Es la primera vez en la historia en que el voto conciente democrático, elige ese camino en forma espontánea, cuando se logró que el odio, superase la razón.

LA PATRIA COLONIZADA

por Jorge Rachid

Hubo en la historia argentina, períodos de claudicación nacional ante los poderes hegemónicos, en general imperiales, que por métodos primero militares y luego económicos, siempre intentaron y consiguieron moldear una Argentina a su medida, incluyendo sin dudas el eje cultural dominante, que se prolongó en el tiempo.
Por Jorge Rachid
NAC&POP

14/01/2016

Pero es la primera vez en la historia en que el voto conciente democrático, elige ese camino en forma espontánea, cuando se logró que el odio, superase la razón.

Asi fue con el crédito de la Baring Brothers con Rivadavia y la apropiación de las minas de oro de Famatina, en la Rioja, antes lo habían intentado los ingleses, con las fuerzas militares en el Virreynato, fracasando en dos ocasiones por la resistencia popular.

Fueron consiguiendo nuevos cipayos en la historia, con Lavalle fusilando a Dorrego y sus aspiraciones “populistas” a instancias de Salvador María del Carril, futuro Ministro de la Corte Suprema, de Valentín Alsina y varios mas, que junto a Carlos Alvear y Sarratea pidieron ser colonia inglesa por carta al Rey, cuando flaqueaban las fuerzas nacionales de Mayo, ante la reacción de los caudillos del interior Artigas, Ramirez, Lopez, Bustos y otros, ante el avance portugués y español desde Montevideo, mas la reacción popular de Campana en 1811 que crea la Junta Grande.

Lo terminaron entregando a Artigas y la Banda Oriental, a cambio de soberanía colonizada, sin pudor y sin embargo forman parte de los héroes de la historia. Por eso cierran ahora el Instituto Dorrego, para que la historia siga sesgada, contada por ellos.

No esperaron nunca negociar con un país soberano, siempre arrasaron como lo intentaron y no pudieron con la Vuelta de Obligado, con Rosas, por eso acudieron a la compra de Urquiza y las tropas portuguesas brasileñas para vencer en Caseros con Mitre y Sarmiento y escribir la historia de la Argentina moderna, oligárquica y elitista. Nuevos endeudamientos, el Banco Central manejado por ingleses, los puertos y ferrocarriles al servicio del saqueo nacional, la represión obrera, la ley de Residencia de Cané clausurando la protesta social inmigrante, la huelga de los Talleres Vasena con miles de muertos, la Revolución del Parque por derechos, la victoria del radicalismo y su agonía, Forja y el pensamiento nacional, y finalmente el Peronismo forjador de todos los sueños, desde el punto de vista popular y de todos los males, desde el punto de vista reaccionario.

“Hoy es el día mas glorioso del Reino Unido después de la Segunda Guerra Mundial, hemos derrocado al Tirano Perón y lo perseguiremos mientras esté vivo y después de muerto también, hasta que no quede memoria viva de él” W. Churchill, discurso en la Cámara de los Lores de septiembre de 1955.

En ese instante la Argentina entró al FMI a lo cual Perón se había negado, se alineó automáticamente en el bloque hegemónico, endeudándose y acompañando todas las resoluciones internacionales de la guerra fría, optando por el “occidente cristiano”, tan occidental como Japón, tan cristiano como Israel, sumándose al Bloqueo a Cuba en 1962, volteando a Frondizi por dejar ganar al peronismo en la provincia, después mas proscripción, mas represión, mas muertes en nombre de la “libertad” pese a ser gobernados por sucesivas dictaduras.

Sin embargo Perón vuelve y levanta el Bloqueo a Cuba con 2 mil millones de u$s en vehículos, sigue el Pacto Social, y un gobierno débil a su muerte, pero sin deuda externa, sólo 7 mil millones e inclusión social plena, con participación de los trabajadores de casi el 48% en el PBI.

La Argentina “decente” pedía el golpe, justificaba la represión, desconocía los desaparecidos y los exilios, aplaudía la poda salarial de los “vagos” del estado.

“Achicar el estado es agrandar la Nación”, decía el nuevo Ministro, el pueblo “decente” aplaudía, los trabajadores temían, los pobres se resignaban a un nuevo capítulo del drama argentino, mientras soñaban con un nuevo peronismo, que devolviese derechos.

Ahora, después de 12 años de gobierno peronista, de ampliación de derechos, de inclusión social plena, de conciencia regional latinoamericana, de un período de desendeudamiento y enfrentamiento con los Fondos Buitres y los jueces funcionales a las demandas extorsivos, un gobierno legitimado por el voto, se propone en pocos días, dos acciones de punta, una rápidamente incorporar la Argentina al Mundo Occidental y Cristiano, aunque sin a anuencia del Papa, que condena al capitalismo salvaje y la otra acción, demonizar al gobierno peronista en cada acción, para justificar su accionar.

Es la creación guionada de la Teoría del Caos, ya descripta por Naomí Klein hace años.

De ahí las cortinas informativas, la represión no publicada, los despidos escondidos detrás de supuestos ñoquis y militantes “grasas”, con intención de barrer la política como intención de desplazar el eje de acumulación logrado en los años, de mas Estado y mas Política, como herramientas de construcción social y productiva, que hoy quieren deconstruir ladrillo a ladrillo, como el drenaje del abseso purulento.

Asi está presentado.

Se complementa esto con la persecución implacable sobre los protagonistas de la etapa anterior, desde Cristina con el caso Nisman, hasta el narcotráfico como eje de corrupción en las altas esferas del poder, contando para ellos con jueces adictos, medios que olieron sangre y exigen mas, incluyendo otros periodistas, sumando perseguidos como Stiuso y sus bufetes de abogados asociados por décadas a los servicios de informaciones.

Necesitan esos juicios, necesitan de la corrupción demostrada, aunque sea en los medios, como lo hicieron durante la etapa de demolición del gobierno popular, por años con misiles cotidianos sobre la cabeza del pueblo argentino, desde las bóvedas llenas de oro, hasta las Islas Schelles y las valijas de plata, pasando por el asesinato del fiscal hasta el ministro narco, denunciado por sicarios condenados a perpetua, a cambio de favores constatados en estos días.

En medio de ese caos informativo se ha realizado una operación quirúrgica sobre el Estado, ahora como bien dijo V.H. Morales, se acabaron los Lobys en la Argentina,ahora los dueños del poder, los manejadores del Mercado, son Ministros, ahora el Mercado maneja al estado, con esa impronta, pusieron a cuidar el Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Anses a quienes vaciaron durante las AFJP, los fondos jubilatorios con papeles truchos de Clarín.

Se llama Blaquier y es directivo de Clarín el nuevo responsable, que aceptó también que los bonos intragubernamentales, que hacían que nuestra deuda externa estuviese sólo en un 13% en dólares, pase ahora a respaldar créditos externos que harán que la misma pase a moneda extranjera, lo que sumado a la devaluación del 40% y su impacto en los precios, hará junto a la apertura de importaciones indiscriminada, que la pérdida de puestos de trabajo, ponga en serio riesgo la tranquilidad social a mediados de año.

Se suma esto al abandono soberano de los satétiles ARSAT l y ll, el desfinanciamiento del Plan Nuclear , el desmantelamiento de la I+D en Ciencia y Tecnología, las propuestas de privatización de los proyectos de punta, la desafectación de YPF en manos de Shell y de Aerolíneas en manos de LAN, el HBSC manejando la UIF que lo investigaba por las 4.040 cuentas de Suiza, que ningún juez quiso avanzar y que tiene al Minsitro de Hacienda, ex CEO de JP Morgan, lo que sumado a la claudicación ante los Fondos Buitres y el nuevo mega canje, describe la Argentina Colonial.

Somos opositores, no seremos cómplices, no daremos tregua porque no es “poner palos en la rueda”, ni “provocar ingobernabilidad” el hecho de luchar contra la entrega programada del patrimonio nacional, del nuevo megacanje, del despojo del trabajo, del arrasamiento de la industria, del achicamiento del estado, del despido indiscriminado y la flexibilización laboral, del posibilismo marcroeconómico, del ajuste salvaje, del fortalecimiento del sector financiero, en un “deja vu” que todos conocemos.

Los peronistas hemos resistido peores circunstancias y hemos recuperado sueños y utopías construyendo caminos a recorrer, que lo haremos con la tranquilidad necesaria que dan las certezas doctrinarias y filosóficas que forman parte ya de la cultura nacional.

Nos llaman feos, sucios, malos y grasas y a mucha honra, como Evita.

Lo tomamos como un elogio a nuestro compromiso con los trabajadores ( grasas), los humildes (malos), los pobres ( sucios) y los “negros criollos y latinoamericanos ( feos), ya que la cultura eurocéntrica, como Sarmiento en el siglo XlX identifica la civilización con la tez blanca , aunque sea genocida y la barbarie, con la negritud criolla del sur.

JR/

N&P: El Correo-e del autor es Jorge Rachid jorgerachid2003@yahoo.com.ar