Siempre hay chequeras sugerentes y cuatros de copas que se dejan seducir.

TIENE QUE MOVER CRISTINA

Por Gerardo Fernandez

Lo que sucedió con Bossio era sabido y no es ninguna novedad en este tipo de coyunturas políticas donde el gobierno triunfante hace todo lo que puede por quebrar al rival y, en este caso concreto, sacarle lo necesario para garantizarse quórum en la única cámara donde tiene chances de lograrlo.

NAC&POP
03/02/2016

Lo que sucedió con Bossio era sabido y no es ninguna novedad en este tipo de coyunturas políticas donde el gobierno triunfante hace todo lo que puede por quebrar al rival y, en este caso concreto, sacarle lo necesario para garantizarse quórum en la única cámara donde tiene chances de lograrlo.

Siempre hay chequeras sugerentes y cuatros de copas que se dejan seducir.

Bossio es uno de esos cuatro de copas y lo primero que tiene que hacer el kirchnerismo es hacerse cargo de haberlo inventado y darle tanto espacio a un pibe con más sombras que luces, pobrísima formación y experiencia política, que en la primera de cambio te la mandó a guardar.

Pero el tema es cómo se proyectan los hechos a futuro y aquí surge un actor indispensable, de cuyos movimientos depende en gran parte lo que pueda ocurrir en el FPV. Ese actor es, obviamente, Cristina.

La misma de la que tantos dicen muchas cosas en su ausencia y está por verse cuánto se animarían a decir si un buen día se vieran cara a cara.

Cristina que se fue con una plaza de Mayo repleta, algo que ningún otro político puede repetir en la actualidad.

Cristina que debe definir cuál será su rol en el PJ, si efectivamente lo quiere liderar pero también qué quiere liderar: si a La Cámpora y el EDE solamente o al conjunto del peronismo del país, incluyendo a los sindicatos.

Es sencillo, no hay que andar con tanto gre gre para decir Gregorio.