En línea con la mejor historia del movimiento nacional, un firme planteo sobre la unidad regional y el panorama mundial.

LA CORRIENTE FEDERAL DE TRABAJADORES UNA REALIDAD PROFUNDA, UNA ESPERANZA CONCRETA, UN PROYECTO NACIONAL

por Gabriel Fernández*

Esas fuerzas potentes sobre las cuales se asienta la Nación, se han canalizado en un agrupamiento que condensa sectores industriales que no hallaban representación, franjas de servicios preocupadas por ellas y por los demás, nucleamientos culturales y expresiones regionales que dan cuenta de la extensión y la profundidad de la República Argentina.

Por Gabriel Fernández *

 La Señal Medios

19/08/2016

CorrienteSindicalfederañPañazzo-550-Max

Cuando negamos los impulsos más profundos, el mensaje surge difuso.

A todos los seres humanos les sucede: las fuerzas interiores necesitan desplegarse con toda su intensidad; si no es así, hay malestar, enfermedad.

Ocultamiento.

El interés profundo del pueblo argentino, existe.

Eso es lo que había expresado Saúl Ubaldini cuando se le recriminó la combatividad de su decir en acción: “el pueblo, existe”.

Por lo tanto, intentar ocultarlo bajo una trama de acuerdos y concordancias  artificiales, daña la realidad.

La realidad, que es el todo, involucra a los espacios más variados.

Pero tiene su eje, su matriz creadora, en las fuerzas del trabajo.

Las que logran mover el país a través de la construcción, de la elaboración, del pensar y el hacer.

Esas fuerzas potentes sobre las cuales se asienta la Nación, se han canalizado en un agrupamiento que condensa sectores industriales que no hallaban representación, franjas de servicios preocupadas por ellas y por los demás, nucleamientos culturales y expresiones regionales que dan cuenta de la extensión y la profundidad de la República Argentina.

Por eso es posible afirmar que la Corriente Federal de Trabajadores implica un mensaje nítido que trascenderá holgadamente el próximo encuentro de la Confederación General del Trabajo y alzará su voz hacia el conjunto del cuerpo social, esas zonas con proyectos coincidentes.

Crecerá, más allá de tal o cual decisión dirigencial.

Esto se reconoce en los miles de trabajadores movilizados en la actualidad, y también en el programa esbozado.

Si lo recorremos con detenimiento observaremos que se trata de una propuesta para el pueblo argentino, sin distinción de sectores o alineamientos previos.

Lo decimos con plena conciencia.

En ese programa se registran iniciativas de emergencia para el presente dramático gestado por un gobierno oligárquico antinacional y antipopular.

Un bloque de medidas destinadas a zanjar las dificultades presentes y recuperar logros básicos.

Pero va más lejos.

Porque contiene propuestas para el desarrollo industrial, el control de recursos estratégicos, el comercio interior y exterior, las finanzas, las deudas, los impuestos, las empresas, los capitales, el transporte, la energía, la vivienda, la salud, la educación.

Y en línea con la mejor historia del movimiento nacional, un firme planteo sobre la unidad regional y el panorama mundial.

Aunque se conocieron algunos conceptos de interés, no se ha dado a luz otro material que encarne orgánicamente a los trabajadores con este volumen y abarque al conjunto popular.

Por eso hilvana con la historia: La Falda, Huerta Grande, CGT de los Argentinos, 26 Puntos de la CGT…  lo mejor del pensamiento político aplicado a los desafíos presentes y futuros.

Y por eso se comprende la vital consideración de Héctor Amichetti en el reciente acto de Ferro Carril Oeste: “Este espacio sindical no sólo tiene una propuesta para los trabajadores, tiene una propuesta para el pueblo argentino.”

“Es hora de que nos demos cuenta que sistemáticamente nos obligan a discutir salarios y condiciones de trabajo mientras la agenda la discuten la política y el sector empresario”.

El titular de la Federación Gráfica Bonaerense completó la idea con transparencia: “Vamos a la CGT con un programa de gobierno.

No a ser el cuarto de servicio de ningún partido político.

Recoge el espíritu nacional y popular que unió a socialistas, radicales, peronistas y a generaciones de argentinos”.

En esa proyección, este presente.

Lo manifestó con severidad el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo: “Los trabajadores estamos diciendo que no nos vamos a rendir, que nos vamos a movilizar y que lo vamos a hacer con la alegría de los militantes que salen a luchar cada día”.

Añadió: “Han venido por todo, han venido a llevarse la historia.

Estamos dispuestos a construir desde el movimiento obrero los espacios de una nueva mayoría que confronte con este modelo político, económico y social y lo termine venciendo en las calles y en las urnas en el 2017 y en el 2019”.

En la misma dirección vale considerar las brillantes precisiones de Horacio Ghilini (Sadop), Pablo Reguera (Aceiteros San Lorenzo), Ilda Bustos (Gráficos Córdoba), que pusieron énfasis en los modelos de realización político sindical y en la enorme proyección de los trabajadores del interior a la hora de trazar un diseño de país con horizonte extenso.

Ahí están las claves prácticas del planteo general. La Corriente Federal es una fuerza real que emerge desde la profundidad de la Patria.

Debían ser los trabajadores, tenía que ser el movimiento obrero, el espacio dispuesto a tomar esa realidad, montarla y orientarla en un sentido genuino.

Las variantes que intenten ignorar o devaluar este impulso no harán más que agudizar el malestar y fomentar la enfermedad de la Nación.

Las fuerzas interiores, señalamos, necesitan desplegarse con toda su intensidad.

Aquí están, encauzadas en una Corriente que ha resuelto construir la esperanza.

GF/

*Director La Señal Medios / Sindical Federal / Area Periodística Radio Gráfica.

www.sindicalfederal.com.ar