La institucionalidad no resuelve lo político pero sin dudas que la unidad es más virtuosa si se institucionaliza.

LA UNIDAD DE LA CGT TIENE TRES DIMENSIONES

Por Horacio Ghilini

La otra dimensión es la cupular, la unidad de arriba para abajo, es lo que llamamos la “unidad de los referentes”, en este casó Caló, Moyano y Barrionuevo.  El tercer nivel es la unidad desde interior del país hacia el centro (lo federal) y desde las bases hacia la conducción siguiendo esa idea martinfierrista de “el fuego para calentar tiene que salir desde abajo”. Se sustenta en movilización de los trabajadores especialmente frente al modelo económico en marcha. Es la que produjo el importante acontecimiento político frente al monumento al trabajo en la Avenida Paseo Colón que sobrepasó “los aparatos” y convivió pacíficamente con los movimientos sociales.

Por Horacio Ghilini

Semanario Trabajo y Economía

21 junio, 2016

La primera es jurídico institucional y se cumplió el 3 de junio último.

A resolver quedan la segunda, referida a sus autoridades y la tercera a la unidad desde las provincias hacia el centro y desde las bases hacia la conducción.

Hay tres dimensiones desde las que pueden analizarse el proceso de unidad de la CGT.

La primera es la jurídico e institucional.

Para que el Congreso que la CGT Moyano y el Congreso de la CGT Caló se unifiquen el próximo 22 de agosto debían convocar a un solo Confederal y eso es lo que sucedió el pasado 3 de junio.

En este aspecto, que tiene su relevancia y que no hay que desmerecer, se dio un paso importante que es “emprolijar” lo que en el pasado era una denuncia y una disputa por quien tenía la razón y la potestad de lo jurídico.

La institucionalidad no resuelve lo político pero sin dudas que la unidad es más virtuosa si se institucionaliza.

La otra dimensión es la cupular, la unidad de arriba para abajo, es lo que llamamos la “unidad de los referentes”, en este casó Caló, Moyano y Barrionuevo.

Ellos plantean la unidad en tres tercios y esto es una manera de verla desde el punto de vista de las cúpulas.

Si bien lo positivo es que dichos dirigentes han manifestado su voluntad de dar un paso al costado y se dan cuenta de que tienen que fomentar una unidad con una nueva generación de dirigentes, sin embargo, plantean una unidad desde las cúpulas priorizando los espacios por sobre el proyecto.

El tercer nivel es la unidad desde interior del país hacia el centro (lo federal) y desde las bases hacia la conducción siguiendo esa idea martinfierrista de “el fuego para calentar tiene que salir desde abajo”.

Se sustenta en movilización de los trabajadores especialmente frente al modelo económico en marcha.

Es la que produjo el importante acontecimiento político frente al monumento al trabajo en la Avenida Paseo Colón que sobrepasó “los aparatos” y convivió pacíficamente con los movimientos sociales.

Es la que están expresando las regionales como en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza, entre otras.

En este sentido, en el Confederal la expresión de nuestra corriente -que es la fusión del núcleo del MTA con la Corriente Sindical Federal- estuvo representada por el compañero Héctor Amichetti, de la Federación Gráfica Bonaerense.

No solamente presentamos un documento, también nos presentamos en sociedad con la voluntad que de acá al 22 de agosto haya un mayor incidencia y participación en el proceso de unidad de las diferentes regionales de la CGT para garantizarle a la unidad contenido y protagonismo, que es la única garantía para que sea eficaz y duradera.

Necesitamos una CGT que tenga la voluntad de seguir la línea histórica combativa y que sea confrontativa con los modelos de ajuste y recesión.

 

HG/