Edgardo Bauza, nacido en Granadero Baigorria, cerca de Rosario, 26/01/58, alcanzó su mayor anhelo al ser elegido DT. de la nacional.

EDGARDO BAUZA, «HIJO» DE CENTRAL, SABIO Y PRUDENTE

Por Jose Luis Ponsico

Se apoya mucho en su hijo «Maxi» que tiene a su cargo los videos propios y de los rivales. A propósito un recuerdo no lejano lo pinta de cuerpo entero, por su afán de «estar en todos los detalles»


por José Luis Ponsico
Télam
1 de agosto

Edgardo Bauza, nacido en Granadero Baigorria, cerca de Rosario, 26/01/58, alcanzó su mayor anhelo al ser elegido DT. de la nacional.

Reconocido por dirigencia futbolera según trascendió en larga «fumata» en la AFA.

Dos semanas.

El popular «Patón» -calza 47- hijo «de un laburante» como dice, que lo llevaba a jugar de niño al Club Spartak del barrio llegó a Central a los 13 años.

Hizo inferiores y dos entrenadores lo marcaron: don Angel Tulio Zof y Carlos Timoteo Griguol.

Con ambos ganó títulos en «Arroyito»

Un «6» fuerte, impasable en el juego aéreo -Bauza, 1.90 de estatura- y con una subida que lo transformó en el segundo goleador de Rosario Central en el último medio siglo: convirtió 80 goles siendo defensor.

En total, 108.

Es el segundo en nuestra historia detrás de Daniel Passarella, 134 en 451 partidos

Como entrenador ganó títulos en Liga Universitaria de Ecuador, donde hace ocho años alcanzó la Copa Libertadores de América y el reconocimiento del diario El País de Montevideo.

Elegido «el mejor DT. del continente».

En San Lorenzo hace dos años, repitió en festejo inolvidable.

Desde 1960 era un anhelo <azulgrana<

Está entre los «técnicos prácticos»: «defender con inteligencia, atacar con eficacia», dice.

Convocado en el´82 por César Menotti para el Mundial de España -al cabo, quedó afuera- y Carlos Bilardo, Mundial Italia´90.

Fue suplente.

Por ése lado «zafó» de la antigua polémica.

En la previa ni Carlos Bianchi (Boca) ni Ramón Díaz (River) tenían demasiado
apoyo de los «clubes chicos».

El tema de la identificación pesó mucho.

Desde Menotti y Bilardo, luego Alfio Basile, Marcelo Bielsa, José Pekerman, entre
otros, ni Boca ni River tuvieron el «privilegio»

En San Pablo, su último equipo, alternó buenas y malas.

Eliminado por Atlético Nacional de Medellín, Bauzá estaba con contrato y su intención era seguir.

Pero la selección nacional es «lo máximo».

Se apoya mucho en su hijo «Maxi» que tiene a su cargo los videos propios y de los rivales.

A propósito un recuerdo no lejano lo pinta de cuerpo entero, por su afán de «estar en todos los detalles»

En agosto 2015 San Lorenzo con chance visitó a Boca, puntero, en «La Bombonera».

La tarde noche del error del pibe Rodrigo Bentancur.

Ganó el equipo de Bauza 1 a 0 sobre la hora.

Bauza admitió «por un error rival».

Y alentó al joven Rodrigo Betancur. «Tiene un gran futuro», puntualizó.

«A mí me pasó.

Del bajón se sale alentado por los compañeros y el técnico.

Se sufre mucho, igual», siguió.

«Vimos tres videos que armó «Maxi» -su hijo- con los jugadores.

El partido salió como nosotros esperábamos» dijo el «Patón», aquella vez, mientras atendía al periodismo en una confitería céntrica.

Un «táctico», sabio y prudente.