El neoliberalismo, además de caracterizarse por su brutalidad, lleva impregnado un perfume hediondo que sólo los cerdos disfrutan.

MACRI O LA METÁFORA DE LA NÁUSEA

Por Maximiliano Borches

Por este motivo nuestro Papa Francisco, define al capitalismo sin la intervención del Estado como «dictadura sutil» y «estiércol del diablo». Afirma Francisco que cuando gobierna “la ambición desenfrenada de dinero, el servicio para el bien común queda relegado. Esa economía de exclusión e inequidad, donde el dinero reina, en lugar de servir, mata y excluye. Esa economía destruye a la Madre Tierra».

Por Maximiliano Borches

ConurbanOnline

5 de Septiembre de 2016

El neoliberalismo, además de caracterizarse por su brutalidad, lleva impregnado un perfume hediondo que sólo los cerdos disfrutan.

Por este motivo nuestro Papa Francisco, define al capitalismo sin la intervención del Estado como «dictadura sutil» y «estiércol del diablo».

Afirma Francisco que cuando gobierna «la ambición desenfrenada de dinero, el servicio para el bien común queda relegado».

“Esa economía de exclusión e inequidad, donde el dinero reina, en lugar de servir, mata y excluye.”

“Esa economía destruye a la Madre Tierra».

La actualidad presenta un mapa de restauración liberal-oligárquica por la que atraviesan nuestros países sudamericanos.

Su punto de partida se dio aquí tras un incisivo bombardeo mediático que logró instalar en la población un odio hacia los oprimidos y compasión hacia el opresor –creando un «sentido común» autodestructivo a partir de un nuevo relato.

Ese relato generó intentos desestabilizadores por parte de sectores claves de los poderes judicial, legislativo y golpes de mercado, que llevaron a cabo una gran ofensiva por parte del poder económico concentrado.

En nuestro país y en tan sólo 9 meses de gobierno del ingeniero Mauricio Macri, generó casi 200 mil desocupados y la destrucción de gran parte de la industria nacional, entre otros aspectos negativos para la población.

Esta especie de «guerra relámpago» contra los intereses del pueblo y la Nación, aturde por la ferocidad de su contundencia y la efectividad de sus golpes.

Esos golpes” son, en definitiva, aplicados para disciplinar a los trabajadores e intentar acostumbrarlos a sueldos de miseria y hambre.

Se aplican en favor del nuevo reposicionamiento geoestratégico de los Estados Unidos, que viene observando con gran preocupación en éstos últimos años, la presencia cada vez más notoria de los intereses chinos y rusos en nuestra región.

Según la definición de la Real Academia Española, la náusea –si se toma el uso de esta palabra más en plural-, significa «ganas de vomitar», y «repugnancia o aversión a causa de algo»; en tanto que si se toma «hasta la náusea» como locución adverbial, significa «En exceso, hasta resultar molesto».

Los argentinos venimos de doce años de recuperación y ampliación de derechos, y por más que algunos dirigentes supuestamente «opositores» prefieran seguir tomando café en la Casa Rosada, el Ministerio de Trabajo o en el Palacio de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

La «repugnancia o aversión a causa de algo», que en exceso «hasta resulta molesto», se convierte en éstos días en una especie de metáfora del nombre propio del Presidente.

Mauricio Macri, luego de ser acariciado en el lomo por el presidente Barak Obama en el marco de la reunión del G-20 en China, se encontrará -cuando regrese al país- con un pueblo que dio un paso firme en su organización.

En su ausencia, se desarrolló, durante la primera Marcha Federal contra los despidos, el ajuste y los tarifazos una contundente demostración de poder popular.