Ganó premios: 6 Martín Fierro, 2 Santa Clara de Asís, Fund TV (PK) a la Trayectoria, el Konex y otras distinciones en el país y el exterior. Un legendario.

ROBERTO VACCA EL DE “ARGENTINA SECRETA» INGRESABA EN EL COMANDO CELESTIAL

Roberto Vacca, gran periodista de la legendaria Primera Plana y Siete Dias junto a Rodolfo Walsh dejó de existir en la noche del martes 16 de agosto de 2016 en brazos de su mujer, Marcela Castro, con quien había sido muy feliz, luego de un coma inducido, en el Hospital Británico. Fue junto con Otelo Borroni el documentalista estrella de «Historias de la Argentina Secreta» con el que ganó seis Martín Fierro. Sus restos fueron esparcidos en las 24 provincias argentinas por sus amigos y compañeros, en la Patria que tanto amo y  a la que sirvió con pasión y un gran profesionalismo.

NAC&POP

16/08/2016

Vaccaconestudiantes

Durante años había luchado contra el cáncer de sangre, habiéndolo vencido varias veces.

Hombre de garra y lucha deseaba vivir con una pasión admirable.

Periodista, historiador, realizador y productor de TV, se dedicó al periodismo político, cultural, policial y turístico en diarios, revistas, cine, radio y televisión: Canales 7, 11 y 13, Siete Días Ilustrados, Democracia, La Razón, La Calle, El Independiente (La Rioja), Confirmado, Stern (Alemania), L’Europeo (Italia), Radio Splendid, El Mundo, Excelsior, Del Plata y Continental entre otros.

Había nacido el 18/12/1942

Vivió exiliado en Montevideo (1976-84) donde fundó la revista Noticias y la agencia de publicidad Diálogo.

De vuelta en Buenos Aires, retomó la realización del programa de televisión «Historias de la Argentina secreta», que creara en los ‘70.

Fue autor de Décadas, Escuela y vida, El eco lógico que se difundió por el Canal Federal de TV satelital..

Fundó la revista Historias de la Argentina y dirigió la Enciclopedia Visual Argentina.

Recibió el premio Konex 1987: Divulgación (juntamente con Otelo Borroni, su coequiper y socio en AS)

Ejerció la docencia como Profesor en la Universidad de Concepción del Uruguay.

En Telam formó parte del equipo audiovisual que acompaño la gestión de Martín García, organizando lo que iba a ser el Noticiero Federal de Televisión de la agencia estatal.

Fue integrante desde los Encuentros de Mar del Plata del 83 y 84 y el de Tucumán del 85 de Argentina en Comunicación el colectivo de la producción audiovisual federal que lucho desde los ´80 por una Ley de Medios audiovisuales para todos los realzadores del país y también de su refundación en tiempos de Néstor y Cristina.

Ganó premios: 6 Martín Fierro, 2 Santa Clara de Asís, Fund TV (PK) a la Trayectoria y otras distinciones en el país y el exterior.

Su ultima actuación periodística fue en la radio FM Mercado que fundara Guillermo Moreno.

En FM Mercado condujo un programa diario junto a Gabriel Lombardía, al final de la tarde, hasta que las nuevas autoridades del macrismo prescindieron de sus informes.

Era peronista leal y un gran compañero.

Su figura se agigantara con el tiempo, ya que fue uno de los más grandes documentalistas argentino y suramericano.

Su registro de personajes, lugares, fiestas, costumbres, tradiciones, y la geografía humana en cada rincón del país no tiene parangón en la televisión argentina.

Es un hito cultural de los más grandes que ha dado su generación y se verá si lo igualan o superan las generaciones más jóvenes con el tiempo.

Decía Sergio Sinay con admiración: “Lo más cerca que estuve de Ernesto Shoo fue en la Editorial Abril, a principios de los años 70, cuando él escribía en Panorama y yo era un muy joven redactor de Siete Días (la primera, la verdadera, aquella en la que se hacía y se aprendía periodismo de la mano de líderes como Norberto Firpo y Mario Bohoslavsky y junto a otros potrillos, como Daniel Pliner, Mempo Giardinelli, Roberto Vaca, Otelo Borroni y tantos compañeros de lujo”

Sus restos serán esparcidos en las 24 provincias argentinas por sus amigos y compañeros, en la Patria que tanto amo y  a la que sirvió con pasión y un gran profesionalismo.

En Europa era muy admirado porque nadie entendía como se podía hacer un documental por semana y filmando historias en lugares tan apartados de la Argentina.