Habrá que avisarle al gobierno, que el pueblo existe y que cuando agota su paciencia, “hace tronar el escarmiento”

PERÓN: “CUANDO LOS PUEBLOS AGOTAN SU PACIENCIA…”

Por Jorge Rachid

La diferencia entre la legalidad democrática y la legitimidad de gobierno, surge del compromiso que se asume ante los compatriotas y los intereses que se protegen a la hora de gobernar, en especial cuando esos intereses ni siquiera son nacionales, de grupos de poder locales, sino que son expresión clara de políticas de sumisión nacional y pérdida de soberanía en las decisiones a largo plazo.

Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
NAC&POP
14/07/2016

1- Así lo expresaba el General Perón cuando frente al pueblo reunido en la Plaza de Mayo, reclamaba acciones ante los atentados golpistas de 1951, que intentaban capitalizar las circunstancias históricas de una crisis a nivel internacional, para desplazar el gobierno democrático y popular, por medios militares.

2- Hoy por suerte no atravesamos una situación dictatorial, aunque si un gobierno que día a día pierde legitimidad ante la población, en función de la suma de mentiras esgrimidas en campaña electoral, sumadas a la implementación de políticas brutales que han afectado la calidad de vida del pueblo argentino.

3- La diferencia entre la legalidad democrática y la legitimidad de gobierno, surge del compromiso que se asume ante los compatriotas y los intereses que se protegen a la hora de gobernar, en especial cuando esos intereses ni siquiera son nacionales, de grupos de poder locales, sino que son expresión clara de políticas de sumisión nacional y pérdida de soberanía en las decisiones a largo plazo.

4- Es así cuando se endeuda al país en 37 mil millones de dólares en sólo 7 meses, cifra que expresa al casi la totalidad del endeudamiento de la dictadura militar genocida en 7 años, cuando arrasaron al país, nacionalizando la deuda privada, desde Cavallo y Stugenezer, el mismo que hoy conduce, procesado, el Banco Central.

5- También cuando se libera la compra de tierras a extranjeros que incluyan cursos y espejos de agua, que por la Constitución Nacional son propiedad imprescriptible del pueblo argentino.

Agreguemos a eso la instalación inminente de bases militares norteamericanas en la Triple Frontera y en Tierra del Fuego, alejando estas acciones la posibilidad de recuperar soberanía en Malvinas, hoy ocupada por la OTAN y además pone en riesgo la presencia argentina en Antártida y nuestras bases científicas.

6- Todas estas medidas serán sufridas por las futuras generaciones de argentinos, como lastre de una política neoliberal, entreguista y colonial, ya que constituyen hechos estructurales que determinan cursos de acción que son difíciles de modificar, desde procesos democráticos que requieren negociaciones permanentes de avances y retrocesos en el campo internacional.

7- Pero sin dudas lo que puede agotar la paciencia del pueblo argentino es sin dudarlo, la agresiva campaña de culpabilización que se hace de las conductas sociales que llevaron al país al mayor proceso de crecimiento con distribución de la riqueza, de los últimos 40 años y el mejor período desde la recuperación democrática en cuanto a calidad de vida de los argentinos, con inclusión social.

8- Es que los sectores del privilegio que hoy gobiernan, no toleran la distribución de la riqueza en manos del pueblo, por esa razón son capaces de transferir en 48 hs cientos de miles de millones de pesos a los sectores concentrados de la economía y producir una devaluación que favorece a los exportadores, quitando retenciones además, que provocan un vaciamiento de las arcas del estado, a las cuales se acusa al gobierno peronista, intentando demostrar que uno o dos ladrones puedan provocar una crisis estructural.

Un disparate mayor.

9- Cuando el gobierno nacional y popular subsidiaba, aún con errores tarifas, lo hacía en el convencimiento que eso es sumar salario a los bolsillos de los trabajadores, como hicieron y hacen todos los países del mundo que además subsidian las pequeñas y medianas empresas para estimular la producción.

Eso es criticado hoy como un hecho repudiable, cuando en verdad es la única política de estado, que da previsibilidad a las instituciones: un estado presente.

10- Por eso el pueblo reacciona a los tarifazos, mas allá de las explicaciones que intentan desde el macrismo con una racionalidad macro económica, que al mejor estilo de los 90, privilegia el cierre de los números, a las situaciones sociales que provoca, con una lógica perversa que durante décadas fue cultura dominante en nuestro país, hasta que recuperamos memoria e identidad, en los 12 años de gobierno nacional y popular al cual quieren borrar de la historia, con falacias y mentiras, que ya no alcanzan para paliar el dolor que han provocado en los argentinos.