Bien, ayer, en una gloriosa jornada, el Pueblo de Río Cuarto eligió a un joven peronista (40 años) de buen corazón y entrega a la causa: Juan Llamosas. Eligió entre sus Concejales a miembros de la CGT (Cristina Fernández/ ATSA) y del SADOP (Estela Concordano, a quien apoyamos desde el inicio) y de paso y como quien no quiere la cosa, le hicimos "el Topo Gigio" a Macri.

HISTORICO TRIUNFO DEL PERONISMO EN RIO CUARTO. DURA DERROTA PARA MACRI

Por Mario Almirón

Macri no solo quería sino que necesitaba exhibir un triunfo electoral en momentos en que, empezado ya el segundo semestre, la prometida bonanza no aparece. Como diría el músico de rock Norberto Napolitano «Pappo» en una hermosa canción titulada «Juntos a la par» – «…el mañana nunca llega…que más puedo hacer…»

Por Mario Almirón

Rio Cuarto

El futuro del macrismo, ya no es lo que era

Ayer en Río Cuarto, el peronismo ganó la elección a Intendente Municipal y Concejales por una amplia ventaja sobre el candidato de la UCR/PRO.

Juan Llamosas, candidato a Intendente del peronismo unificado (donde confluyeron todas las expresiones internas, incluido el kirchnerismo y la CGT local) obtuvo el 46,5% de los votos y le sacó casi 14 puntos de ventaja a su principal rival en la contienda electoral, Eduado Yuni (el candidato auspiciado por Macri), que obtuvo el 32,7% de los votos.

El peronismo ganó en la Ciudad de Río Cuarto, donde a fines del año pasado, había perdido la elección presidencial en manos del PRO, (Macri), que obtuvo en ese entonces más del setenta por ciento de los votos.

Macri lo hizo

La elección de ayer en Río Cuarto, no fue solamente una contienda local.Macri, se encargó de nacionalizarla.

Se involucró personalmente.

Grabó un spot televisivo (pasado retieradamente en los medios locales y en las redes sociales) donde con su mejor cara decía: «Te pido que este domingo, por favor nos acompañes con tu voto».

El acompañamiento, vale aclararlo, lo pidió para Yuni, el candidato derrotado.

Además del video, los últimos días de campaña, sonaron en Río Cuarto más de 60000 teléfonos fijos. Cuando uno atendía, una máquina repetía el mensaje de Macri, pidiendo el voto para Yuni.

Pero -por si ello fuera poco- Macri  jugó más a fondo para que ganara Yuni y en contra del peronismo local.

Hizo  viajar en el lapso de 10 días al Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Marcos Peña (cordobés el)  y a cuatro Ministros de su Gabinete: Esteban Bullrich, Rogelio Frigerio, Oscar Aguad y Ricardo Buryaile. Todos, obviamente, prometieron -cada uno en su área- llevar adelante acciones beneficiosas para Río Cuarto.

Semejante despliegue nacional en la segunda ciudad en población de la Provincia de Córdoba, solo puede explicarse desde esta perspectiva.

Macri no solo quería sino que necesitaba exhibir un triunfo electoral en momentos en que, empezado ya el segundo semestre, la prometida bonanza no aparece.

Como diría el músico de rock Norberto Napolitano «Pappo» en una hermosa canción titulada «Juntos a la par»

«…el mañana nunca llega…que más puedo hacer…»

Según nuestra modesta opinión, la combinación de: una megadevaluación (con ganadores y perdedores muy claros); la partida ganada por los buitres; la quita de retenciones; el malestar por el manejo arbitrario de la coparticipación; el tarifazo, los topes a los aumentos en paritarias; los retrocesos en la libertad de expresión; la designación de jueces en comisión en la Corte Suprema de Justicia; el protocolo de seguridad de Patricia Bullrich; la persecución política e ideológica (Milagro Sala), el desmantelamiento de la UIF y la restauración colonial que supone la política exterior de Macri (sumisión in/condicional al Imperio del Norte) son hechos que el conjunto del Pueblo no acepta ni digiere bien. El ajuste brutal, no suma mucho consenso, pareciera.

El intento de Macri: minimizar la derrota

Como era de esperar, el Gobierno Nacional salió rápidamente a intentar minimizar el daño  que ayer le produjo el resultado electoral de Río Cuarto.

Como todo daño, es mayor si además de producirse, es sorpresivo.

No esperaba Macri este resultado, tal vez porque su asesor de marketing político «Duras Barbas» lo entusiasmó con la política «de diseño»  que indica que todo se puede vender, como si fuera jabón para la ropa…(o para lavar otras cosas en Panamá).

El golpe, por ello, fue mayor, muy duro.

Nos hizo recordar a aquel episodio futbolísitico  que Juan (otro Juan, como Llamosas, el Intendente electo de Río IV) Román Riquelme le propinó  con todo desparpajo cuando Macri era Presidente de Boca Juniors.

Conviene recordar el hecho: Riquelme (ídolo de Boca, talentoso en grado sumo, aún para un hincha de River como el que suscribe) estaba discutiendo (como trabajador, calificado, pero trabajador al fin) sus condiciones de trabajo con Macri (apodado por Diego Maradona «el cartonero Baéz») su contrato y su sueldo. Y Macri, patrón desconsiderado al fin; lo ninguneaba.

Pero el pueblo boquense, obviamente, estaba con Riquelme.

Todo  concluye con un gesto, genial del futbolista en cancha de Boca. Pone sus manos y simulando al Topo Gigio; le dice a Macri: «escuchá, escuchá al pueblo a ver si me aplude más a mí o a tu postura miserable…»

Quedó para la historia de los que gustamos el fútbol el «topo Gigio» de Riquelme a Macri.

Bien, ayer, en una gloriosa jornada, el Pueblo de Río Cuarto eligió a un joven peronista (40 años) de buen corazón y entrega a la causa: Juan Llamosas.

Eligió entre sus Concejales a miembros de la CGT (Cristina Fernández/ ATSA)  y del SADOP (Estela Concordano, a quien apoyamos desde el inicio) y  de paso y como quien no quiere la cosa, le hicimos «el Topo Gigio» a Macri.

Escuchá Macri, no nos bancamos tu política de ajuste que beneficia a unos pocos y excluye a la mayoría. NO queremos eso.

Entendelo.

O no, y seguirás perdiendo elecciones, como por ejemplo las legislativas del año próximo a nivel nacional.

MA/