La actriz aseguró estar “muy preocupada y triste” por la situación actual de la Argentina

NATALIA OREIRO HABLÓ DE LA REALIDAD DEL PAÍS: «UNO NO TERMINA DE SABER SI ESTO ES UN REALITY SHOW O ES TODO VERDAD»

«A mi hijo le encantaba Zamba [personaje de Pakapaka]. Ahora no lo están dando. Yo tengo todos los capítulos porque me los regalaron. Mi hijo repetía ‘seamos libres que lo demás no importa’.

INFOSHOW

22 de junio de 2016

 

«Estoy muy descolocada, azorada. Estoy tratando de tener mis valores muy firmes», manifestó Natalia Oreiro cuando el periodista Reynaldo Sietecase le preguntó qué opinaba del momento particular que se vive en la Argentina, en el programa radial Guetap.

«Soy socialista y quiero un país sano para mi hijo que es argentino. Yo de alguna forma también lo soy, hace 22 años que vivo acá. Estoy preocupada, triste, son muchas las emociones. Uno no termina de saber si esto es un reality show o es todo verdad. Que parte sí que parte no, qué va a pasar. Estamos todos en la misma. Quiero un país libre básicamente«, señaló la protagonista de la película Gilda, no me arrepiento de este amor en la entrevista con Radio Vorterix.

Como muchos famosos y artistas, Natalia ha manifestado su simpatía por el kirchnerismo. Más allá de los escándalos de corrupción que se relacionaron a este sector, la intérprete uruguaya aseguró que todavía sigue «estando entusiasmada con las cosas buenas que se hicieron», como la ley del matrimonio igualitario, las asignaciones universales, los derechos humanos y algunas cuestiones relacionadas a la cultura.

Pero, aclaró que hubo políticas del gobierno anterior con las que no estuvo de acuerdo: «Todo ciudadano debe apoyar las políticas que parecen buenas para el país que quiere para su hijo. Hay un montón de cosas que desconozco y cosas con las que no estaba de acuerdo, todo lo que tenía que ver con la explotación minera, yo tengo un costado más ecológico. Cosas con las que tampoco estoy de acuerdo en Uruguay, las papeleras y demás. Lo bueno es poder rescatar las cosas que están bien y marcar las que están mal. En este momento, está todo medio desvirtuado y lo lamento mucho, pero creo que no hay que perder el objetivo de lo que queremos como país».

Por último, aseguró que es importante hablar con los hijos y relató una anécdota sobre el pequeño Merlín Atahualpa: «A mi hijo le encantaba Zamba [personaje de Pakapaka]. Ahora no lo están dando. Yo tengo todos los capítulos porque me los regalaron. Mi hijo repetía ‘seamos libres que lo demás no importa’. Lo demás también importa, pero obviamente primero es importante ser y querer ser libres».