde se ve su religiosidad en polémica con la religión del establishment, en contraposición con el diálogo individual que el personaje hace con Dios).

Tiempo después participó de la adaptación del guión para la pantalla grande de dos de sus historias de «Setenta veces siete» que se unieron para armar la trama de la película homónima que dirigió Leopoldo Torre Nilson (1962)

Luego de este comienzo Sáenz ganó el Premio del Magazine LIFE en español, en 1963, con su libro de cuentos «No».

El mismo año ganó el Premio Argentores (Sociedad Argentina de Autores) con «Treinta, treinta», un cuento planteado a la manera de los western americanos, pero situado en la Patagonia.

Al año siguiente publicó en la Editorial Emecé «El pecado necesario», novela que luego adaptó para hacer el guión de su versión fílmica, retitulada como «Nadie oyó gritar a Cecilio Fuentes», dirigida por Fernando Siro y ganadora de la Concha de Plata en el Festival Internacional de Cine de San Sebastian, España (1965).

Luego comenzó a escribir teatro y enseguida fue premiado con el Premio Casa de las Américas, en Cuba, en 1966 con «Hip Hip Ufa» luego publicado por la Editorial Emecé.

Luego también adaptado por el autor para el cine con el título de «Ufa con el sexo» y la dirección de Rodolfo Kuhn -1972-; y luego nuevamente vuelta a adaptar junto a Pablo Silva en la pieza teatral retitulada «Sexo, mentiras y dinero» (Bs As. 2002/3).

Sáenz entre libro y libro y según sus declaraciones, se tomaba vacaciones literarias, escribiendo pequeños libros de humor, que tuvieron mucho éxito.

Entre ellos, cabe destacar «Yo también fui un espermatozoide» en la Editorial Torres Agüero.

Tras haber practicado boxeo mucho tiempo, durante toda la década de 1960 fue practicante de karate-do con el profesor Hideo Tsuchiya, introductor de la disciplina en la Argentina y egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de Tokyo quien, hasta regresar a Japón en 1970, reunía entre sus alumnos cierto núcleo de intelectuales de renombre que buceaban en cuestiones filosóficas, además de indagar en la historia y el sentido del arte marcial que cultivaban.

En ese grupo, Dalmiro Sáenz trabó relación con el neurobiólogo Mario Crocco y el criminólogo Jorge Osvaldo Raffo.

Luego Sáenz comenzó una descripción íntima y detallada del universo femenino, con una visión sorprendente y original, que se transformó velozmente en best-seller con el título de «Carta Abierta a mi futura ex-mujer» publicada por la Editorial Emecé en 1968, y reeditada varias veces, hasta la versión de 1999.

Sáenz fué un autor que captaba la esencia de la sensibilidad femenina, personajes a los cuales trata con especial ternura, dicen los especialistas .

Su siguiente obra teatral «Quién yo?» publicada en 1969, y reeditada por Gárgola Ediciones en 2004, fue representada casi sin interrupciones desde su publicación, convirtiéndose en un clásico del absurdo de la escena teatral argentina.

También trabajó como guionista cinematográfico, escribiendo varios títulos, entre ellos uno para el actor cómico Luis Sandrini, en el film «Kuma-ching» bajo la dirección de Daniel Tinayre.

Cuando sucedió la dictadura militar argentina –1976/1983- Sáenz recibe amenazas de muerte y debe abandonar el país, hacia el exilio, y luego de una recorrida se instala en Punta del Este, Uruguay.

No escribe durante ese periodo.

Vuelve a las letras en 1983 con una novela histórica «El Argentinazo» y gana la Faja de Honor de la S.A.D.E. (Sociedad Argentina de Escritores) que luego se convertiría en una obra teatral, en la que trabaja en su adaptación con Sr. Francisco Javier, también director de la pieza, montada con su grupo Los Volatineros, en el teatro Nacional Cervantes en 1985.

Luego retomó las historias policiales, ya insinuadas en sus cuentos, con «Sobre sus párpados abiertos caminaba una mosca» una nouvelle de 1986, que también da origen a una nueva versión teatral de la misma, escrita por Sáenz y titulada «Las boludas», que luego es llevada al cine, y «El sátiro de la carcajada» basada en hechos reales.

Más tarde se dedicó a investigar, en asociación con el Dr. Alberto Cormillot, los manuscritos del mar Muerto y la figura de Jesucristo.

Viajaron por Israel, Egipto, Nueva York, entrevistando personalidades referidas al tema, y todo desembocó en la publicación del libro «Cristo de pie»(Editorial Planeta 1995 y 1998)

Sáenz continuó su particular, humana, erótica y poética visión de los caudillos argentinos con sus novelas históricas «La Patria equivocada» (Editorial Planeta, 1991), «Malón Blanco» ( Ed. Emecé 1995) y «Mis olvidos / O lo que no dijo el General Paz en sus memorias» (de 1998, Editorial Sudamericana).

Luego publicó “Como ser escritor” (2004) con algunas fórmulas sobre como escribió sus mejores cuentos, y la novela “Pastor de murciélagos” (Gárgola Ediciones, 2005)

Muchos de sus trabajos han sido traducidos y publicados en diferentes idiomas, y sus cuentos integran numerosas recopilaciones, entre ellas «Latin Blood» de Donald Yates (The best crimes and detective stories of South America/ Editorial Herder and Herder New York 1972); o «Los mejores relatos patagonicos» de María Correas y Cristian Aliaga, Editorial Ameghino Buenos Aires 1988, entre otros.

Vivía en Buenos Aires, Argentina, en donde trabajaba como escritor, coordinando su taller literario y también haciendo comentarios culturales en programas de radio, además de escribir artículos en forma free-lance para los más prestigiosos diarios y revistas.

Fue uno de los grandes irreverentes de la literatura argentina.

El escritor fue uno de los últimos representantes de un estilo argentino de intelectual ilustrado y bon vivant.

Se atrevió a todos los géneros y soportes, y durante varias décadas, la radio y la televisión lo tuvieron como protagonista tanto como sus libros.

Saénz había señalado en viejas entrevistas que no se consideraba escritor, sino «me sentí un tipo que escribe».

«Me veo muy distinto a los escritores normales, creo que el arte se nutre de la injusticia y de la queja.»

«Pienso que el escritor es un traidor a su mundo y a su tiempo; es una persona que delata, que delata a su familia, a sus amigos, se queja de todo y está denunciando todo lo que ve, es un francotirador del disconformismo», sostenía.

Prolífico escritor y autor de numerosos superventas, las obras teatrales de Dalmiro Sáenz figuran entre las más representadas en Argentina.

Su estilo se caracterizó por una implacable mordacidad acompañada de una hilaridad que se declina hasta el absurdo.

Dalmiro Sáenz vivió durante casi 15 años en la Patagonia, que es donde transcurre la acción de sus primeros cuentos.

Luego comenzó a escribir novelas y después, teatro.

Perseguido durante la dictadura cívico militar del Proceso en Argentina de los años setenta, se vio obligado a abandonar el país y se instaló en Punta del Este, Uruguay, para no sufrir tanto la lejanía de los suyos.

Cuando pasó la dictadura del Proceso, el escritor regresó a su país y a su literatura.

Escribió la novela histórica «El Argentinazo» y ganó la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores.

En general era altamente crítico en el terreno de la política (especialmente argentina), como así también respecto de las creencias religiosas.

Vivía en Buenos Aires, donde tenía un taller literario; hacía comentarios culturales en programas de radio y escribía para diversos diarios y revistas.

Ha escrito los guiones de películas basadas en obras suyas, como el de Setenta veces siete (1962), dirigida por Leopoldo Torre Nilsson o el de Nadie oyó gritar a Cecilio Fuentes, basada en su novela El pecado necesario, dirigida por Fernando Siro y ganadora de la Concha de Plata en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, España (1965).

Daniel Tinayre llevó en 1969 a la pantalla grande Kuma Ching (Aventura en Hong Kong /España/ o Un ataúd para Hong Kong /Argentina/) y Rodolfo Kuhn en 1972 su obra teatral ¡Hip… Hip… Ufa! con el título Ufa con el sexo.

En 1970 Televisión Española grabó el dramático El guión, dirigido y realizado por Narciso Ibáñez Serrador con guión de su alter ego Luis Peñafiel e interpretada por Narciso Ibáñez Menta, Marisa de Leza, Julián Pérez Ávila, Carlos del Pino y José Peñalver.

Recibió numerosos premios:

Premio de la Editorial Emecé (1956) por el libro de cuentos Setenta veces siete.

Premio de la revista Life en español (1963), por el libro de cuentos No.

Premio Argentores por el cuento Treinta, treinta.

Premio Casa de las Américas (1967) por su obra teatral ¡Hip… Hip… Ufa!.

Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores (1983).

Muchas de sus obras fueron:

1956: Setenta veces siete (cuentos)

1960: No (cuentos)

1963: Treinta, treinta (cuentos). El cuento homónimo fue adaptado al teatro

1964: El pecado necesario (novela)

1965: Nadie oyó gritar a Cecilio Fuentes (adaptación cinematográfica de El pecado necesario)

1966: Hip, hip, ¡ufa! (teatro)

1968: Yo también fui un espermatozoide (humor)

1968: Carta abierta a mi futura ex mujer (ensayo). Adapado al teatro por Pablo Silva

1969: ¿Quién, yo? (teatro)

1969: Kuma Ching (con Daniel Tinayre; guion)

1972: Acordate de olvidar (novela)

1979: Esto es cultura, animal

1983: El Argentinazo (novela histórica). Fue adaptaba para el teatro por su autor

1983: Cuentos para niños pornográficos (humor)

1985: El día en que mataron a Alfonsín (con Sergio Joselovsky; novela de ficción política)

1986: Sobre sus párpados abiertos caminaba una mosca (novela policial)

1986: Un vagabundo llamado Dalmiro (textos periodísticos)

1987: El día en que mataron a Cafiero (novela)

1987: Ese (cuentos)

1987: Las boludas (teatro)

1988: Cristo de pie (con Alberto Cormillot; novela)

1991: La patria equivocada (novela histórica)

1992: Tómame (treato; llevado al cine por Emilio Vieyra

1993: Las boludas (con Víctor Dínenzon, guion)

1994: El sátiro de la carcajada (novela policial)

1994: Los bebedores de agua (novela)

1994: San La Muerte (con Sergio Joselovsky)

1995: Malón blanco (novela histórica)

1996: La mujer del vientre de oro (novela)

1996: Mujer ganadora (con Doris Suchecki; ensayo)

1998: Mis olvidos (o lo que no dijo el General Paz en sus memorias) (novela histórica)

1998: Isabel: la razón de su vida (con Pilar Manzanares; novela histórica)

1999: Carta corregida a mi futura ex mujer (ensayo)

2001: Yo te odio, político (ensayo)

2001: 30/30 (con Alexis Puig; guion para la versión televisiva)

2002: Sexo, mentiras y dinero (con Pablo Silva)

2002: El depredador – Ptolomeo II de Egipto (con Laura Elizalde)

2004: Cómo ser escritor (ensayo)

2004: El equilibrista (guion para la película de Emma Padilla)

2005: Pastor de murciélagos (novela)

En su filmografía fue intérprete, guionista, autor y argumentista.

Intérprete de:

Ningún amor es perfecto (2008)

1973, un grito del corazón (2007) …Entrevistado

Plástico cruel (2005)… Padre de Linda Morris

Evita (quien quiera oír que oiga) (1984) …Entrevistado

Los hijos de Fierro (1975) …Voz en off

Guionista de:

Las boludas (1993)

Ana, ¿dónde estás? (1985)

Intimidades de una cualquiera (1974)

Kuma Ching (1969)

Nadie oyó gritar a Cecilio Fuentes (1965)

Racconto (Inédita) (1963)

Setenta veces siete (1962)

Propiedad (1962)

Autor de:

La patria equivocada (2010)

Las boludas (1993)

Tómame(1992)

Ufa con el sexo (1968)

Nadie oyó gritar a Cecilio Fuentes (1965)

Mujeres perdidas (1964)

Setenta veces siete (1962)

Propiedad] (1962)

 

Su argumento fue Racconto (Inédita) (1963)