Martínez Rojas y los “matones” que contrató, armados con navajas y encapuchados, echaron a lxs trabajadorxs que se encontraban en las instalaciones

LOS TRABAJADORES DE TIEMPO ARGENTINO Y RADIO AMERICA DENUNCIAN LA AGRESION SUFRIDA POR UNA PATOTA PATRONAL CON LA COMPLICIDAD POLICIAL

Los compañeros y las compañeras de Tiempo Argentino y Radio América denuncian los graves hechos ocurridos esta madrugada, cuando un grupo de patoteros que “trabaja” para quien dice ser el dueño de ambos medios , irrumpió en el edificio ubicado en Amenábar 23, donde funcionan la redacción de Tiempo Argentino y Radio América, cuyos trabajadores tienen la custodia de los bienes y herramientas por decisión del Ministerio de Trabajo. La policía se acercó al sitio mostrando una actitud de complicidad absoluta con los patoteros.

Martínez Rojas y los “matones” que contrató, armados con navajas y encapuchados, echaron a lxs trabajadorxs que se encontraban en las instalaciones, tapiaron las ventanas y puertas y comenzaron a destrozar el lugar, las herramientas de trabajo y documentación de la cooperativa

Por más tiempo.

Los/as trabajadores hicieron la denuncia correspondiente por violación de domicilio y la policía se acercó al sitio, pero desde el mismo momento de su llegada a Amenábar 23 mostró una actitud de complicidad absoluta con los patoteros.

Inmediatamente los periodistas avisaron a la policía y al resto de los integrantes del medio.

Pese a la torrencial lluvia, lxs compañerxs se mantuvieron frente a la puerta de la redacción y lograron ingresar al edificio; fueron recibidos por los “matones” con la descarga de los matafuegos, antes de que algunos de ellos huyeran por los techos hacia una casa vecina.

Cuando se presentaron los efectivos policiales no ingresaron al lugar, según dijeron por orden de la fiscalía.

Al rato y a medida que fuimos llegando varios compañeros al lugar, entraron con nosotros y nos encontramos con estos tipos adentro.

La policía no detuvo a nadie, identificó con un listado a los que estaban adentro y los dejó ir haciéndoles un pasillo para facilitarles la salida.

Entre ellos estaba Martínez Rojas, quien en una muestra más de la impunidad que lo sostiene, advirtió a lxs compañerxs de América y Tiempo que los iba a sacar “del forro del culo”.

Es el mismo Martínez Rojas que en mayo pasado tomó la planta transmisora de AM1190 y cortó la transmisión ante la complicidad y la inacción de los órganos de control pertinentes.

Pero la lucha de lxs trabajadorxs de Tiempo Argentino y Radio América, pese a todos los ataques recibidos en estos últimos meses y a la indiferencia del Ministerio de Trabajo y la Justicia, sigue en pie, más fuerte que nunca.