Los estadounidenses no solo dicen “Mercosur, bye, bye”, ahora quieren agregar “Unión Europea, bye, bye”.

DESMEMBRAR A LA UNIÓN EUROPEA (LA PROPUESTA DE LA HERITAGE FOUNDATION)

Por Alberto Methol Ferré

Heritage dice que la Asociación de Libre Comercio es proponer una alternativa “en este momento de estancamiento del libre comercio mundial”. Su único principio guía debe ser “libre comercio por cualquier camino”. Lo que anuncia implícitamente un nuevo gran camino.Un camino que no es solo económico, como pretende sino también geopolítico, aunque esto no sea explícito, aunque si evidente.


Por Alberto Methol Ferré
NAC&POP
02/07/2016

La Fundación Heritage es un trust de cerebros al servicio del presidente estadounidense George Bush. Ahora lo llaman un “think tank”.

De su libro The 2001 Index Of Freedom publicamos el capítulo 3, “The Free Trade Association” (FTA).

Es una significativa agenda para la nueva “economía global” que pretenden liderar y poner en marcha los EE.UU.

Nada de políticas hemisféricas, nada de regionalismos: los Estados Unidos solo pueden tener propuestas “globalizadotas”.

Es la potencia industrial moderna continental y de proyección netamente mundialista.

Por eso decíamos en diciembre pasado en nuestro artículo “El Alca y El Mercosur en el globo”, Cuadernos de Marcha Nº 168, que Monroe era un anacronismo y el Alca solo un fantasma para destruir el MERCOSUR.

Y es elocuente: en la propuesta de la Heritage ni se menciona la posibilidad de existencia del ALCA.

Su insignificancia político – económica es radical.

Apenas existe el NAFTA (con México problematizado) para ser dejado de lado.

Para Estados Unidos todo lo que no tenga sentido global carece de interés para la hoy única potencia global.

Esta es una de las bases de la perspectiva de Heritage, consecuente y sistemática al respecto.

Heritage dice que la Asociación de Libre Comercio es proponer una alternativa “en este momento de estancamiento del libre comercio mundial”.

Su único principio guía debe ser “libre comercio por cualquier camino”.

Lo que anuncia implícitamente un nuevo gran camino.

Un camino que no es solo económico, como pretende sino también geopolítico, aunque esto no sea explícito, aunque si evidente.

Heritage mismo reconoce que “Para los Estados Unidos, la expansión global del libre comercio incluye amplios intereses estratégicos más allá incluso de los imperantes beneficios económicos”.

Es obvio.
Heritage nombra para empezar 11 países encabezados por Estados Unidos y Gran Bretaña.

El resto son 9 enanitos, que incluyen una ciudad – estado como Singapur. De América Latina solo Chile. De Europa: Dinamarca, Luxemburgo, República Checa y Estonia.

“Están representados los países de la ‘periferia’ europea los de de la región asiática del Pacífico: Chile es un baluarte en América Latina y los Estados Unidos es ancla en Norteamérica”.

Para ser más estrictos diríamos: Estados Unidos es el ancla global del FTA.

Heritage se pregunta asi “Si Estonia tiene alternativa de estrechar sus vínculos con Estados Unidos elegiría unirse a un socialismo de museo en Bruselas”.

Y viene un largo ataque al “socialismo” de la Unión Europea, que se vuelve necesidad de disgregar a la Unión Europea y tras breves disquisiciones hace su oferta: “Para las naciones que quieren evitar su total absorción por la U.E., la alternativa lógica es la FTA”.

Para los librecambistas ultras de Heritage, “Socialismo” equivale a “Estado de Bienestar”.

La Unión Europea comenzó a iniciativa de demócratas cristianos como Monnet, Schumann, De Gasperi, Adenauer y algún socialista como Spaak.

¿La economía social de mercado será socialista?

¿La enseñanza social de la Iglesia también?

Por supuesto New Deal y otras perversidades también.

Lo más importante es subrayar la intencionalidad fundamental: el equipo de Bush se propone destruir la Unión Europea.

Todo señala que este acontecimiento dominará los próximos cuatro años.

Luego del derrumbe de la URSS, nada más importante que la intención estadounidense de “balcanizar” (o si se prefiere “latinoamericanizar”) a la Unión Europea.

Estados Unidos quiere una globalización solo con enanitos o con algún enano mediano.

No más.

No quiere un Estado Continental, moderno, federal, como sería la Unión Europea.

Prefiere atomizarla y así lo propone la Heritage.

El grande global son USA y su súcubo inglés.

Asombra que todo esto no se haya difundido y discutido urbi el orbi.

Los estadounidenses no solo dicen “Mercosur, bye, bye”, ahora quieren agregar “Unión Europea, bye, bye”.

El asunto se vuelve interesante.
AMF/
• Cuadernos de Marcha, Tercera Época, Número 171, Abril 2001, Paginas 7 Y 8