Adelma Manna no sólo era la tía del Comandante Envar "Cacho" El Kadri

TUVIMOS “TIO” Y TUVIMOS “TIA”

Inclaudicable, peronista inconmensurable, estaba siempre que había que estar, prestando su esfuerzo con humildad, criterio y entrega. Acompañó a Cacho El Kadri en todas sus acciones y sufrió sus cárceles y exilios, sin dejar nunca de decir «presente» en cuanta movilización, reclamo, declaración fuera necesario.

NAC&POP

28/03/2016

AdelmaSolanoylasElKadri-500-Max

Elizabeth Lerner, Ester El KAdri, Elsa Sanchez de Oesterheld, Francisco Solano López, Adelma Manna,

Susana El Kadre, Carlos Atkins en la Oesterheld

Adelma Manna no sólo era la tía del Comandante Envar «Cacho» El Kadri

Envar «Cacho» El Kadri fué el creador de las FAP (Fuerzas Armadas Peronistas) que tomaron Taco Ralo, e iniciaron la guerrilla en Argentina para luchar por el retorno del general Perón.

Adelma era la Tía de todos nosotros.

Inseparable compañera de su hermana Ester, mamá de Cachito, era ella misma una gran militante de todas las resistencias.

Inclaudicable, peronista inconmensurable, estaba siempre que había que estar, prestando su esfuerzo con humildad, criterio y entrega.

Acompañó a Cacho El Kadri en todas sus acciones y sufrió sus cárceles y exilios, sin dejar nunca de decir «presente» en cuanta movilización, reclamo, declaración fuera necesario.

Nosotros tuvimos de padres a una pareja muy bien avenida, la que conformaron Perón y Evita.

Para muchos de otra generación ese rol lo cumplieron Néstor y Cristina.

Y tuvimos «Tío».

El Tío Campora, leal a Perón, Presidente de la Nación mientras no le permitían participar en las elecciones al General Juan Domingo Perón.

También, muchos de nosotros tuvimos Tía. La Tía Adelma.

Inclaudicable, peronista inconmensurable, estaba siempre que había que estar, prestando su esfuerzo con humildad, criterio y entrega.

Acompañó a Cacho El Kadri en todas sus acciones y sufrió sus cárceles y exilios, sin dejar nunca de decir «presente» en cuanta movilización, reclamo, declaración fuera necesario.

Hacía tiempo que no estaba bien y enfrentó a la enfermedad con entereza y casi en silencio.

Querida Adelma: estarás presente siempre, siempre, entre nosotros.

Tu vida tuvo su razón de vivir y Néstor y Cristina te dieron la alegría de estos últimos años.

Ojalá seamos dignos de tu memoria y de tu ejemplo.

Compañera Adelma Manna

¡PRESENTE!

(Ahora y Siempre)

El Pueblo inscribe tu nombre en el carro de la Victoria.

( Mujeres son las Nuestras)