En 30 días Macri ha tomado todas las medidas antipopulares que caben en el manual de estilo de las clases dominantes, ha cometido papelones internacionales y nacionales que superarían el record en el libro Guinness.

EL CAMINO AL ABISMO

Por Daniela Bambill

Ha comenzado una suerte de persecución ideológica como norte para miles de despidos de empleados públicos, la vicepresidenta ha declarado textualmente “vamos a destruir la estructura kirchnerista del Estado”, la estigmatización del agente estatal como “ñoqui” en los medios adictos genera una suerte de lavativa para las consciencias de los ciudadanos que justifican el desempleo por razones políticas.


Por Daniela Bambill
NAC&POP
10/01/2015

Si pudiésemos hacer el ejercicio de mirar los acontecimientos en los últimos 30 días en la Argentina despojados de la contaminación subjetiva que implica ser parte de la coyuntura, seguramente no encontraríamos lógica en el accionar de Macri en su primer mes de gestión como Presidente de la Nación, sencillamente porque no hay lógica que pueda explicar la torpeza con que se mueve el gobierno nacional.

En 30 días ha tomado todas las medidas antipopulares que caben en el manual de estilo de las clases dominantes, ha cometido papelones internacionales y nacionales que superarían el record en el libro Guinness.

La primera medida fue la devaluación que implica la pérdida del 40% del salario real, acto seguido tomó medidas en favor de los exportadores que, no obstante el beneficio, sigue presionando para exportar la materia prima y liberar divisas con un pedido extorsivo de más devaluación, que según ellos garantizaría la competitividad del sector.

Ha comenzado una suerte de persecución ideológica como norte para miles de despidos de empleados públicos, la vicepresidenta ha declarado textualmente “vamos a destruir la estructura kirchnerista del Estado”, la estigmatización del agente estatal como “ñoqui” en los medios adictos genera una suerte de lavativa para las consciencias de los ciudadanos que justifican el desempleo por razones políticas.

Como correlato indefectible de esta medida que engrosa el índice de desocupación a niveles superados con esfuerzo durante 12 años, pone en marcha el Estado represivo y genera un estado de conflictividad social enmarcado en la violencia institucional sin precedentes en la historia de la democracia recuperada.

La represión de trabajadores en La Plata de la última semana fue feroz y cuenta, por ahora y solamente por ahora, con la anuencia de parte de la sociedad que bajo la premisa del relato macrista que reza que vienen a “sincerar” la economía y limpiar el Estado ineficiente, mira para otro lado y justifica el accionar violento de las fuerzas de seguridad con los argumentos que los esbirros oficialistas escupen desde las pantallas de TV.

Después de 10 años del pago al FMI que permitió la autonomía en materia de renegociación de la deuda externa y la lucha a brazo partido contra los holdouts, que mereció el reconocimiento de 136 paises en la ONU el año pasado, Macri ha decidido volver a los préstamos internacionales, asesorado por los mismos actores que han cometido la estafa más grande de la historia del país a principios de siglo con el Megacanje, Sturzenegger, con proceso confirmado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, está al frente del Banco Central y del proceso de endeudamiento que pagaremos durante generaciones, volviendo al yugo que subsumió al país en el agobiante fango de los países carentes de Soberanía Política por su falta de Independencia económica.

Ha modificado la lógica de recaudación fiscal en un claro beneficio de los sectores que ostentan el poder económico en la Argentina, obligando a volver a ser la variable de ajuste a los sectores populares.

La virtual anulación del Parlamento excusada en el receso de verano fue para Macri la plataforma para omitir la Constitución Nacional y mediante una catarata de 200 Decretos de Necesidad y Urgencia, 200 DNU en 30 días, ha derogado leyes, nombrado jueces subrogantes en la CSJN, modificó leyes que establecían los requisitos de idoneidad en organismos públicos, como la Oficina Anticorrupción, por ejemplo, para nombrar alfiles políticos sin experiencia alguna en la materia, ha intervenido y desaparecido los organismos que garantizaban la desmonopolización de la prensa, ha suspendido la vigencia del Código Procesal Penal, esto último expresamente prohibido en la Constitución Nacional, destruido acuerdos internacionales modificando el eje de la política exterior en detrimento de la Integración Regional beneficiando el viejo eje de alineamiento incondicional a la Secretaría de Estado.

Todas estas medidas autoritarias y lejos de la República sagrada que su espacio político, durante la campaña electoral, proponía “recuperar” de las garras del populismo peronista, se vieron engalanadas por papelones nacionales e internacionales que más temprano que tarde le acarrearan la consecuencia de la pérdida de potestad en la que se basa el principio de autoridad de cualquier gobernante, a saber:

En la Cumbre de Mandatarios del Mercosur ha demostrado un desconocimiento temerario de la realidad regional siguiendo el guion de la Canciller Malcorra (omitiremos el hecho que lo ha leído, y también ha demostrado una escasa facultad en la lectura en voz alta que avergonzaría a un niño de escuela primaria) en el que solo ha manifestado frases y lugares comunes excepto el misil verborrágico y torpe avasallando el principio de soberanía contra la República Bolivariana de Venezuela.

Rápida de reflejos la Canciller Venezolana lo ha dejado en ridículo con argumentos irrefutables frente al resto del mundo, la torpeza de Macri le impidió evaluar siquiera que no recibiría el apoyo de ninguno de los Presidentes de la Región que, como en el caso de Dilma Rousseff apoyó explícitamente al Gobierno de Nicolás Maduro en la misma Cumbre y su voz sonó como la voz del resto de los mandatarios que habían precedido en el discurso a Macri.

Las fotos que siguieron a la Cumbre fueron elocuentes.

Durante su breve visita al Uruguay, la única noticia trascendental del encuentro con su par Tabaré Vázquez ha sido el proyecto de obtener la sede para el Mundial de Fútbol 2030 en conjunto para los dos países, esto en simultáneo con la tragedia más importante que se tenga memoria en el Litoral argentino con más de 30000 evacuados y pérdidas millonarias a raíz de las inundaciones que afectan la zona.

Al respecto, Macri había suspendido por 12 horas sus vacaciones para sobrevolar la zona afectada y emitir una breve conferencia de prensa de la cual el título resonante fue “Hay lugares adonde sobra el agua, hay lugares adonde falta el agua”.

Tan resonante la torpeza de sus dichos que hasta en los medios que han sido los albaceas de su candidatura los destacaron con letras de molde.

Los últimos 15 días de estos primeros 30 del Gobierno de Cambiemos han estado signados por la fuga de 3 condenados por asesinato y narcotráfico de uno de los penales de máxima seguridad de la Provincia de Buenos Aires.

La fuga en sí bien podría ser el guion de una película del género grotesco, 3 peligrosos asesinos se escapan de un penal, con un arma de madera, sin resistencia de las guardias, con quien debería haber custodiado la puerta de la cárcel sin armas por ser Testigo de Jehovah, en un automóvil que bien podría ser parte de un museo, empujándolo porque no respondía mecánicamente.

Lo que siguió a la fuga tiene ribetes desopilantes, el Ministro de Seguridad Bonaerense anunciando el “cerco inminente de los prófugos” y estos visitando a la suegra de uno de ellos en dos oportunidades, la aparición de “señales” claras de la presencia de los condenados en la punta exacta opuesta del mapa que sindicaban su presencia las autoridades.

Trece días de inexactitudes gubernamentales para dar con el paradero de ellos en otra provincia, en un pueblo de 5 mil habitantes, en el campo de una amiga del periodista que monto la operación mediática que le costó la carrera política al candidato del FPV en beneficio de la ahora gobernadora de la Provincia de Buenos Aires.

Tal era el desconcierto oficial que la vicepresidenta en ejercicio de la presidencia, por segunda vez en 20 días, había manifestado textualmente “No contamos con las herramientas para resolver el problema”, el día anterior a la recaptura fallida.

El éxito del encuentro de los prófugos habría sido el fin del papelón gubernamental con el consabido blindaje mediático, de no haber sido porque la recaptura no fue tal.

Solo habían encontrado a uno y mientras en cadena nacional no oficial todo el país estaba pendiente de la recaptura, el Presidente, esta vez no de vacaciones, sino en “reposo” a raíz de haberse fracturado una costilla jugando con su hija de 4 años, y todos sus ministros no hubiesen salido a festejar el fin de la cacería en las redes sociales y con anuncios grandilocuentes en una supuesta lucha contra el narcotráfico que sería su caballito de batalla en adelante.

El papelón mediático fue tan evidente que hasta sus esbirros cuestionaron y evidenciaron la impericia de la Ministra de Seguridad de la Nación que parece tener los días contados en esta historia.

Los ribetes cómicos del papelón gubernamental más grande del que se tenga memoria, serían solo cómicos si no evidenciaran el grado de improvisación y la falta de impericia de quienes gobiernan un país de 44 millones de habitantes.

Macri ha gobernado solo 10 días de los 30 que lleva en el cargo, el resto han sido vacaciones y reposo por un accidente doméstico de características irrisorias, todavía no queda claro si esta impronta signada por el amateurismo, el autoritarismo, la torpeza, la violencia institucional y una gestión por parte del Presidente que se limita a fotos familiares en las redes sociales, mientras los decretos, que no queda claro quien los redacta y firma habida cuenta de las ausencias de Macri, arremeten contra las conquistas sociales, económicas y políticas que permitieron que asuma en un contexto de tranquilidad social, previsibilidad económica y posicionamiento óptimo en un mundo convulsionado y cambiante.

La narración de los hechos que son constitutivos de este texto pueden corroborarse en los medios de prensa oficiales y alternativos, no son un relato caprichoso de quien escribe.

La teoría de los 100 días de gobierno con cheque en blanco por parte de la sociedad estaría marcando ya, en la metáfora bancaria, un déficit que implica el rebote de ese cheque por falta de fondos, más temprano que tarde.

Un mes de gobierno de Cambiemos, la torpeza, la brutalidad y la improvisación evidente en temas centrales que determinan el funcionamiento de un país, están augurando el peor gobierno de la historia de la Nación.

La derecha internacional ha encontrado un títere perfecto para sus objetivos pero ha soslayado un Pueblo, en su gran mayoría concientizado políticamente.

Las luces de las pantallas comenzarán a opacarse indefectiblemente, solo es cuestión de tiempo.

DB/

N&P: El Correo-e de la autora Daniela Bambill danielabambill@gmail.com