Las gotas de lluvias generosas, se transformaron en bombas asesinas, sobre plaza de mayo en 1955 descargando el odio reaccionario sobre un pueblo indefenso

EL MAGNICIDIO IGNORADO

Por Jorge Rachid

El día que merecía una conmemoración de los asesinatos cometidos en nombre de «la democracia y la libertad», por militares de nuestra propia fuerza aeronaval, sobre ciudad abierta, en compatriotas que trabajaban o compraban, con la consigna «maten a Perón», presidente democrático electo por el pueblo, fue todo olvido. El bombardeo a la plaza de Mayo quedo en el olvido.


Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
17/6/16

1- Ayer el día que merecía una conmemoración de los asesinatos cometidos en nombre de «la democracia y la libertad», por militares de nuestra propia fuerza aeronaval, sobre ciudad abierta, en compatriotas que trabajaban o compraban, con la consigna «maten a Perón», presidente democrático electo por el pueblo, fue todo olvido.

2- Siempre fue así en la corta historia de la Argentina: en nombre de «la civilización» degollaban a los paísanos que usaban poncho colorado federal, por asesinos unitarios que defendían los negocios de la City, otros en nombre de «las instituciones» mascraron trabajadores en los Talleres Vasena, la Patagonia y los quebrachales chaqueños.

El 16 de junio de 1956 repitieron la historia.

3- Hubo mas muertos en Plaza de Mayo que en el bombardeo de Guernica, en la guerra civil española por parte de los alemanes nazis.

Pero allí había guerra civil declarada contra la república por parte de la Falange, pero también hubo un Picasso que inmortalizó la masacre en un mural que fijó la memoria colectiva de la tragedia.

Aquí se la enterró en la historia, como antes Mitre la enterró con los caudillos, escribiendo la historia de los vencedores de Caseros, los reaccionarios del 55 escribieron la suya: El libro Negro de la segunda tiranía.

4- La primera para ellos había sido la de Rosas, que defendió con la vida de 200 argentinos muertos en las batallas de Obligado, Quebracho y Tonelero, la agresión del imperio de entonces inglés-francés, que ya había ocupado la isla Martín García que tuvo que devolver, al ser destrozadas sus intenciones del «libre comercio», impuesto a cañonazos.

Cien años después impuesto por los bombardeos y la revolución fusiladora.

5- Perón había negado el ingreso de la Argentina al FMI, en los 50, primera acción tomada por la revolución fusiladora en el Plan Presbich.

La negativa del Líder fue porque era un acuerdo financiero de los capitalistas para ahogar las economías en desarrollo.

Igual que después, ayer y hoy.

6- Los procesos políticos y sociales tiene intereses concretos e ideología, se gobierna para los pueblos o se gobierna para los intereses financieros, tanto nacionales como extranjeros. eso lo llamaron grieta, quienes ahondan y profundizan las diferencias entre «los decentes» y «los negros», en una imagen racista que cuando no pueden por las urnas, cometen magnicidios.

7- No son diferentes los muertos criollos de las pampas, degollados por la mano criminal de Sarmiento y Mitre, de los trabajadores masacrados por defender sus derechos, de los muertos por la bomba del subte A de 1953 de manos radicales, a los de la Plaza bombardeada, de los de la resistencia peronista durante 18 años a los 30 mil muertos del 76, ni Kosteki y Santillan. eso si, los violentos «somos los peronistas».

8- Esperaba una conmemoración, desagravio, pedido de perdón por algunos radicales partipantes, algunos socialistas que un año después dijeron » se acabó la leche de la clemencia», ante los fusilamientos de Valle y los patriotas que exigían elecciones libres y democráticas.

Toda una paradoja del destino, apuntalada por los escribas de la historia con el odio de clases como meta.

9- No se dió ese recuerdo, enterrado por una nueva ola neoliberal, que vuelve al FMI, esta vez, por suerte sin muertos de por medio, sino por una elección propiciada por misiles mediáticos y golpes de mercado, mas allá de propios errores y carencias, pero cuyos resultados serán igualmente gravosos para el pueblo argentino.

10- Los peronistas si recordamos a los 80 chicos tucumanos que venían por primera vez a la capital y verían a Perón en la Casa de Gobierno y que nunca llegaron al caerles una bomba en el colectivo, otros no llegaron, casi 400 y miles de heridos también ametrallados, por «los valientes pilotos de guerra», que volaron a Uruguay huyendo.

Asi procedieron estos héroes recibidos con honores dos meses después por los dictadores..

Las mismas políticas de hoy, lo sucesos de ayer pero vigentes en la memoria.

JR/