La Agrupación Oesterheld, con 18 años de historia desde el 28 de diciembre de 1997 cuando nació en "parrilla Rosa" de Helenita Goñi.

LA OESTERHELD: UN ESPACIO DE MILITANCIA (NOTA DE LA REVISTA 23)

Por Graciela Moreno (FOTO)

El ritual es el mismo cada lunes. Desde el 28 de diciembre de 1997, ya pasaron 654 reuniones y los “Compañeros de Utopías de la Mesa de los Sueños de la Agrupación Oesterheld” se siguen encontrando.

Revista VEINTITRES
17/09/2015

Comparten algo más que una cena, comparten una mística, los mismos ideales. A veces son 150, otras pueden llegar a ser 350 personas, depende quiénes sean los invitados que subirán al escenario a abrir el debate político, compartir historias, analizar la realidad.

OesterheldBauenRevista23-410-A

Uno de los últimos reductos peronistas donde se recuerda y se homenajea a la militancia. Un espacio donde la marcha peronista es infaltable, donde todos se paran para cantarla con los dos dedos en V y siempre suman una estrofa más que dice “Resistimos en los ’90, volvimos en el 2003, junto a Néstor y Cristina, la gloriosa Jotapé”.

No por casualidad lleva el nombre del creador de El Eternauta. Su autor, Germán Oesterheld, fue uno de los guionistas de historietas más importantes, la dictadura militar lo secuestró, torturó y hoy se encuentra desaparecido como sus cuatro hijas, Diana, María, Estela y Beatriz Oesterheld, militantes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y de la Jotapé. Su compañera, Elsa Sánchez de Oesterheld, recientemente fallecida, era infaltable.

No había lunes donde ella no estuviera, sintiéndose acompañada, apoyada, homenajeada por todos y en especial por Martín García, el creador de la Agrupación Oesterheld, junto a Rosana Salas. Un “periodista militante” que fue uno de los primeros en batallar por las radios y los canales de baja potencia a mediados de la década del ’80. Fue presidente de Télam, hoy dirige la FM Mercado del Mercado Central; la Nac & Pop, una red nacional y popular de noticias; es representante de la Universidad de Lanús en el canal Unisur y asesora al vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto. “El menemismo había ido desarmando toda actividad política, se iba perdiendo la cuestión de juntarse.

La primera reunión fue para festejar un fin de año, nos juntamos en Parrilla Rosa, un restaurante de Recoleta que pertenecía a Elenita Goñi, quien había sido secretaria del padre Carlos Mugica. Esa primera reunión fue linda, emocionante, y muchos quisieron repetirla”, recuerda Martín García. Pasaron desde Dante Gullo, Virginia Franganillo, Blanca Cabo, Roberto Galán, Coco Blaustein, Emilio del Guercio, Antonio Cafiero, Felipe Solá, Fermín Chávez, Luis Macaya, Jorge Castro, entre otros. “Hasta una vez fue Elisa Carrió, como invitada por la izquierda radical.

Al peronismo nunca le resultó rara la idea de juntarse con los radicales, era lo que hacía Juan Domingo Perón con Ricardo Balbín, era razonable, teniendo en cuenta que del yrigoyenismo de FORJA venían Arturo Jauretche y Raúl Scalabrini Ortiz. Otra vez llevamos a Patricia Bullrich, para que nos explique por qué se iba con Fernando de la Rúa”, explica García, el fundador de la Oesterheld.

Cuando cerró Parrilla Rosa, la Oesterheld pasó del coqueto barrio de Recoleta al edificio de Industrias Metalúrgicas y Plásticas Argentina (IMPA), de la esquina de Querandíes y Rawson, en el corazón de Almagro.

Un bastión de resistencia, una cooperativa que, gracias a la lucha de los trabajadores, continúa el trabajo fabril junto a un centro cultural. El mismo lugar donde Eva Perón se sentó junto a los delegados y donde, Martín García recuerda, se hizo el prototipo del Pulqui, un avión a reacción diseñado y construido a fines de los ’40. Allá por el 2000, en el comedor de los obreros se reunían todos los lunes.

Fue justo ahí donde Cristina Kirchner, mientras era senadora, fue a recibir su premio Oesterheld, el galardón que les entregan a los que reconocen por su compromiso militante.

Leonardo Favio, Hugo Moyano, Mario Cafiero y el Barba Gutiérrez fueron algunos de los elegidos que se llevaron su premio, cuyos originales hacía Horacio Lalia, discípulo de Alberto Breccia. El ex presidente Néstor Kirchner también fue premiado, por haberse negado a suscribir al Pacto Fiscal en la era menemista.

Luego del IMPA recorrieron desde el hotel B.A.U.E.N. hasta la Bodeguita del Medio, luego estuvieron en varios lugares, hasta en el Torquato Tasso, pero este año decidieron volver al B.A.U.E.N. La ceremonia es la misma, Martín García y la incansable Rosana Salas se encargan semana a semana de enviar mails con el recordatorio de cada encuentro y mantener viva la página de Facebook Agrupación Oesterheld que tiene más de 7.500 seguidores. Otra creación es la Nac & Pop, la Red Nacional y Popular de Noticias, un seleccionado de notas que incluyen una agenda que va marcando día a día los acontecimientos importantes.

Hace 17 años que existe y este portal renueva las noticias de lunes a jueves. Así se gesta la Oesterheld, si bien ahora no se reúnen todos los lunes, cada lunes que se encuentran se produce el mismo ritual. Cena con entrada, plato, postre y café, regada por gaseosas y vino El Justicialista y El Peronista de la bodega de los hermanos Ditsch, uno de ellos, Helmut, un reconocido pintor. Todo con propina incluida cuesta 160 pesos.

Pisar cada lunes este reducto es encontrarse con todas las paredes llenas de cientos de afiches. “Es un lugar de militancia, para sentir la euforia de estar juntos y celebrarnos. Pensé que había que homenajear con pósters a los héroes, mártires y patriotas. Algunos que habían sido perseguidos, denostados, silenciados.

Cada vez que cuelgo los pósters me acuerdo de los compañeros. Y les digo… hoy te puse cerca del General. Trato de no inaugurarlos cerca de su muerte, que para nosotros es la partida al comando celestial. Si pusiera todos los que quiero tendría más de 50.000 pósters”, dice Martín García, y cuenta que él mismo diseña ahora los afiches y a veces se le ocurren a la tarde y ese mismo día los quiere listos.

En las paredes están los rostros de Juan Domingo Perón, Evita, el padre Carlos Mugica, John William Cooke, Arturo Jauretche, Olga Aredes, Elvio Vitale, Jorge Huidobro, Elsa Oesterheld, sus hijas y Germán Oesterheld, Envar El Kadri, Leonardo Favio, Salvador Allende, Andrés Framini, Paco Jamandreu, el obispo Jerónimo Podestá y su esposa Clelia Luro, Hugo Chávez, Juan Manuel de Rosas, Chacho Peñaloza, Leopoldo Marechal, Mariano Moreno, Hugo del Carril, Chango Farías Gómez, el capitán retirado del Ejército José Luis D’Andrea Mohr –fundador del Centro de Militares por la Democracia (CEMIDA)–, el periodista Claudio Díaz, Rodolfo Walsh, Tato Contissa, Mariano Ferreyra y muchos otros que cada lunes custodian desde las paredes todo lo que ocurre en ese rincón de Buenos Aires donde se respira militancia.
Por el escenario de la Oesterheld han cantado Alejandro del Prado, Ariel Prat, Ignacio Copani, Aurora Feliú, y hasta el hoy vicepresidente Amado Boudou no se privó de tocar la guitarra junto a la mismísima Mancha de Rolando.

El poeta peronista Alfredo Carlino es un infaltable. Cuando se habla de militancia también se suman los humoristas desde los cordobeses Thelma y Nancy, Los Mariottos y el infaltable Rubio Peronista que con shows a la gorra por todo Buenos Aires va analizando la política en tono risueño.

Figuritas difíciles como el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno fueron más de una vez, también estuvieron Mercedes Marcó del Pont, Felisa Miceli, Roberto Feletti, Nilda Garré, María Cristina Álvarez Rodríguez, la periodista Stella Calloni, Agustín Rossi, Andrés Framini, Lidia Papaleo y su hermano Osvaldo, Hernán Arbizu, Carlos Laforgue, quien fuera secretario privado de Cooke, y el grupo Espartaco que reúne a pintores que fueron perseguidos. Ni la Agrupación Nacional Putos Peronistas se perdió la oportunidad de decir presente. Una de las últimas visitas internacionales fue la de Iñigo Errejón, el número dos de la agrupación española Podemos. Un joven que con poco más de 30 años se subió al escenario y contagió su fervor revolucionario.

En pleno debate sobre la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual se generaba un hecho único con la llegada de Gabriel Mariotto, actual vicegobernador bonaerense y ex titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA). Una agrupación llamada “Los Caniches de Perón” ideó una estampita de San Mariotto con el rezo “Protégenos de la malvada concentración mediática, márcanos el camino de la pluralidad audiovisual eterna. Haz en nosotros la dignidad, mas libéranos del discurso único. Amén”. Durante esos agitados días, cada vez que aparecía Mariotto se agotaban los lugares y todos los militantes lo homenajeaban de pie, leyendo en voz alta la oración a San Mariotto.

En la Agrupación Oesterheld cada noche es diferente. Cada noche encierra la pasión militante, el compromiso de asistir y no fallarle a Martín García y a Rosana Salas que desde hace casi 18 años son los responsables de esta convocatoria.

Aunque han pasado varios años y el cansancio se siente y a veces pareciera que todo cuesta más, los seguidores de la Oersterheld no quieren perder ese espacio donde tienen siempre un lugar reservado en la Mesa de los Sueños.

No hace falta pertenecer a ninguna agrupación, no hace falta tener carnet de afiliado, basta con estar. “Los que vengan por primera vez serán bienvenidos, porque como dice el Negro Dolina, ‘hay viejos amigos que uno todavía no conoce’”, reza la invitación que convoca a apoyar el actual proyecto de país.

No hay lunes en el que no se recuerden militantes peronistas o del campo popular y todos se pongan de pie, alzando los dedos en V para decir por ejemplo, Compañero Néstor Presente! Juan Navarro, concejal del FPV y productor del film Cristina militante, lo sintetizó en su visita: “La Oesterheld es un lugar que te hace sentir que la patria es el otro”

Fuente: Revista 23