El HSBC, es bueno recordar, era el banco favorito de Domingo Cavallo y lo es de muchos funcionarios amarillos.

BANCO HSBC: CÓMO SE LIBRÓ DE LA JUSTICIA DE EEUU A PESAR DE SUS CRÍMENES EN TODO EL MUNDO

Quien todavía tenga alguna duda de dónde está el poder real debe leer con atención esta nota que demuestra que el del HSBC (y por extensión, el del sistema financiero mundial) es mayor que el del gobierno de los Estados Unidos, y cómo haber sido el principal canal de financiamiento de los carteles mexicanos de la cocaína y otras drogas -entre otros crímenes- no le valió al banco (creado en su momento para financiar las guerras del opio, por las cuales el Reino Unido obligó a China a seguir permitiendo la libre circulación de esa droga, a la cual era adicta gran parte de su población) más que algún regaño y multas insignificantes.

 

Fuente: Pájaro Rojo

Foto: Reuters

 

Un contador argentino ligado al sionismo y residente en Londres, Miguel Gerardo Abadi, manejaba cuentas del HSBC en el año 2008 por 6.700 millones de dólares, según el mismo se jactó en una entrevista de una revista norteamericana especializada en finanzas. Más de la mitad de esa cifra correspondía a cuatro mil cuentas de argentinos evasores, y una sola concentraba más de 1.100 millones de dólares. En ésta y en otras, Abadi estaba asociado a David Raúl Goldfarb, argentino radicado en Tel Aviv, y en ésta especialmente a Rubén Beraja, que una década atrás había fundido el Banco Mayo.

 

Beraja está siendo juzgado por su claro papel en el desvío de la investigación y encubrimiento de los asesinos que demolieron el edificio de la AMIA (donde también tenía su sede la DAIA que él presidía) y mataron a 85 personas. En la actualidad hay una brutal ofensiva para evitar su condena, e incluso para hacer como que la investigación piloteada por el juez Juan José Galeano y los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia hubiera sido buena, cuando se demostró fehacientemente en un larguísimo juicio que fue amañada para acusar falsamente a un grupo de policías bonaerenses.

 

Cabe preguntarse en qué estado está la investigación iniciada en la justicia por el ex titular de la Aduana Ricardo Echegaray. ¿Alguién tiene alguna noticia? JS

 

 

Nuevo informe revela cómo HSBC se libró de ir a juicio por blanqueo masivo de dinero del tráfico de drogas

 

hsbc-990

LOS NEXOS / THE WALL STREET JOURNAL 

 

Un nuevo informe elaborado por el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes del Congreso de EEUU, amplía la información sobre el acuerdo que el banco HSBC (Hong Kong and Shanghai Banking Corporation) alcanzó con el gobierno estadounidense, por el que desembolsó 1.920 millones de dólares a cambio de no ser llevado a juicio por incontables delitos financieros en todo el mundo.

 

El acuerdo fue muy oportuno para tapar las consecuencias de una investigación en la que se reveló cómo el HSBC había violado casi todas las leyes federales de lavado de dinero proveniente del tráfico de drogas, ayudando a los cárteles mexicanos a dar salida a sus “inversiones” y además ayudando a numerosos gobiernos que estaban por entonces enfrentados a los intereses de Estados Unidos, como Libia, Irán, Birmania y Sudán.

 

El por entonces CEO del HSBC, Stuart Gulliver, ni siquiera se molestó en defenderse y reconoció todas las responsabilidades por las ilegalidades cometidas. Como muestra de arrepentimiento pidió disculpas «a la gente de todo el mundo» y anunció que tomarían medidas concretas para «solucionar nuestros errores».

 

El acuerdo se alcanzó en medio del escándalo, ya que mientras el Fiscal General, Eric Holder, declaró que era un ultimátum contundente al banco, numerosos funcionarios del Departamento de Tesorería escribieron al Departamento de justicia y a los reguladores financieros de Estados Unidos denunciando la alarmante velocidad e impaciencia que los altos cargos mostraban para cerrar cuanto antes el procedimiento.

 

Y es que los funcionarios de Justicia ofrecieron todo tipo de trámites acelerados y facilidades al HSBCantes de consultar con los departamentos correspondientes de la Oficina de Tesorería para garantizar las cantidades precisas a cada grado de sanciones.

 

También la Financial Services Authority – regulador británico financiero – puso todo tipo de obstáculos en las investigaciones e influyó en el Departamento de Justicia para que no se llevara a juicio al bancohaciendo de agoreros al argumentar que un tipo de castigo así provocaría turbulencias impredecibles en los mercados financieros a nivel global.

 

A todo esto, el informe añade que el Departamento de Justicia ni siquiera pudo llevar un orden correcto sobre la toma de decisiones en el HSBC y no cumplió con las solicitudes presentadas por los congresistas y las citaciones correspondientes. El informe es tan duro que llega a decir abiertamente que el Departamento de Justicia «no ha sido franco con el Congreso ni con los estadounidenses».

 

El Departamento de Justicia hizo todo lo posible para que los documentos internos no llegaran a ser analizados y los activos decomisados, porque  los altos directivos tenían pánico de  provocar turbulencias en los mercados financieros internacionales al tomar esas decisiones.

 

Mentiras y más mentiras 

 

Los altos cargos del Departamento de Justicia, añade el informe, hicieron declaraciones graves a la prensa en marzo de 2013 cuando afirmaron que estaban muy preocupados porque “cualquier intervención en este tipo de entidades financieras podría provocar un terremoto colosal y una recaída en la crisis económica internacional”.
Sin embargo, apenas dos meses después en una audiencia ante el Congreso el máximo responsable fue contundente al declarar «ningún banco es demasiado grande para evitar la cárcel».

 

¿Qué es el  HSBC? ¿Qué ha hecho? ¿Cómo surgió?

 

EL HSBC es un banco creado por el Imperio Británico para financiar las guerras del opio. El Hong-Kong and Shanghai Banking Corporation surgió en 1865 y rápidamente se convirtió en uno de los bancos más importantes a nivel internacional gracias al opio chino.
En dos ocasiones, durante el siglo XIX, los emperadores chinos se alarmaron ante el alcance que esta droga tenía en su país, prohibiéndola e interponiéndose en los intereses del Imperio Británico.

 

El HSBC tiene 50.000 cuentas y fondos operativos de unos 2.100 millones de dólares en las islas Caimán, uno de los mayores paraísos fiscales, pero allí no tiene ni empleados ni oficinas.

 

Se trata de un banco que ha reconocido públicamenteque que se dedicó a sobornar con 2.000 millones de dólares a los funcionarios de Estados Unidos para que faciliten la circulación del dinero de los cárteles mexicanos de la droga y así pudieran invertir su dinero en el HSBC de Suiza.

 

Hace cuatro años, el HSBC fue encontrado directamente culpable de manera oficial, pero el alcance era tan profundo que el Senado de Estados Unidos optó directamente por abandonar la investigación, dejándola por imposible.

 

Facilitando guerras, tráfico de armas y ejércitos de niños soldado

 

En agosto de 2014, los funcionarios de Hacienda argentinos investigaron la sede de HSBC en Buenos Aires. Ricardo Echegaray, máximo responsable de la Aduana, acusó al banco británico de “desplegar una plataforma compleja para habilitar el fraude, una maniobra para ocultar información de los grandes evasores de impuestos”.

 

Jeffrey Tesler es un abogado británico que fue condenado por participar en el escándalo de sobornos Halliburton. Se trataba de una red de bancos muy exclusivos dedicado a canalizar 182 millones de dólares en sobornos a funcionarios nigerianos a cambio de que les concedieran el monopolio de construcción de infraestructuras a un grupo de empresas.

 

Es interesante rescatar las últimas palabras de Tesler en el juicio: «No hay día en que no me arrepienta de mi carácter débil. Acepté estándares de comportamiento en una cultura de negocios que es injustificable. Acepté el sistema corrupto que existía en Nigeria. Me cegué y soy culpable de los delitos imputados».

El máximo responsable de todos estos sobornos fue Dick Cheney, uno de los criminales de guerra que impulsó la segunda Guerra del Golfo para favorecer a la empresa con la que había trabajado antes de ser vicepresidente de Estados Unidos: Halliburton.

 

Una vez más el HSBC, el mayor banco del Imperio Británico, operó desde la City de Londres como conductor para los sobornos. Fue gracias al banco británico que Tesler pudo entrar en contacto con los funcionarios de más alto nivel en Nigeria, transfiriendo sobornos desde Suiza a partir de 1996.

Aunque sabían que estaba siendo investigado desde 2003, el HSBC siguió asesorando y ofreciendo sus servicios a Tesler y a toda su familia, sus cuentas en el banco ya tenían varios ceros en 2006. El HSBC sabía de sobra que Tesler estaba siendo investigado por casos criminales y sobornos en Nigeria, aunque le era absolutamente indiferente; lo único que querían era que su dinero permaneciera en sus cuentas.

 

Incluso el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) ha publicado sin tapujos «los documentos secretos revelan que el gigante bancario mundial HSBC con sede en Londres se benefició de hacer negocios con traficantes de armas que dan bombas de mortero a los niños soldados en África, traficantes de diamantes, de sangre  y otros fuera de la ley internacional».

 

Además añadió que las investigaciones de la Comisión de Cuentas Públicas han demostrado que todo esto se realizó con el consentimiento de las autoridades fiscales del Reino Unido.