La apertura indiscriminada de las importaciones impactará negativamente en la producción y el trabajo argentino.

SIAM ESTABA TOMANDO GENTE Y DIO MARCHA ATRÁS POR LA APERTURA DE LAS IMPORTACIONES.

Después de nueve meses de haber reabierto sus puertas, la emblemática firma de electrodomésticos SIAM, dio marcha atrás en la contratación de 120 trabajadores que tenía previsto incorporar para la fabricación de termotanques.

InfoGEI

02 Feb 16

La medida de la firma de electrodomésticos, adoptada tras conocer las políticas de apertura a las importaciones por parte del Gobierno nacional, fue confirmada por el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi.

«SIAM iba a generar 120 puestos de trabajo.

Con la apertura a la importación se dio marcha atrás», explicó el jefe comunal y agregó que “tenían previsto producir una nueva línea de termotanques y debieron suspenderla, ya que en el Gobierno nacional le dijeron que si no pueden competir con las marcas que van a importar, que no se pongan a producir».

“Estamos preocupados, pero no nos sorprende porque esto forma parte del proceso neoliberal que propone este Gobierno, con despidos en el Estado nacional y en plantas de distintos municipios, lo que genera baja de consumo, y aumento de represión y encarcelación para acallar las voces”, completó Ferraresi.

En mayo del año pasado, el Grupo Industrial Newsan -especializado en la fabricación y distribución de electrónica de consumo y artículos para el hogar- había puesto en marcha nuevamente la planta, incorporando a su familia de productos la fabricación de electrodomésticos de línea blanca, baja la marca SIAM.

La inversión inicial fue de 35 millones de dólares, dentro de un proyecto que totalizaba desembolsos por 100 millones de dólares, destinados a la reconstrucción de 45 mil metros cuadrados para superficie productiva y compra de maquinarias y línea de producción italianas.

La capacidad de producción de la planta es de 100.000 heladeras al año, cíclicas y no frost y la inversión total preveía la diversificación de líneas de productos, dentro de los que se incluían lavarropas, freezers, lavavajillas, secarropas y pequeños electrodomésticos.

La reinauguración de SIAM trajo aparejada fuentes de trabajo directas y originó un impacto positivo sobre el resto de la comunidad, generando la reactivación de la zona sureña.

Por eso, preocupa fuertemente que empiece a frenar líneas de producción previstas a ir sumando.

SIAM fue fundada en 1911 por Torcuato Di Tella y en su momento se convirtió en ícono de la industria nacional.

De fábrica de amasadora de pastas pasó a convertirse en fabricante de automóviles SIAM Di Tella y motos SIAMbrettas, además de las heladeras.

La empresa SIAM tuvo su auge a mitad del siglo pasado, pero luego de estar al borde de la quiebra en 1972 se nacionalizó y finalmente se desmembró.

A mediados de la década del 90 la planta de Avellaneda comenzó a ser gestionada por una cooperativa de empleados, que el año pasado pasó a ser parte de Newsan, donde se fabrican cocinas.