“No hay peor sordo, que el que no quiere oir” dicho popular

¡SORDOS!

Por Jorge Rachid

No quieren oír, porque no les importa escuchar, establecieron su plan, encontraron un presidente dócil a sus demandas, avanzan según lo establecido y lo único que les preocupa es la reacción popular y el peronismo ejerciendo su rol opositor en las calles, donde no lo pueden doblegar ni comprar legisladores pusilánimes.

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

NAC&POP

25/8/16

Ni efectos no deseados, ni errores, ni malas interpretaciones, las políticas del macrismo son un éxito de la estrategia diseñada off shore, por sus mandantes, instalada a lo que fuere, con la brutalidad habitual de quienes están acostumbrados a ser obedecidos, por las buenas o por las malas, porque ejercen el poder.

Macriteempome-320-Max

Ese Macri envuelto en la maraña de una política que lo supera a todas luces, intenta explicar los inexplicables para él, porque no entiende la reacción popular, el conflicto en ciernes, las movilizaciones a decisiones políticas, que como en su vida, siempre formaron parte de su habitualidad.

De ahí su desconcierto, su balbuceo en las respuestas, no está acostumbrado mas allá del ejercicio de años de gobernar a control remoto, que nadie lo interrogue sobre aspectos de su vida, ni que tenga que dar explicaciones y menos a quienes no son sus pares.

Por eso puede decir suelto de cuerpo que se está creciendo, que se crearon empleos, que la gente está bien.

No es que no tenga conciencia de realidad, la tiene, lo que le pasa es que no se explica como lo enfrentan, como son capaces de no responder a sus órdenes, las gentes del común cuando les ordena abrigarse en sus casas, aceptar que lo que vendrá es mejor, que antes estaban mal y ahora este es el camino correcto.

Y encima como si fuese poco, lo enfrentan.

Toda una afrenta a su persona.

De la “pesada herencia” recibida, sin dudas el mejor traspaso histórico en Democracia, que haya recibido gobierno alguno, ahora han pasado al discurso de que “todas” las movilizaciones espontáneas, están armadas, para agredir al presidente y su comitiva, inventando pedradas que no existieron, agravios que no se dieron, que lo llevaron a blindar su coche.

Papelón.

La tacks force macrista, reforzada, que componen los medios hegemónicos, principales responsables del silencio informativo y del sesgo de la noticia, hasta el partido judicial, encarnizado sobre las figuras del gobierno peronista, desde Cristina hacia abajo, en una persecución inaudita en Democracia, nunca vista, ni siquiera en los años de proscripción del peronismo, cuando gobernaron Frondizi e Illia.

Encima acusan a los trabajadores de “vagos y malentretenidos”.

Sin embargo la catarata de leyes ordenadas por los grupos concentrados de poder, siguen su curso, con algunas contramarchas necesarias, como el fallo de la Corte sobre tarifas, pero con trampas como no querer discutir, pese al fallo, el precio de boca de pozo del gas, que le otorga a las petroleras, entre ellas Shell una ganancia automática de tres mil millones de dólares.

Mientras le piden al pueblo que ahorre, que aguante, que sufra con esperanza de un futuro mejor, la famosa teoría del derrame de una copa que no para de crecer, nunca se llena, siempre quiere mas, como pasa en el mundo, donde -con estas teorías- el 1% mas rico, posee la riqueza de la mitad de la población mundial, donde mueren 25 mil personas por día de hambre.

Desarmar el UNASUR, confrontar con los gobiernos populares de América Latina, abrazarse con los saqueadores imperiales, abrir la economía, destruir las economías regionales a las cuales, supuestamente venían a salvar, son algunas de las perlas demostrativas, que están destruyendo trabajo argentino, con manzanas chilenas, naranjas españolas, y sigue la lista de la invasión importada.

No quieren oír, porque no les importa escuchar, establecieron su plan, encontraron un presidente dócil a sus demandas, avanzan según lo establecido y lo único que les preocupa es la reacción popular y el peronismo ejerciendo su rol opositor en las calles, donde no lo pueden doblegar ni comprar legisladores pusilánimes.

En la calle millones de personas en todos el país hacen escuchar su voz, una voz que no entra en Balcarce 50, porque ellos, ocupados, están terminando el trabajo sucio que les encargaron.

JR/