Tarde o temprano todos comprobaron que ninguna concesión es suficiente: como ocurre con los monopolios, cuánto más fortalecidos, más quieren.

LA DESAPARICIÓN DE INFONEWS Y TIEMPO ARGENTINO DEFENDIDO POR SUS TRABAJADORES.

La maniobra del macrismo persigue un objetivo que en política es tradición: comprar inmunidad mediática concediendo beneficios a las usinas concentradas de información.

Todos los que formamos parte de Infonews queremos despedirnos de nuestros lectores.

 

En Infonews conformamos una redacción verdaderamente inolvidable que nos costará mucho dejar. Queremos agradecer a los millones de usuarios que nos eligieron, comentaron los artículos y los compartieron en las redes sociales. Con ellos construimos un fuerte vínculo que nos ayudó a definir contenidos y mejorar nuestro trabajo.

 

PSI

03/05/2016

 

Durante ocho años compartimos con ustedes las 24 horas de los siete días de la semana con información, opinión, análisis, especiales interactivos y una lucha diaria para acercarles datos de calidad con los que ustedes pudieran sacar sus propias conclusiones sobre la realidad que los rodea.

 

A partir de hoy ya no estará disponible el diario online y creemos que se pierde una voz que contó con un tono particular y honesto la siempre intensa realidad nacional.

 

Muchas veces hubo fuertes debates en el seno de la redacción acerca de cómo abordar las noticias, qué foto utilizar, cómo combinar la vertiginosidad de la información de último momento con el chequeo profesional de los datos.

 

Seguramente cometimos errores involuntarios pero siempre fue nuestro objetivo informar desde una perspectiva de respeto a los derechos humanos, a favor de la ampliación de derechos y contra todo tipo de violencia.

 

Dejamos un espacio laboral conformado por un grupo humano entrañable, donde la clave fue la solidaridad, el compromiso con el compañero, la ayuda mutua.

 

“Para ser buen periodista hay que ser buena persona ante todo”, sostuvo Ryszard Kapuscinski.

 

En Infonews conformamos una redacción verdaderamente inolvidable que nos costará mucho dejar.

 

Queremos agradecer a los millones de usuarios que nos eligieron, comentaron los artículos y los compartieron en las redes sociales.

 

Con ellos construimos un fuerte vínculo que nos ayudó a definir contenidos y mejorar nuestro trabajo.

 

A partir de ahora, mantendremos abierto con nuestros lectores un canal de comunicación a través de Facebook y Twitter, a la espera de reencontrarnos en futuros proyectos.

 

Muchas gracias a todos.

 

EL PODER DE ELEGIR.

 

Por Adrián Murano

Tiempo Argentino

Secretario de Redacción

sábado 30 de Abril.

 

Una de las primeras medidas del Gobierno PRO fue desmantelar la Ley de Medios.

 

La operación persiguió un doble propósito: consolidar la presencia oligopólica del sistema tradicional de medios y desmoronar la incipiente diversificación de la palabra que – con más perezas y sombras que las deseadas – propició la norma impulsada durante el mandato de CFK.

 

La maniobra del macrismo persigue un objetivo que en política es tradición: comprar inmunidad mediática concediendo beneficios a las usinas concentradas de información.

 

En la Argentina casi no hubo gobierno que resistiera esa tentación.

 

Tarde o temprano todos comprobaron que ninguna concesión es suficiente: como ocurre con los monopolios, cuánto más fortalecidos, más quieren.

 

Así las cosas, el país vive un nuevo ciclo de pensamiento único emitido por una cuasi cadena nacional liderada por el multimedios Clarín.

 

Pero algo, por ahora imperceptible, amenaza ese poder de fuego.

 

Según un estudio de la agencia de marketing IMS, los argentinos pasan cada vez menos horas frente a la televisión, el bombardero estrella del relato.

 

Por el contrario, crece fuerte la audiencia de contenido on demand: las 11,1 horas por semana que los argentinos destinan a mirar contenidos audiovisuales a través de internet superan por 5,2 horas el tiempo que se pasa frente a la tele.

 

El fenómeno es tan potente como imparable: cada vez más gente elige lo que quiere ver y, por lo tanto, está menos expuesto a los mensajes digitados por un jefe de programación.

 

O dicho de otro modo: cada vez más gente ejercita su poder de elegir.

 

Por esas cosas Tiempo volvió a la calle.

 

Para que puedan elegirnos quienes ansían encontrar y escuchar otra voz.