Farid Mondragón, su recuperación y la angustia de arqueros depresivos. Antecedentes y suicidios

LA SOLEDAD DEL ARQUERO

Por José Luis Ponsico (*)

Trascendió que lo de Farid Mondragón, internación de urgencia, remitió al estado depresivo del «1» de Colombia. El retiro, obligado y eventual ocaso. Un golpe, el divorcio pedido por su esposa. En el fútbol argentino se conocieron siete casos de guardavallas que se suicidaron en el tiempo. Osvaldo Toriani, 1988, hasta Héctor Larroque, ex Boca, inferiores, que en 2011 se quitó la vida. En el fútbol europeo se recuerdan varios casos. Todos guardavallas con síndrome de «la fuerte depresión anímica»

NAC&POP
09/02/2015

Hace dos semanas Farid Mondragón ex arquero de Colombia, destacado en Independiente, Avellaneda, fines los´90, participante con 43 años, Mundial Brasil´14 e internado de urgencia por crisis depresiva, excedido en psico-fármacos

El «Turco» Mondragón, 44 años, se recupera. Afectado por su retiro y divorcio. Hace dos años un tipo feliz según medios deportivos de su país. Con 43 años el futbolista más longevo de todos los mundiales. Así, en su país fotografiado con esposa Adriana y sus hijos Luca y Paolo.

Desde Osvaldo Toriani, ex Tigre, Independiente, los´60, suicidio en el´88, el destino de varios supone una trampa: en el arco salvan al resto, en su vida toman -algunos de ellos- decisiones trágicas. Toriani nunca se recuperó de la muerte de un hijito, estando en Independiente en el´64

Alberto Pedro Vivalda, inferiores de River, luego Millonarios de Bogotá, Colombia; Platense y Racing se arrojó a las vías del ferrocarril, estación «Vicente López» febrero´94. «Conflicto judicial. Por alimentos», se dijo. Estaba separado y no podía ver sus hijos

En el´98, Luis Ibarra, arquero de Tigre, viviendo un drama familiar, antes del encuentro con Atlanta por la B Metropolitana. Su esposa boliviana, Jovana Riveros, 22 años, quería que dejara el fútbol y radicarse en Boliva con dos hijas de ambos.

Ibarra concentrado en hotel de Villa Crespo, pidió permiso para ir a su domicilio -Alberto Pascutti, DT autorizó- y no quiso que nadie lo acompañara. Algunos conocían su situación familiar. De mucha tensión. En remise viajó a Martínez, zona Norte.

La noticia se conoció al cabo del partido en escena desgarradora: todo el equipo de Tigre abrazado, llorando en el medio de la cancha. Trágica discusión, Ibarra preso de ataque nervioso ultimó a su esposa y se arrojó del décimo piso. Los niños quedaron en la portería.

Sergio Schumeister, arquero de Huracán, iba al banco y según sus compañeros vivía una decepción amorosa. El 4 de febrero´03 se suicidó en el departamento que habitaba en zona de Boedo. Lo encontraron ahorcado sus compañeros Darío Gigena y Pablo Monsalvo, de Huracán.

Dos arqueros de equipos «chicos», Mariano Gutiérrez, San Martín de Burzaco, enero´08, puso fin a su vida. Tenía 29 años y tomó la trágica decisión después de un amistoso de Primera C. La presidenta del club, Gladys Fernández, comentó en el velatorio que «Estaba muy deprimido por problemas familiares»

Héctor (Pachi) Larroque, arquero iniciado en Boca, luego Sportivo Italiano, Villa Mitre de Bahía Blanca hace cuatro años se quitó la vida en Aldo Bonzi. Ya no estaba en actividad y sorprendió a sus allegados.

Al margen de los casos de arqueros «nuestros» en Alemania, Robert Enke, ex «1» de la selección de su país, se suicidó en noviembre´09 en Hannover. Había atajado también en la Liga de España. Primero en el Barcelona y luego en Tenerife.

No existen reglas de <la ciencia médica aplicadas al fútbol<. Menos al puesto de arquero. No obstante, terapeutas sostienen que las causas más conocidas son «tragedias familiares» como síntomas depresivos.

Aluden a muertes de seres queridos, especialmente en el caso de algún hijo, también suelen ser decisivos «los divorcios no consentidos y causa laborales, contratos que no se renuevan y el ocaso del deportista», dicen los especialistas.

Hace treinta años Rubén Suñé, ex lateral derecho de Boca en los´60, más tarde «5» y capitán en los´70, ya retirado, luego de dos ciclos con títulos de AFA e internacionales; dos operaciones de rodilla y paso frustrado DT. de Quilmes´82, se arrojó de un séptimo piso en Pompeya y lo salvó el toldo de un negocio.

Mucho después en conversaciones con ex compañeros del universo «xeneize» y tras ser tratado con terapeutas, el famoso «Chapa» Suñe, formado en inferiores de Boca y «caudillo» de grandes batallas, en la cena comentó: «Muchachos, veo fotos de nuestro tiempo y tengo ganas de llorar».

JLP/

N&P: El Correo-e del autor es Jose Luis Ponsico infoponsico@yahoo.com.ar
(*) Columnista de la Agencia Télam, Nac&Pop, AgePeBa. La Señal Medios y Libre Expresión