Adjuntamos la tapa de la nueva edición de La Garganta con el grito del Papa; y un fragmento de la carta en la contratapa. 

EL PAPA FRANCISCO LE ESCRIBIÓ UNA CARTA A PAOLA VALLEJOS, PRIMA DE KEVIN, A TRES AÑOS DE SU ASESINATO EN ZAVALETA.

Recién un año y medio después del asesinato de Kevin, el 2 de marzo de 2015, el prefecto Daniel Stofd, encargado del primer móvil que arribó a la zona, fue procesado por el juez Luis Alberto Schelgel, por “omitir las funciones de prevención que le eran exigibles por su rol de garante de la seguridad en la zona y su actuación precaria ante el resultado fatal probable, entendiendo que la muerte de Kevin hubiera podido ser evitada”. Sin embargo, Stofd está libre y se encuentra en funciones tras ser premiado con el traslado a un destacamento de Prefectura en Concepción del Uruguay, Entre Ríos.

Equipo de comunicación

La Garganta Poderosa.

07/09/2016

A tres años del asesinato de Kevin, el Papa Francisco le envió una carta a su prima Paola

En un gesto de solidaridad, el Papa Francisco le envió una carta personal, firmada de puño y letra, a Paola Vallejos, la prima de Kevin, vecinito de 9 años quien fuera asesinado en Zavaleta el 7 de septiembre de 2013 como consecuencia de un tiroteo entre dos bandas ajenas al barrio, mientras se disputaban una casa deshabitada en medio de una zona liberada por la Prefectura Naval y la Gendarmería.

Al cumplirse tres años del asesinato, grita el Papa en la tapa de la revista de cultura villera; y en la contratapa, un fragmento de la carta de Francisco a la comunicadora de La Garganta Poderosa.

Recién un año y medio después del asesinato de Kevin, el 2 de marzo de 2015, el prefecto Daniel Stofd, encargado del primer móvil que arribó a la zona, fue procesado por el juez Luis Alberto Schelgel, por “omitir las funciones de prevención que le eran exigibles por su rol de garante de la seguridad en la zona y su actuación precaria ante el resultado fatal probable, entendiendo que la muerte de Kevin hubiera podido ser evitada”.

Sin embargo, Stofd está libre y se encuentra en funciones tras ser premiado con el traslado a un destacamento de Prefectura en Concepción del Uruguay, Entre Ríos.

El 10 de agosto de 2016, el abogado Luciano Ortíz Almonacid, junto a la familia de Kevin, presentó el requerimiento de elevación a juicio en la causa que sigue al prefecto Daniel Stofd por “incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

A continuación, consignamos nuestro comunicado a 3 años de la muerte de Kevin. Y debajo, la carta completa de Francisco a Paola.

“UN GRITO EN EL CIELO”

Muchos celebramos su visita fantástica a Fidel.

Muchas criticamos a la cúpula eclesiástica y su histórico papel.

Muchos nos sentimos hijos de ningún Dios.

Muchas nos creímos que no teníamos voz.

Muchos cuestionamos su designación.

Muchas tomamos la confirmación.

Muchos crecemos con Mugica santificado.

Muchas queremos a Von Wernich excomulgado.

Muchos sufrimos el lado oscuro del capital.

Muchas exigimos aborto seguro y legal.

Muchos no tenemos castas, ni religión.

Muchas tememos a los pederastas fuera de prisión.

Muchos y muchas debatimos nuestro compromiso, pero hoy, hoy es el Día del Petiso, desde el 7 de septiembre de 2013, el día del amor que no desaparece, el día que nos abre un tajo en la cabeza, el día que lo matan abajo de una mesa.

Con la pluma mojada en sus ovarios, su prima redacta una carta a nombre de nuestros barrios, contando la historia que casi nadie contó, refrescando la memoria del hombre que la bautizó y soltando un grito tan doloroso como poderoso, sin mirar a quién.

“Tu carta me hizo muy bien”, dice la respuesta, simple, manuscrita, honesta, que viene a levantar la voz, acortando las distancias del horror: “Al final, pudimos gritar los dos, en otras circunstancias y con otro dolor”.

Paola Vallejos, una tipa piola que supo llegar lejos a fuerza de alaridos, puso frente al Papa “viejos rostros queridos”, junto a esa verdad tan privada de salud, en el altar de la desigualdad, “tanta crueldad y esclavitud, que les quieren arrancar la dignidad”.

Basta un grito rotundo para quebrar desde adentro la zozobra que blinda la voz, “desde que el mundo optó por sacar del centro a la obra más linda de Dios”.

Y esa obra eras vos, seas rico o villero, pero ahora “han puesto allí, al dios del dinero”.

Silenciados, vulnerables, sin la diosa plata, ni los cumplidos de la moral, “o son esclavizados por las innumerables maneras de trata o son compelidos a adorar al capital”.

Grita Kevin, grita Francisco y grita Pao, con el poder de toda una asamblea: “Gracias por animarte a imitar el coraje de la mujer cananea”.

Que no se quedó callada, ni aceptó jamás esperar sentada, “gritó y no paró de gritar, hasta ser escuchada”.

Hoy, 7 de septiembre, retumba hasta el Vaticano, ese grito que pegamos 3 años atrás: el enano no se calla, nunca más.

 

 Carta de Francisco a Paola Vallejos, prima de Kevin, nuestra garganta:

cartadelpapa-550-max

Señora Paola Vallejos,

Buenos Aires

Querida Paola:

La foto dándote el Sacramento de la confirmación, la carta que me trajo Juan. Foto y carta; confirmación y vida; Paola, Juan y Jorge; mucha cruz y luz de resurrección. Todo esto junto.

Entramado de una vida, de muchas vidas; cruce de caminos, algunos lindos y otros tortuosos… Y, al final, pudiste gritar, como yo también –en otras circunstancias y con dolor- también pude.

Tu carta me hizo bien y recuperó memoria.

Memoria de tantos rostros queridos y también memoria de tanta crueldad y esclavitud que arruina esos rostros y les quieren arrancar la dignidad.

Sí, Paola, desde que este mundo optó por sacar del centro la obra más linda de Dios –el hombre y la mujer- y poner allí al dios dinero, se repiten y acentúan los esfuerzos por arrancarnos la dignidad.

Entonces, hombres y mujeres, creados con las manos artesanales de Dios, o son esclavizados por las innumerables maneras de trata de personas o son compelidos a adorar a ese “dios dinero” que usurpó el centro de la maravillosa creación.

Y, en ambos casos, se les arranca la dignidad.

Gracias, Paola, por luchar contra esta idolatría que nos destruye como pretendió hacerlo la idolatría de mi tiempo con el mismo Hijo de Dios.

Gracias por animarte a imitar el coraje de aquella mujer cananea (Mt. 15: 21-28) que no paró de gritar hasta ser escuchada.

Gracias por tener la valentía a la que nos invita Jesús, el único capaz de vencer la idolatría del mundo.

Por favor, te pido que en medio de la lucha de cada momento, no te olvides de rezar por mí, para que el Señor me dé el coraje necesario para revivirlo a Él y a los hermanos, sin cobardía. Y te prometo rezar por vos.

Que Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide.

Afectuosamente,

Francisco

(Padre Jorge)