"Es un alivio que la justicia tome parte en esto y reviertan semejantes atropellos al estado de derecho", declaró Osvaldo Francés

EL CONSEJO FEDERAL CELEBRÓ LOS FALLOS DE LA JUSTICIA FEDERAL QUE RESTITUYEN LA LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL

Ignacio Golobisky (FOTO) había advertido «Clausurar por decreto una de las leyes más discutidas y debatidas desde la apertura democrática a la actualidad no puede tener otro fin que el de reforzar la centralismo geográfico y económico»

NAC&POP
ARBIA
11/01/2016

Los miembros del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual celebraron las medidas de los jueces Garbarino y Forns que suspenden los decretos presidenciales a través de los cuales se atropelló y modificó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual llegando incluso a derogar el Consejo Federal y su conformación, así como sus representantes en el Directorio de AFSCA.

Los miembros del COFECA, representan a las provincias argentinas, los medios PYMES, comunitarios con y sin fines de lucro, los privados comerciales, las universidades, los sindicatos de los trabajadores de los medios y representantes de los pueblos originarios, los representantes de los medios estatales de comunicación y otros, que son nombrados por Decreto presidencial, luego de ser designados por sus instituciones, aunque su tarea es “ad honorem” es decir que no cobran ningún tipo de pago por su trabajo.

«Es un alivio que la justicia tome parte en esto y reviertan semejantes atropellos al estado de derecho», declaró Osvaldo Francés, Vicepresidente del organismo junto a su par, David Furland.

No obstante, ambos resaltaron la preocupación frente a un gobierno que actúa con prepotencia y sin el más mínimo respeto a la ley y al Poder Judicial.

La desaparición del Consejo elimina la participación de las provincias y de los sectores en las políticas públicas de comunicación.

Días atrás, el Presidente del Consejo, Ignacio Golobisky había advertido «Clausurar por decreto una de las leyes más discutidas y debatidas desde la apertura democrática a la actualidad no puede tener otro fin que el de reforzar la centralismo geográfico y económico propio de una estructura monopólica de la comunicación audiovisual y silenciar a las voces emergentes, alternativas y anti corporativas que resistieron durante la dictadura militar y crecieron con fuerza al calor de una ley inclusiva y federal».