En términos estrictamente económicos, la denuncia carece de sustento legal.

ATACAN LA ACEPTACIÓN POPULAR DE CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER

El llamado a indagatoria a Cristina Fernández de Kirchner es una clara operación política, impulsada por el representante judicial de la Troika de gobierno (Clarín, Cambiemos, Corte), el Juez Bonadío.

Por Hernán Letcher*
A través del juez, que actúa como un boy scout del poder, la intención de la restauración conservadora apunta a cuestionar, a través de acciones judiciales intencionadas, la aceptación popular de Cristina Ferández de Kirchner. Es tan burda la intención que el mismo diario Clarín quizás conociendo el futuro tituló “Primera citación judicial a Cristina…”.

En términos estrictamente económicos, la denuncia carece de sustento legal.

Primero porque la venta de dólar futuro es una operatoria habitual del BCRA, que incluso había significado hasta ese momento ganancias por más de cinco mil millones de pesos, y que permitió al Gobierno anterior bajar las expectativas devaluatorias y contener las corridas.

En segundo lugar, a pesar de las recurrentes declaraciones de Prat Gay, la operatoria nunca afectó el nivel de reservas ya que se realiza íntegramente en pesos.

Y en tercer lugar porque el reclamo de Cambiemos vinculado al costo fiscal resultante deriva de la principal decisión política tomada por Macri: la devaluación (sin devaluación no hay costo fiscal).

Pero vale preguntarse entonces, ¿cuál era el verdadero propósito de la denuncia?

Si bien la intención de mínima era lograr la renuncia de Vanoli, el objetivo político era forzar a Cristina Fernández de Kirchner a realizar una devaluación antes de dejar el Gobierno (incluso más allá de quien ganara las elecciones).

Esa presión se expresó durante la etapa electoral en las escasísimas liquidaciones de granos, las recurrentes menciones acerca de la necesidad de devaluar y hasta la reticencia de Macri a reconocer lo que finalmente hizo.

Prat Gay y Redrado cuestionaron además que el supuesto fraude estaba relacionado con la posibilidad del Gobierno de vender dólar a futuro a $14 en EEUU, precio apuntalado por las insistentes opiniones de la principal calificadora estadounidense Moody´s, quien indicó el 7 de octubre que “Las reservas alcanzan para sobrevivir hasta el 10 de diciembre”.

La pretensión de ambos economistas implica desconocer que para el BCRA, la venta de dólar a futuro no tiene intenciones especulativas sino que constituye una herramienta de política económica.

Pero además, si al Gobierno se le hubiese ocurrido cumplir con ese pedido e impulsar contratos a ese valor, lo único que hubiese generado es la tan mentada corrida cambiaria, que a través de la tapa de Clarín se hubiese operado de inmediato.

Finalmente, vale la pena hacer el ejercicio inverso: si hubiese ganado las elecciones Scioli y a marzo el dólar cotizaba a 11$, ¿iban a condenar a quienes firmaron contratos a 14$?

 

 

 

*Director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA)
https://www.centrocepa.com.ar

Para entrevistas
Agustín (Prensa): (011) 15-6448-1669.