Otra mezquindad más del actual gobierno. Un centro cultural menos en la ciudad.

TRISTEZA INMENSA. CIERRAN LA PEÑA DEL COLORADO. A MAURICIO MACRI Y A HORACIO LARRETA ¿QUÉ PODRÁ IMPORTARLES?

Conmueve lo que han padecido estos años de lucha y trabajo duro ofreciendo un espacio de cultura, música y tradiciones nuestras. Hubo varios intentos de cierre y dos clausuras en los últimos cinco años. Pero siguieron trabajando para defender su fuente de trabajo, su proyecto que consideran justo. Se constituyeron en cooperativa de trabajadores con su matrícula y todo en regla.

NAC&POP
29/01/2016

Tristeza inmensa.

Cierran La Peña del Colorado.

Un centro cultural menos en la ciudad.

Cuánto conmueve lo que han padecido estos años de lucha y trabajo duro ofreciendo un espacio de cultura, música y tradiciones nuestras.

Tuvieron varios intentos de cierre y dos clausuras en los últimos cinco años.

Pero ellos siguieron trabajando para defender su fuente de trabajo, su proyecto y lo que consideran justo.

Se constituyeron en cooperativa de trabajadores con su matrícula y todo en regla.

Y siguieron peleándola, pese al riesgo constante de cierre por parte del gobierno de la ciudad.

Así trabajaron ofreciendo lo mejor de ellos sin que el público perciba tensiones ni la constante puja en la Fiscalía, sus genuinos reclamos ni la injusta y mezquina amenaza que soportaron los últimos cinco años.

Clases gratuitas de folclore. Cocina bien argentina. Talleres culturales.

Y todas las noches, el escenario Mercedes Sosa de la Peña del Colorado albergando grandes músicos de nuestro folclore.

Presentando folclore y a veces tango, jazz o canción ciudadana, dando preferencia a las nuevas propuestas que no teman buscar nuevos caminos, pero sin perder las raíces.

Han convocado artistas, de todo el país y algunas veces trascendieon las fronteras.

En los últimos cinco años se dieron clases del taller literario (hasta ayer mismo).

Nos acabamos de enterar que mañana la querida Peña del Colorado ya no me podrá brindar su salón para las clases.

Y nos duele por ellos y nos duele por nosotros.

Cinco libros de los ocho que editaron algunos habitué contienen cuentos nacidos entre esas paredes.

Qué más decir si las manos y el cuerpo no saben gritar, sólo saben de amor y trabajo.

Y de lo bello que es dar clases en un salón que huele a humo y chacarera, a mate, arrope, a locro y vidalita.

Un pedacito de campo que agrieta la frialdad en la indolente ciudad…

Se hacía un viaje “tierra adentro” de la Argentina para saborear sus regiones, oír sus paisajes musicales; por los pueblos chicos, de tiempo ‘i ñawpa (de tiempos de antes) desde donde vienen las Peñas o “lugares de encuentro en los que compartimos nuestras costumbres y aún nos saludamos, nos escuchamos, amasamos, cocinamos al momento de comer y cantamos y bailamos hasta el amanecer…

Se podía tomar mate con chipá o pastelitos, podías ahondar en nuestro saber, “sabiendo” o saboreando nuestro maíz, nuestra quinoa, nuestro asado, nuestro cordero, nuestra mandioca, nuestros exquisitos vinos y postres regionales, y nuestros licores caseros.

Pero a Mauricio Macri y a Horacio Larreta ¿Qué podrán importarles la cultura argentina, la música y la literatura y la historia de vida estas familias, unas más de las miles que quedaron sin trabajo este mes?

Si hasta pretendieron meter niños en aulas containers sin acondicionamiento dos años atrás, si hace tres balearon enfermos del Borda, y cuatro años atrás reprimieron a los chicos artistas de la emblemática sala Alberdi (siempre con la cultura y el arte popular, con la educación y la salud públicas).

Quisieron quedarse con El Molino, pero de todos modos la «inmobiliaria» PRO hizo el negocio de una cantidad obscena de propiedades que pertenecían al patrimonio histórico de nuestra ciudad y ahora son edificios y hostels para turistas.

COMUNICADO DE LA COOPERATIVA DE TRABAJADORES DE LA PEÑA DEL COLORADO