El libro de Walter Moore te romperá la cabeza y la NAC&POP hará su envío todas las Semanas, un capitulo, justo antes de su edición grafica como un anticipo espectacular.

EN 2014 WALTER MOORE INTUYO LA LLEGADA DE UN HOMBRE COMO TRUMP A UN EE.UU. QUEBRADO AL ESCRIBIR : «2030 REVOLUCIÓN EN USA» DISFRUTÁLA: CAPITULO UNO.

Por Walter Moore

Esta es la historia de John Appleton y Ava Morlans, la pareja que transformó el siglo 21, cuando todos los errores y horrores de los cinco siglos anteriores implotaron, y el mundo quedó al borde del colapso, en la última expresión de lo que fuera la civilización europea, que había hegemonizado a la Humanidad durante los dos siglos anteriores, el período que se designa como Capitalismo Crepuscular.

2.030
Revolución en USA

waltermoore-150-m
Walter Moore

AÑO 2.030
SE INICIA LA SEGUNDA REVOLUCIÓN LIBERTARIA NORTEAMERICANA

No importa cuán pequeño pueda parecer el comienzo: lo que se hace bien, bien hecho queda para siempre. Henry David Thoreau

INDICE
PREFACIO: Para pensar en paz y vivir sin miedo
CAPITULO 1: John Appleton y los acontecimientos que cambiaron la historia
CAPITULO 2: La historia de John Appleton
CAPITULO 3: Las Bases Doctrinarias del Movimiento de John Appleton
CAPITULO 4: La carrera política de John Appleton
CAPITULO 5: John Appleton Gobernador de California
CAPITULO 6: El renacer de la política en USA
CAPITULO 7: Los 100 Días de Appleton
CAPITULO 8: El proceso de Transformación de EEUU
CAPITULO 9: El Milagro Económico Norteamericano
CAPITULO 10: La Armonización Territorial
CAPITULO 11: La explosión de la paz
APENDICE: Los informes del Coronel Appleton al Estado Mayor del Ejército de USA

Este libro fue escrito en Buenos Aires, durante el año 2014. (Ver reseña del autor)

Noticia

El que dio origen a esta obra fue el destacado biólogo marino, Luis Carrique, que quedara profundamente impresionado por el homenaje a nivel mundial que recibieran la exequias de Ava Morlans, (fallecida a los 100 años de edad en 2080), como reconocimiento a la máxima sacerdotisa y promotora mundial del culto de Gaia, la versión global del culto a la Madre Tierra de la América Originaria (la Pacha Mama), que fuera instalado en prácticamente en todo el mundo, cualquiera fuera el culto de cada región humana, Gaia se acoplo a esos cultos pre-existentes, para instalar universalmente el respeto de los seres humanos por el Planeta que los soporta y la unidad del Reino Humano.

Fue en esa tarea de indagación histórica sobre vida y milagros de Ava Morlans donde comprendió la grandeza de su esposo, el general John Appleton, fallecido quince años antes que ella, y cuyos aportes no habían estado en el campo del medio ambiente, sino en la batalla política. Por ese motivo interesó en su historia a sus amigos, Martín Durante, etólogo de profesión y arquitecto de ocasión y Alberto Corbella, un socio-terapeuta reconocido por sus aportes a la nueva disciplina, que se entusiasmaron con describir la vida y milagros de esta pareja, rescatando en una obra los aspectos centrales de su maravillosa herencia, y que quedan registrados en el presente libro.

PREFACIO
Para pensar en paz y vivir sin miedo

Esta es la historia de John Appleton y Ava Morlans, la pareja que transformó el siglo 21, cuando todos los errores y horrores de los cinco siglos anteriores implotaron, y el mundo quedó al borde del colapso, en la última expresión de lo que fuera la civilización europea, que había hegemonizado a la Humanidad durante los dos siglos anteriores, el período que se designa como Capitalismo Crepuscular.
Pero, si observamos la “onda larga” de este proceso, que transcurre entre la instalación masiva de la imprenta en Europa hasta su reemplazo por Internet, podemos identificar a la historia del desarrollo, expansión e implosión, del capitalismo en todas sus variantes, privado o estatal, y también del fin de la hegemonía mundial de la Cultura Europea.
Durante este largo proceso podemos observar el crecimiento de la conciencia humana, y también como el miedo, que fue la causa que desató la irracionalidad en las sociedades: Así como el miedo a quedarse sin comida impulsó el crecimiento del Imperio Romano, para lograr que en sus territorios siempre hubiera una región con cosechas para alimentar a Roma. Fue también el miedo a sus crueles vecinos, el que dio origen al Imperio Nazi, y fue el miedo, que los nazis dejaron incrustado en el alma de los israelíes, lo que los ha dejado solos, expuestos, por su salvajismo, a la revancha con sus vecinos. También, al superar ese miedo gigantes como el Goliat imperial, quedaron derrotados por unos David guerrilleros, que no tenían miedo, cuando los esperaron en la frontera con el Líbano y los derrotaron severamente.
También fue el miedo al “Comunismo”, el que justificó la absurda guerra de Vietnam, y así se podría escribir toda la historia contemporánea como el resultado de las cosas que los humanos hacemos por miedo.
Esta energía destructiva, que cargan las culturas dominantes, tiene como origen el miedo a la Naturaleza hostil, lo que explica las gigantescas estrategias suicidas llevadas adelante por las “naciones avanzadas”, que destruyen a la Naturaleza y lastiman a otros Pueblos, sin considerar que estos tienen una muy larga memoria histórica.
También el miedo hace al avaro, que comenzó guardando por miedo a no tener en el futuro, y luego que tuvo más que otros, fue el miedo el que convirtió al avaro en usurero, que temiendo que los otros le roben lo acumulado, instala así su vida en la justificación de robar a los otros, por el paranoico placer de tener siempre “Más”.
Para sostener esta reacción por miedo, fue necesario que instalaran la mentira como parte de su sistema social, que evolucionó en base a la ecuación: Miedo-Mentira a la que luego se sumó la Opresión, imprescindible para sostener algo tan poco natural como el sistema Miedo-Mentira.
Así los usureros fueron acumulando poder con su ideología basada en el miedo, primero, el miedo propio, y después miedo de los otros hacia ellos.
Pero es el miedo el que impide la felicidad, y justifica las mentiras, pues Verdad y Felicidad son dos partes de una misma cosa, que requieren de la Libertad para disfrutarlas.
Así que de repente, en menos de un siglo, la Humanidad había quedado en manos de los usureros, autodenominados como Sistema Financiero Internacional, o como los nombró la Iglesia Católica: Imperialismo Internacional del Dinero.
John Appleton era un hombre sin miedo, apegado a la Verdad y hambriento de Libertad. Y además, poseedor de una enorme energía. Y cuando el Capitalismo Crepuscular, implosionaba por su propia avaricia, estaba preparado para sentar las bases para un mundo nuevo, capaz de contener a una Humanidad sedienta de Paz, de Verdad, Libertad y Amor.
En este libro se relatan los acontecimientos que dieron forma al siglo 21, que no es otra cosa que la puerta a un Nuevo Milenio Histórico, y a una Nueva Humanidad, que tiene un Nuevo Propósito, más allá de los individuos que la integran.
Pues la Humanidad se ha convertido, finalmente, en el Cuarto Reino, ya que dejó de ser una prolongación del Reino Animal, para convertirse en la Conciencia de todo lo viviente, incluso de las estructuras propias de los Reinos Mineral, Vegetal y Animal.
Cuando Appleton dejó atrás al miedo, también decayeron la injusticia, la arbitrariedad y la incertidumbre, y la dirigencia de los países pudo asumir la responsabilidad de corregir toda mezquindad, indignidad y crueldad.
Ahora el poder de los antiguos dirigentes, hombres codiciosos y crueles, ya forma parte de un pasado tan remoto como el de los hombres de Neandertal, y aunque todavía quedan vivos muchos individuos de esa especie, consumida por el miedo, y peligrosos como monos asustados con ametralladoras en sus manos, nos pareció oportuno que, desde la serenidad actual, podamos observar los acontecimientos que transformaron a la Humanidad.
Para lograr una historia lo más objetiva posible, hemos realizado una recopilación de discursos, descripciones de eventos de esa época en publicaciones registradas en la “nube” de Internet, datos de publicados en esa época, descriptos durante el desarrollo de esta gesta, y los hemos organizado desapasionadamente, hecho posible desde este lugar, tan alejado en el tiempo y el espacio, de donde ocurrieron los principales acontecimientos, que hicieron realidad la Gran Transformación impulsada por John Appleton y Ava Morlans hace medio siglo.

Buenos Aires, 22 de julio de 2083
CAPITULO 1
JOHN APPLETON Y LOS ACONTECIMIENTOS QUE CAMBIARON LA HISTORIA
(La”Gran Transformación” de Estados Unidos)

En un número especial del periódico Observatore Romano, encontramos un artículo que relata dramáticamente los eventos que culminaron con la Transformación de los Estados Unidos.
Antonio Fabianni, el editor en jefe del periódico, en ese editorial del 21 de septiembre de 2030, en un número especial, dedicado al ascenso del Presidente John Appleton, relata los acontecimientos de entonces.

Trascribimos ese Editorial:
ESTADOS UNIDOS HA CAMBIADO

Fue el 22 de julio del año 2030 cuando comenzó la rebelión en Estados Unidos contra un gobierno cuya credibilidad y prestigio estaba agotada, sobre todo, a partir de la revelación pública del informe secreto del Congreso sobre el desastre de las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001, donde se descubre que había sido urdido por los sectores neoconservadores pro-sionistas del gobierno, para justificar las guerras atacando a los enemigos de Israel en el Medio Oriente.

El atentado fue urdido y ejecutado por los servicios de inteligencia locales con los de Israel y Arabia Saudita, lo cual agregó un ingrediente explosivo, a la disconformidad por el continuo deterioro de la economía de la mayor parte del pueblo norteamericano.
La gota que hizo derramar el vaso de la apatía popular fue la rotura del puente Golden Gate, un símbolo de los Estados Unidos, que colapsó durante una tormenta, evento en el cual fallecieron más de 500 personas. Al tomar estado público, que el puente había carecido de mantenimiento durante los 35 años que precedieron a la tragedia, una ola de indignación recorrió el país. Los noticieros mostraron, con una especie de rabia contenida, el deterioro que tenía toda la infraestructura del país: carreteras rotas, calles urbanas llenas de gigantescos baches, locomotoras y trenes oxidados y abandonados, iluminación inexistente en muchas calles, policía menos que escasa, y creciente número de personas comiendo en ollas populares.
Un recorrido por las que habían sido las ciudades más prósperas del país, mostraban su estado de abandono, pues muchas se habían declarado en quiebra, y fueron olvidadas por el poder central, como sucedió con Detroit, desposeída de la enorme industria automotriz que fuera llevada al extranjero, todas estas grandes metrópolis, poco a poco, tendían a convertirse en “ciudades fantasmas”.
Sumaban casi treinta las ciudades importantes que entraron en cesación de pagos a sus proveedores y empleados, con lo cual, más barrios se quedaban paulatinamente sin servicios, y entonces la gente dejó de pagarlos, aumentando la crisis. Cuando las empresas privadas de servicios públicos pidieron su protección contra bancarrota, las inspecciones impositivas revelaron que prácticamente no tenían patrimonio, y que algunas jamás habían pagado los impuestos que les correspondían, pero sus directivos vivían como verdaderos magnates, mencionados en Forbes y con fotos en las tapas en las revistas de “Ricos y Famosos”.
Estos hechos hicieron desbordar la copa de conformismo y autosatisfacción que supieron caracterizar a los norteamericanos del siglo 20, y los puso ante la dolorosa realidad: el país que fuera el más rico del mundo, había llegado a tener 100 millones de pobres, y 24 millones de niños que vivían en las calles y una sociedad padeciendo una inequidad, en la riqueza y los ingresos, mayor que en los últimos 100 años.
Desatada esa furia comenzaron a buscar a los responsables.
Durante unos años, siguió manteniéndose una estructura social inestable, pero aún gobernable, hasta que la disconformidad económica alcanzó a los sectores altos de la otrora numerosa clase media alta, y entonces la rebelión se volvió incontrolable, y la represión policial era contestada con armas de fuego y cócteles molotov, que caían sobre las cabezas de los agentes, y sus chalecos antibalas y sus armas no les servían para protegerse, así que ametrallaban a las multitudes rebeladas en Detroit, en Chicago, en Alabama, y en los arrabales de Baltimore.
En esas circunstancias ocurrió la tragedia del Golden Gate, que llenó diarios y pantallas casi como tema único, donde con minuciosos relatos mostraban las tareas de mantenimiento que se realizaban en el pasado, y como, al no realizarse, estallaron los materiales y el puente Golden Gate se desmoronó, pues el Estado Federal no asignó los fondos para realizar esa tarea. Sino que los asignó para salvar a los bancos que, gracias a eso, acumulaban descomunales ganancias, en lugar de proteger los bienes comunes, se repitió a lo largo y lo ancho de todo Estados unidos, con lo cual la infraestructura, no sólo caminera, sino también sanitaria, se encontraban al borde del colapso, a lo cual se sumó la crisis presupuestaria de la educación.
En los primeros días de ese verano de 2030, la rebelión apareció en Brooklyn y cruzó los puentes hacia Nueva York, y se propagó casi instantáneamente en toda la nación gracias a las redes sociales, celulares e Internet. Y en cada plaza se podía ver a una multitud que pedía soluciones que el gobierno no tenía.
Las autoridades, en lugar de irse, como lo pedía al unísono todo el Pueblo, que clamaba: “Que se vayan todos”, buscaron la manera de reprimir a la gente reunida en las plazas. Con hidrantes y gases los expulsaron, pero al día siguiente la gente volvió con rifles y revólveres, construyeron barricadas y sitiaron los palacios de gobierno estatales y sedes policiales.
El FBI instaló tiradores que dispararon contra manifestantes y policías, lo cual incrementó la furia y comenzaron a ocupar o quemar edificios públicos, rechazando cualquier intento de desalojo por las fuerzas policiales, hasta que los “swats” encargados de reprimirlos se retiraron, al ver que eran sus propias familias las que estaban instaladas en las barricadas.
El Gobierno vacilaba en convocar al Ejército para reprimir, pues dudaba de su lealtad, y finalmente, al cabo de dos semanas, los gobernadores de los estados de Washington, Colorado, Kansas y Florida habían renunciado, mientras Massachusetts y Oregón, con graves incidentes, aún resistían.
Así, en la aún tranquila California, la noticia del Golden Gate, un orgullo nacional, encendió en San Francisco la mecha de esa rebelión latente, pues la mayor parte de los muertos vivía en esa ciudad, y todos sabían que el mantenimiento y control del puente era de responsabilidad del gobierno Federal. Así que la furia de la gente se dirigió contra los edificios federales instalados en todo el Estado de California. Algunos de ellos fueron incendiados por la multitud, otros invadidos y expulsado a su personal, situación que creó gran alarma en Washington, pues la escena repetida en tantos estados, si aparecía en una California todavía próspera, podía convertirse en una Guerra Civil, y le ordenaron al Gobernador Interino de California, John Appleton que usara a la Guardia Nacional para reprimir las protestas, pues ese organismo paramilitar dependía del Gobierno Estatal.
Appleton se negó, y lo expresó públicamente, así que la burocracia de Washington le pidió la renuncia, él se negó a obedecer. Entonces enviaron un batallón de choque para encarcelarlo, ante el cual se entregó sin resistencia.
En su reemplazo designaron a un grupo de tecnócratas para que se hicieran cargo de la Gobernación, y les dieron como apoyo a un grupo de Marines procedentes de estados lejanos, que reprimieron a los californianos de la misma manera que usaron contra los pueblos del Medio Oriente. El resultado fue que la rebelión se extendió por todos los estados del oeste y del sur de Estados Unidos, y la dureza represiva logró enervar a la gente, que fue armada masivamente a las protestas.
La guerra civil era cada vez más inminente.
El presidente Schneider, totalmente impotente, renunció y después que dos presidentes interinos fracasaran en pacificar el país, el Congreso no tuvo más remedio que convocar a John Appleton, prácticamente el único político que conservaba prestigio y apoyo popular, y disponía de una organización política de carácter nacional.
Le ofrecieron el cargo de Mariscal de Campo para que comandara las fuerzas de apaciguamiento, y Appleton les contestó que él no estaba para reprimir a sus compatriotas. Después de otro día de nerviosas deliberaciones, propusieron designarlo como Presidente Interino.
Appleton lo aceptó, pero desde la prisión, impuso condiciones para reunirse con los caciques políticos: Aceptaría la designación durante una reunión con la presencia de todos los líderes políticos, en el pleno del Congreso, y que fuera televisada por la cadena federal, para que todos pudieran observar lo que sucedía.

Ante la crisis, los políticos tuvieron que acceder.

Una vez allí, Appleton escuchó formalmente la propuesta de asumir la Presidencia, hecha por la Asamblea Legislativa en pleno, pero puso sus condiciones para aceptar: Quería plenos poderes, incluso el de modificar la Constitución ad referéndum de una Convención Constituyente posterior, al observar el recinto cerrado a la prensa, exigió que todo el país, y el mundo entero, presenciaran el transcurso de estas negociaciones, que debían hacerse en presencia de la televisión, “para disipar futuras mentiras sobre el poder que se le otorgaba”, aclaró.
No llegaron a un acuerdo en la primera reunión y Appleton volvió a la cárcel, hasta que dos días después rodearon al Congreso más de dos millones de personas coreando el nombre de Appleton.
Y el 10 de agosto de 2030, en un acto solemne, ante ambas Cámaras del Congreso, Appleton fue ungido Presidente de los Estados Unidos de América, en Washington, con un mandato por tiempo indeterminado y poderes extraordinarios, y al ser designado comandante supremo de las Fuerzas Armadas, fue ascendido a General, lo que fue aplaudido con una enorme ovación en casi todos los cuarteles del Ejército, donde gozaba de una enorme popularidad, por lo que había hecho por los Veteranos.

LA PRESENTACIÓN DEL PROYECTO DE APPLETON

El 10 de septiembre de 2030, exactamente un mes después de haber asumido, John Appleton, vestido con su uniforme de gala, como General, hizo su primer discurso como Presidente de Estados Unidos, emitido desde su despacho en la Base de San Diego por la flamante Cadena Federal de Comunicaciones, dijo:
“Compatriotas:
“Se ha puesto bajo mis hombros una gran responsabilidad: es tanta, que necesito descargar gran parte de ella sobre los hombros de todos los estadounidenses bien nacidos, de los que amen a su patria y estén dispuestos a luchar por su independencia, como lo hicieron nuestros mayores hace dos siglos y medio.
“En algún lugar de nuestro largo y esforzado camino hacia el futuro hemos perdido los ideales morales de nuestros padres fundadores, y nuestra gran nación se hundió en una búsqueda de placeres fáciles. Nuestra legítima aspiración a la prosperidad se convirtió en una codicia desenfrenada, instalando una pelea por el dinero, que no se desarrolló fuera de nosotros, sino dentro de nuestras cabezas.
“Y estuvimos a punto de ser derrotados, ya no por el Imperio Británico, que nos oprimía y saqueaba antes del nacimiento de Nuestra Nación, sino por otro Imperio más cruel y ladino, cuyos jefes son incapaces de defender con sus armas sus beneficios, y han usado una forma repugnante del poder, pues usaron el dinero como un sistema de armas invisibles, y así manejaron el poder sin exponerse a ningún riesgo personal. Y lo hicieron durante siglos.
En los últimos tiempos instalaron una “dictadura invisible” que gobernaba los Estados Unidos usando un “Cuarto Poder”. Es el que se otorgó el llamado “Estado Profundo” que creó el Estado de Seguridad Nacional, donde el espionaje y la corrupción operaron sin ningún control de los otros tres poderes, o sea los de los elegidos por el Pueblo norteamericano, o de los que debían velar por la Justicia.
El sistema para elegir mandatarios estaba profundamente distorsionado, pues el Pueblo no podía “Elegir” sino “Optar” por candidatos que representaban sólo los intereses de este Estado Profundo, (invisibilizado por los medios de difusión) que establecía un poder burocrático permanente, detrás del cual se encuentran las cúpulas de las Corporaciones, que controlan la forma en que vivimos, y nos ha llevado a este desastre, que ya trasciende lo económico, pues nos convirtieron en una nación vencida, cuyo Pueblo nada decidía, a pesar de no haber participado en ninguna guerra formal en nuestro territorio.
“Y aquí estamos, como en el inicio de nuestra Nación, cuando nos rebelamos contra el Rey Inglés que quiso robarnos nuestra moneda, imponiendo la suya, para llevarse nuestra riqueza sin pagarla. Hoy este enemigo, que lo es de Estados Unidos, y de la Humanidad toda, se llama Imperialismo Internacional del Dinero, un sistema organizado para que, los que manejan el dinero se apropien de la riqueza generada por todos los trabajadores del mundo, y que, en su afán de ganar más y más, han destruido a nuestra potencia industrial y han endeudado de tal manera a Estados Unidos, que en las actuales condiciones necesitaríamos una generación entera que trabaje sólo para pagar una deuda inventada por estos hombres y mujeres sin patria, que son los principales acreedores, siempre ocultos tras otras instituciones.
“Fueron ellos los que llevaron nuestras industrias a Asia, no porque sientan más simpatía por los asiáticos que por los norteamericanos, sino porque sus gobiernos pueden hacer que sus trabajadores cobren una mínima parte que los nuestros. Y si seguimos en este camino terminaremos siendo tan pobres como un país pobre del llamado Tercer Mundo… y eso ¡NO LO VAMOS A PERMITIR!.
“Esa Usurocracia, escondida en grandes mansiones en varios lugares del mundo, manipuló con el poder del dinero a todo este país, imponiendo gobernantes, legisladores y jueces que beneficiaban sus intereses. Usó todos los medios a su cargo para convencernos que el dinero era lo esencial en la vida, y que cualquier cosa era válida para conseguirlo.
“No hemos llegado a la presente situación por desidia, malas prácticas de gobierno o mala suerte, esto es el resultado de un Plan perfectamente orquestado por esta gente. Este plan, llamado “1980s Proyect”, se hizo para Provocar la Desintegración Controlada de la Economía Mundial, y fue impulsado aquí por la filial neoyorkina de un organismo de inteligencia política británica, llamado aquí Council of Foreign Relations (CFR) instalado en Nueva York. Este Plan pretendió ser aplicado a todas las naciones del mundo, para impedir que la Humanidad consuma recursos que esta oligarquía decidió que podría necesitar en el futuro. Para esto, se propusieron disminuir la cantidad de personas, en especial del Tercer Mundo, mediante el exterminio masivo generado por la pobreza.
“El Plan se implementó primero mediante la política monetaria de la Reserva Federal, que era una organización de propiedad de los grandes bancos mundiales, y con la complicidad de algunos políticos con poder, la escamotearon al Pueblo norteamericano mientras este disfrutaba de las navidades de 1913, sustituyendo al Banco Central de los Estados Unidos. Ese fue el primero de una secuencia de Golpes de Estado, realizado con la complicidad de políticos de alto nivel. A partir de entonces este grupo creció, ocupando grandes espacios de poder interno, tanto en el gobierno, como en nuestras empresas y en las universidades, y también en las Naciones Unidas y en Europa.
“Así desde la “Fed” impulsaron políticas que llevaron a la quiebra a los bancos más chicos, coparon los medios de difusión, penetraron en las fuerzas armadas a través del llamado Complejo Militar-Industrial, y a los organismos de inteligencia, se asociaron con el narcotráfico, pues los bancos necesitaban el dinero negro, que estos grupos siniestros generaban, para disimular sus fraudes contables. Y reprodujeron este modelo en cuanto país lograron introducirse. Hasta que, mediante el Golpe de Estado que siguió al derrumbe de las Torres Gemelas, los más ricos del mundo, asumieron el control total de la Primera Potencia Mundial.
“Durante un largo período, los patriotas norteamericanos tuvimos que escondernos, pues nuestro gobierno estaba en manos de una fuerza de ocupación extranjera, que ni siquiera tiene patria, y que llevó a nuestra nación a tal grado de sumisión, que para manejar nuestra política exterior designaron como principales referentes de nuestro gobierno, a personas extranjeras, como Henry Kissinger y Madeleine Albright, que organizaron nuestros recursos para someter brutalmente a muchas naciones del mundo, inclusive a la nuestra, a los intereses de los más ricos.
“Los ingenuos gobernantes de entonces creyeron que, a cambio de papeles impresos de color verde, fáciles de trasportar y cambiar por cualquier otra cosa, podían llevar a cabo, sin consecuencias, políticas de saqueo, de destrucción de pueblos y naciones, Habíamos puesto al mundo a trabajar para nosotros, e ingenuamente, algunos políticos creyeron que los que manejaban esos papeles, no los usarían contra a nosotros.
“Estos dirigentes, pudieron pensar eso porque sus valores estaban trastocados, y no percibieron que eran un grupo más de marionetas, las cuales esta gente es especialista en manipular, y lo hicieron exitosamente tanto con los grupos dirigentes de nuestro país, como con las debilidades de nuestro Pueblo.
“Y aún nos manipularon con nuestras virtudes, pues se aprovecharon de la bravura de nuestros corazones, nos mintieron para llevarnos a atacar a otros pueblos, con el único fin de expoliarlos, y convirtieron así a la cuna de la democracia moderna, en los carceleros del mundo, creándonos enemigos imaginarios, incitándonos a atacarlos, con el único fin de que ellos fueran aún más ricos.
“Así llegamos al mundo de pesadilla actual, que ya fuera descripta por George Orwell en su obra “1984”.
“Pero el enemigo no estaba afuera de nuestra nación sino dentro. La invocación a la codicia y la manipulación de nuestros impulsos libertarios funcionó durante algunas décadas, pero el precio histórico que pagamos fue la pérdida de respeto y el odio de gran parte de los pueblos del mundo.
“Y como pago de nuestros servicios mercenarios, nos dejaron este desastre: Un país sin trabajo, nuestra infraestructura se cae a pedazos, muchísimas familias no tienen viviendas, ni medios para pagar una alimentación adecuada. Nuestro sistema educacional carece de valores, y no tenemos hospitales para todos, pero hemos construido la mayor cantidad de cárceles por habitante que cualquier otro país del mundo.
“Todos percibimos que esto no está funcionando. Nosotros sabemos por qué y sabemos cómo se cambia, y tengan en claro que ¡esto no se arregla negociando!, ni mucho menos “procurando consenso”, que es el método que eligieron para mandar, sin consultar al pueblo.
“Consenso entre los que piensan igual y tienen los mismos intereses, es lo mismo que dictadura, eso es lo que generó el Poder del Dinero: Una Tiranía que invadió todas las actividades humanas para servirlos a ellos, a los más ricos del planeta, que, a través de un grupo de unas 6.000 personas manipula a más de siete mil millones de seres humanos.
“Por suerte hemos conservado suficiente poder militar como para impedir que cualquier otro país pueda obligarnos a mantener a estas sanguijuelas en el poder. Así que vamos a imitar al gran Alejandro Magno, al que también quisieron detener en su marcha triunfal, desafiándolo a desatar el Nudo Gordiano, tarea en la cual todos habían fallado, pero Alejandro no entró en el juego, y destrozó el Nudo Gordiano con su espada.
“Esto es lo que haremos ahora: Vamos a reconstruir nuestra gran nación, sobre bases que nos permitan recuperar nuestro orgullo, nuestros valores y nuestro prestigio, perdidos con el propósito de hacer más ricos a los muy ricos.
“Esto se acaba hoy mismo. Hemos dictado una ley por la cual se establece el Jubileo Universal, donde nadie pagará nada de lo que debe, sean personas, empresas u organismos gubernamentales.

En este momento decidimos repudiar la totalidad de las deudas estatales, sean de la Unión, de los Estados o de los municipios, como así también la cancelación, en el estado que se encuentren, de todas las tarjetas de crédito, las hipotecas y otras formas de crédito establecidas. Podríamos llegar a reconsiderar deudas con empresas productivas, si pueden probar que entregaron debidamente lo que quieren cobrar, pero ningún banco o entidad crediticia o financiera de ningún tipo, inclusive aquellas que venden productos a crédito tendrá derecho a reclamar ningún pago.
“Este Jubileo incluye el repudio de las deudas externas e internas. Dejemos esto muy en claro: Nadie debe nada, ni podrá pedir prestado, porque no tendrá porqué devolverlo. Este proceso de “Borrón y Cuenta Nueva” durará exactamente un año. Todas las personas que no tengan ingresos podrán solicitar su cuota de supervivencia en nuestra Nueva Moneda: los Blues, y cambiaremos un Blue por cada uno de los billetes de dólares que tengan en su poder. Los que no contaran con efectivo recibirán un pago de supervivencia por persona cada mes, a partir de ahora.
“El Banco de California ya tiene impresos los nuevos billetes, y en cada Estado estamos creando una sucursal del Banco de la Unión, el nuevo Banco Estatal de Desarrollo de nuestra nación, que distribuirá estos billetes tanto para subsistencia como para crear, o mantener funcionando cualquier tipo de emprendimiento productivo.
“Todas las otras entidades bancarias instaladas en Estados Unidos han perdido su permiso para funcionar y deben retirarse del país si son extranjeros de origen, o bien entregar sus instalaciones al Banco de la Unión, el único operador monetario en los Estados Unidos. Los que no cambien sus dólares por Blues en los próximos tres meses, serán propietarios de papeles impresos de circulación prohibida, o sea sin ningún valor de cambio. Para hacer cualquier cambio, los actuales tenedores de billetes de dólares deben identificarse, aunque no deben justificar su origen por debajo de los doscientos mil dólares, y los que tengan fondos depositados en cuentas corrientes o de ahorro, podrán recuperarlos en la nueva moneda, presentando los comprobantes ante cualquier sucursal del Banco de la Unión.
“También pusimos en marcha un Catastro Nacional de Bienes Inmuebles, para identificar la propiedad de todas las tierras, edificios y construcciones en nuestro país, que entrarán en un registro computarizado, y aquellos bienes que no se registren, automáticamente quedarán a cargo del Estado más próximo a su localización.
“Las personas físicas o jurídicas que hayan realizado inversiones en el extranjero deberán declararlas también en este período con la posibilidad de que el Banco de la Unión se haga cargo de estos activos, a menos que existan motivos que lo imposibiliten. Los que no lo hagan, no podrán requerir el auxilio del Estado Norteamericano ante cualquier confiscación o reclamo de sus bienes en tierras extranjeras.
“Este será un primer paso para recomponer nuestras relaciones con el resto del mundo, pues no es posible que nos hayamos quedado solos, en un mundo cada vez más interconectado.
“Eso es un enorme retroceso, así que debemos revisar toda nuestra política exterior basada en la codicia y la sed de dominio, pues esas son las principales emociones manipuladas por los usureros en el poder. Emociones que posibilitaron todo tipo de desastres económicos ante el deseo de ser más ricos a cambio de nada, el fogoneo de estos deseos de consumo irrestricto, de “tener todo lo mejor” ha sido, en gran parte, el responsable de la enorme gravedad de la crisis que atravesamos.
“Compatriotas: nuestro gobierno será un gobierno transparente, basado en conseguir el mayor bienestar para nuestro pueblo, pero esa no es la tarea de un grupo de iluminados, sino la tarea de todo un Pueblo Iluminado, tal como lo fuimos en nuestra lucha por la independencia. Esto lo arreglamos entre todos, o todos caeremos en el Basurero de la Historia.
“Y ese no es el destino de nuestro Gran Continente Americano. Tenemos que abandonar la soberbia de creer que Estados Unidos tiene un “Patio Trasero”, sino aceptar que convivimos con pueblos de los cuales tenemos mucho que aprender y asumir la dignidad de trabajar juntos para liberarnos de un enemigo común a todos nosotros, eliminando todo rastro de racismo en nuestra Nación
.
“Tenemos que asumir que nos une una historia americana común, que no se remonta a los últimos cinco siglos, sino a 40 milenios de saberes, acumulado por todos nuestros antecesores, y a los que los preservaron, por pura soberbia, los hemos vencido y humillado, dilapidando los tesoros de sabiduría acumulados en 400 siglos.
“Ahora vamos a volcarnos a trabajar juntos, porque ya no existen los indios puros ni invasores europeos puros, no existen culturas puras de blancos o culturas de negros, lo que existe en este Continente, el único que llega de un Polo al otro, es una gigantesca amalgama de culturas que, por sus orígenes, nos hermanan con el resto de la Humanidad, pues todos tenemos la necesidad común de proteger esta nave única en la cual navegamos, que es el Planeta Tierra, y que ¡no lleva botes salvavidas!.
“Los humanos estamos aquí, llegamos tras millones de años de evolución, y nos quedaremos: es Nuestro Planeta, y haremos todo lo que sea necesario para proteger nuestra vida y la de los seres vivos que nos acompañan.
“Durante siglos hemos sido amenazados por la codicia de unos pocos hombres muy poderosos, tan hábiles que lograron dominarnos sin llegar a ser más que uno por cada millón de seres humanos.
“Hemos despertado de esta ensoñación perversa, de esta falta de lógica y de verdad, pues nada de lo que nos han convencido los dueños del dinero, ocurre en el mundo viviente, donde todo se despliega en su medida y armoniosamente.
“Esta realidad es posible, y la haremos existir inmediatamente. Para eso debemos cambiar este rumbo suicida, para lo cual pondremos en marcha Programas de Transformación dentro de los cuales todos los habitantes de esta Nación tendrán un puesto constructivo y una obligación moral y material de participar, como única forma de recuperar el respeto por nosotros mismos.
“También vamos a prescindir, en todo lo posible, de cosas que no fabriquemos aquí, recuperaremos nuestra tradicional habilidad e ingenio, para recuperar la “Soberanía Productiva”, para lo cual dejaremos de ser “el mayor”(que nos impulsaría a invadir a otros países con nuestros productos) para ser “el mejor”. De ahora en más nuestros, productos, sistemas y conocimientos útiles, estarán destinados a que podamos ser más felices y longevos, no a crear más obsolescencia planificadas para proteger corporaciones sin imaginación.
“Les proponemos mejorar la calidad y la equidad de vida de todos los norteamericanos mediante un programa de “Armonización Territorial”, cuyos grandes rasgos están suficientemente definidos como para que todos los americanos encuentren el lugar donde puedan ser felices. Los detalles de estos programas los daremos a conocer para que puedan incorporarse a esta tarea de acuerdo a sus intereses, capacidades y preferencias.
“Después de ejecutados estos programas, no quedará un solo norteamericano pobre, una sola familia sin vivienda, ni necesitaremos comprar fuera del país nada que necesitemos para llevar una vida digna.
“Volveremos a vivir en contacto con la Naturaleza, pues de ella depende nuestra vida, y vamos a disminuir, en todo lo posible los roces entre los distintos intereses, pasando de una Cultura de Competencia y Rivalidad a una Cultura de Cooperación y Hermandad, donde no quede un solo norteamericano o norteamericana sin un rol que contribuya a generar una nueva era de paz y prosperidad.
“En este país, todos deberán producir, al menos, lo que consumen. Nos hemos acostumbrado a convivir con muchos estafadores ideológicos, que usufructuaron tantas situaciones de riqueza y poder que han llegado al absurdo: Por ejemplo, existen directivos que fueron premiados por bonos de cientos de millones de dólares por realizar una tarea que les ocasionó gigantescas pérdidas a sus empresas.
“Esto no puede ser tolerado. Los premios sociales, de ahora en más, no se otorgarán a los estafadores más eficientes, sino a aquellos que más contribuyan a la felicidad común.
“Por otra parte, no podemos dejar en manos de las corporaciones mercantiles la educación de nuestros pueblos, pues estas gerencias mercantiles, tienen solamente intereses parciales y específicos, que pueden no tener nada que ver con el bien común. Por eso no puede ser que los medios masivos de difusión o los establecimientos educativos, dependan en su financiamiento de las corporaciones, lo hagan mediante avisos publicitarios, participación en los directorios, aportes de capital o donaciones: Pues el que paga siempre puede imponer sus condiciones.
“Para colmo de mentiras, esta gente denuncia que el Estado atenta contra su Libertad, mientras, ocultos de la luz pública, con silencios y mentiras, nos roban el patrimonio común, que es nuestra cultura, nuestra tradición libertaria y democrática que requiere una pluralidad de voces, de proyectos y propuestas de vida, y eso no es posible cuando se mira el mundo a través del cristal de las corporaciones, para las cuales, las personas no son más que el final de una línea de montaje que absorbe los productos, servicios o conocimientos que generan beneficios para los vagos sentados en los directorios.
“La estructura de control corporativo será meticulosamente desarmada: Mantener una Cadena de Negocios, impulsar el apego a una Marca, será castigado severamente, empezando por un incremento brutal de impuestos para toda organización que no sea una cooperativa o emprendimiento comunitario de algún tipo.
“Por este motivo hemos prohibimos toda publicidad comercial, por cualquier medio: gráfico, auditivo, audiovisual, y en cualquier otra de sus formas. Los productores podrán emitir catálogos de venta de sus productos, servicios o conocimientos, que sólo serán entregados a requerimiento de las personas, y prohibimos que los envíen o entreguen sin que se los hayan solicitado. Si algo es bueno, se abrirá paso solo, hacia los que buscan la excelencia.
“Tampoco aceptaremos que busquen obtener beneficios empleando recursos que afectan la salud de las personas, o la armonía de la vida natural. No son las personas las que causan la contaminación que nos amenaza, sino las corporaciones con las prácticas productivas y los productos que hacen, emitiendo desechos tóxicos, basura excesiva, o cosas innecesarias o enfermantes, destruyendo a la flora y la fauna natural, para usar la tierra con el fin de incrementar sus ganancias. Esto, de ahora en más, será un delito, y será castigado en forma ejemplar.
“Tampoco permitiremos que ninguna organización comercial o no gubernamental, imponga políticas o condicionamientos, a cambio de donaciones o financiamiento. No aceptaremos volver a una estructura plutocrática, donde el poder pasa por el que tiene más dinero, volveremos a ser una verdadera Democracia Inclusiva, donde todos los ciudadanos tengan la oportunidad de opinar y participar en la decisión de lo que se haga, siempre que afecte a sus intereses y derechos.
“Hemos llegado a un mundo donde las corporaciones a nadie le preguntan si considera necesario tal producto, servicio o mensaje: lo hacen, y todos deben aguantarse.
“Quiero también anunciarles, como Comandante en Jefe de todas nuestras legendarias Fuerzas Armadas, que hoy renunciamos expresamente a ser los Carceleros, o los Celadores de la Humanidad.
“Cada nación tiene el derecho a resolver sus propios asuntos, y en función de este principio, instalaremos una nueva relación con las otras naciones basada en el respeto mutuo y la cooperación constructiva. En ese sentido pusimos en marcha un programa para desmantelar todas nuestras bases militares en países extranjeros, y empezamos por la base de Guantánamo, en la isla de Cuba, a quienes hemos castigado por querer defenderse de nosotros, por pensar de una manera diferente, quedando su país abrumado por la impotencia que nuestras corporaciones mafiosas les impusieron.
“En el transcurso de este año, no quedará una sola base norteamericana en un país que no sea el nuestro. También hemos renunciado a participar en la OTAN, pues Europa tiene las capacidades necesarias para defenderse sola, y no vemos que se encuentre bajo ninguna amenaza bélica, así que, tal como lo haremos nosotros, deberán readecuar sus sistemas de defensa para defender a sus respectivos países, pues, con el colapso del Euro, se terminará el experimento de formar una Unión Europea, basada en la extraña teoría de que una uniformidad monetaria disiparía siglos de diferencias geográficas, culturales, idiomáticas, económicas y políticas. Solo las mentes enfermizas de los usureros pudieron imaginar una iniciativa antihistórica, como la de creer que las naciones aceptarían que los gerentes del Imperialismo Internacional del Dinero, fueran capaces de gobernar sin que nadie los elija.
“Nosotros estamos reorganizando a todas nuestras fuerzas armadas para convertir a Norteamérica en un bastión inexpugnable, pero no para invadir a ningún otro país, sino que reformaremos integralmente las fuerzas armadas para transformar sus capacidades agresivas hacia otras naciones, en sistemas de disuasión ante cualquier amenaza externa para la nuestra.
“Así como disponer del dinero ajeno no será ya tolerado, tampoco aceptaremos que aquellos a quienes les hemos confiado nuestras armas tengan prioridades sobre los civiles, sino que distribuiremos el peso de la Defensa de la Patria por todo nuestro Pueblo. Para lograrlo cual utilizaremos el modelo militar de Suiza, país que, en el medio de la vorágine bélica europea del siglo pasado, no participó en sus guerras fratricidas, y evitó cualquier intento externo de invasión armada. Aquí también organizaremos a todos nuestros ciudadanos para defenderse y defender a su nación, no sólo de los enemigos externos, sino de los enemigos internos que nos han llevado a esta situación.
“Mediten sobre esto, sobre el poder que esta gente ha acumulado manejando el dinero de todos, y sobre las consecuencias que esto ha tenido sobre nuestras vidas. Porque esto no se ha acabado.
“Ahora con el dinero compran soldados, pero no pensamos dejar en manos de mercenarios región alguna del planeta, y colaboraremos en lo que podamos, con todos los pueblos, y autoridades elegidas por los pueblos, para sostener o reinsertar en el poder a las autoridades elegidas democráticamente, pero no vamos a hacer el trabajo que cada pueblo debe hacer, o sea luchar por su libertad, por su soberanía, por su cultura.
Tenemos un Programa de Reinserción Social para miembros de fuerzas mercenarias, y lo ofreceremos a todas las naciones que necesiten reinsertar en la Democracia, a combatientes de este tipo, sin repetir, en ellos, la crueldad que estos ejercieron.
“Como una medida en este sentido, renunciamos a mantener cualquier tipo de relación, política, comercial o institucional con aquellas naciones cuyas autoridades no sean elegidas por el voto soberano de sus pueblos, empezando con las monarquías y las naciones que no tengan gobiernos totalmente independientes.
“Ya hemos encontrado la forma de autoabastecernos de energía, pues dentro de nuestro territorio tenemos reservas de petróleo y gas suficientes para iniciar el proceso de transformar el sistema energético nacional hacia medios no contaminantes, usaremos nuestro viento, nuestro sol, nuestras mareas, combinadas con nuevas formas de generación eléctrica en nuestros ríos, para disponer de toda la energía que necesitemos.
“Mientras, se hace este cambio, racionalizaremos nuestros consumos de energía, pues ningún presidente de Estados Unidos deberá volver a besar la mano de un autócrata petrolero.
“También reorganizaremos la cadena de producción de los alimentos y de la mayor parte de las materias primas que necesitemos usar, priorizando el mercado interno. Esto no es un capricho, pues cuando contabilizamos el comercio internacional por el intercambio de unidades físicas, vemos que está disminuyendo constantemente, y esto se debe a que las tendencias tecnológicas posibilitan un creciente auto-abastecimiento, que normalmente es diferente en cada país de acuerdo a su propia cultura y recursos disponibles.
“Si bien, lo que no tengamos, lo compraremos por un precio justo, no seremos la caja donde se depositan los productos de lujo o exóticos que se generan en todo el planeta. Vamos a impulsar decididamente la austeridad republicana, y combatiremos la fiesta de consumos perversos o innecesarios, pues la libertad de comercio no puede ser una forma de libertinaje basada en el dinero.
“Por otra parte, tenemos una razonable tasa de natalidad, aunque sería muy bueno volver a formar familias numerosas, con muchos hermanos y hermanas, primas y primos, sostener cerca nuestro a los abuelos y tíos, permitiendo que cada familia avance creciendo, como un clan que proponga cosas buenas y útiles para todos.

Las familias amplias corrigen internamente sus disfuncionalidades, porque todos tienen una mayor cantidad de opciones, no sólo las que proponen la madre, y a veces, el padre, que procuraremos que tenga mayor presencia ante sus hijos.
“Tenemos de sobra territorio para expandirnos, y todavía no llegamos a reunir toda la población necesaria para ocupar este inmenso país, donde muchas ciudades han sido irracionalmente sobredimensionadas. No tiene lógica hacer recorrer dos mil kilómetros a productos que podemos obtener en el fondo de nuestras casas, o en terrenos que rodean la ciudad donde vivimos.
“Vamos a desbaratar las causas que generaron el actual hiper-desarrollo urbano, mitigando la cantidad de población en nuestras megalópolis, y organizando las ciudades del futuro con una mayor autosuficiencia y control por parte de sus ciudadanos, el Estado será el garante de estos cambios benéficos para nuestro Pueblo, y no llegaremos tarde a esta función una vez que el desastre se encuentre consumado por la acción de los especuladores inmobiliarios.
“Tampoco creemos necesario dedicar grandes energías para producir lo que otros necesitan, no vamos a hacer de la competencia por los mercados el eje de nuestra economía, lo que vamos a hacer, es apoyar a los Pueblos para que puedan autoabastecerse.
“El mercantilismo ha dejado de ser un factor de progreso, como lo fuera durante el Renacimiento Europeo, para convertirse en una tarea destructiva del trabajo y del patrimonio de muchas regiones. Si una nación tiene una materia prima que nosotros necesitemos, pondremos la fábrica completa para que la procesa en el país que la tiene, y será una fábrica de ellos, no nuestra, lo que necesitamos son los productos, no la dominación.
“En ese sentido se dirigirá toda nuestra política exterior, mientras menos pobreza exista en el mundo, menos conflictos surgirán. Pero nadie tiene que vivir como nosotros elegimos vivir, sino como cada Pueblo elija.
“Esto lo haremos extensivo a la producción mediática norteamericana, que no será más el soporte ideológico de ideas implantadas como universales, cuando fueron generadas para Norteamérica. Y así como renunciamos a ejercer el coloniaje económico, renunciamos también al coloniaje cultural e ideológico, e invitamos a todos a hacer lo mismo. Seguiremos mostrando como somos, lo que hacemos y lo que pensamos, y abriremos nuestras puertas a lo que son, hacen y piensan otros pueblos, así que desmantelaremos las estructuras que monopolizan la distribución de medios de difusión. Pues el signo de estos tiempos es: La Diversidad.
“Durante cinco siglos, la humanidad se expandió por el mundo. Ya nos conocemos todos, no quedan fronteras por explorar en nuestro planeta, ahora ha llegado el momento de tranquilizarnos y organizarnos para ser felices.
“Empezaremos por optimizar el lugar donde vamos a vivir, seguiremos racionalizando el esfuerzo que debemos hacer para obtener una óptima calidad de vida, y debemos acordar, entre todos los norteamericanos, en qué consiste esta optimización.

“La vida en Comunidad ha sido, y sigue siendo el mejor lugar donde vivir. Tuvimos la ilusión de que en la Gran Ciudad seríamos libres de hacer lo que quisiéramos, y fue eso, una ilusión. En realidad nos instalamos en el medio de un enorme hacinamiento solitario, donde lejos de hacer lo que quisiéramos, nuestras ráfagas de conciencia no permitían percibir que nos encontráramos encerrados en una “Matrix”, donde los dueños del dinero disponía a su gusto de nuestra energía, metiéndonos en un sistema de laberintos, organizados con puertas “pasa o no pasa”, que terminaban llevándonos donde ese poder invisible decidía ubicarnos.
“Lejos de lograr una mayor libertad, las grandes ciudades podían llevarnos a una crisis de soledad y desesperación, donde existía una sola ley, la del intercambio comercial, gracias a la cual, el que fuera capaz de acumular más dinero, tendría acceso a todos los premios sociales. Lo que nadie nos decía era que, como en cualquier lotería, en todos los sorteos había siempre un solo y mismo ganador: El organizador de la lotería. Y en esta sociedad el único ganador siempre fue el mismo, el sistema financiero, el Poder del Dinero.
“La sequedad espiritual de la ciudad los llevó a inventar un “Mundo de famosos”, que todo lo tenían, y las personas se vieron confinadas a vivir una felicidad imaginaria a través de las pantallas, para olvidar la triste realidad que les esperaba fuera de ella. Por cada “famoso” inventado, que lo tenía todo, había millones que cada vez tenían menos.
“Nuestro propósito es brindar una mayor justicia en la entrega de premios sociales, donde cualquiera pueda obtenerlos, aún cultivando su propio jardín, sin necesidad de convertirse en un fantasma televisivo.
“Este cambio de paradigmas, comienza por el sistema urbano, una triste herencia de la especulación inmobiliaria. Para cambiar este modelo especulativo se ha organizado el Programa de Armonización Territorial que permitirá que todos podamos ir a vivir donde nos plazca, pues no es posible que nuestro “Índice de felicidad” sea inferior al de la mayor parte de los países del llamado Tercer Mundo.
“Recuperaremos la seguridad de las familias y, en lo posible, la vida comunitaria, que genera tolerancia y cooperación, abandonaremos la ilusión de ser libres porque podemos comprar aquello que la publicidad nos impuso, y padecer angustia o estrés innecesario porque no vivimos como quisiéramos, o necesitamos.
“Cada uno de nosotros tiene el derecho a recorrer en paz, todos los años su vida, cada vez más largos, y tenemos que organizarnos para que nadie pueda impedirlo, sea con mentiras y amenazas o buenas intenciones, pero equivocadas. Nuestro gran científico de la conducta, el doctor Eric Berne, descubrió que “Solo trato de ayudar” es un juego psicológico, no un acto de sabiduría y humanidad.
“Hemos asumido el gobierno porque sabemos qué hacer con él. Lo hicimos en sectores abandonados por el poder, como los Veteranos de Guerra, ampliamos nuestra experiencia gobernando con éxito un Estado mientras el resto del país se hundía en el desastre. No sabemos todo, ni mucho menos, pero aprendimos a escuchar, aprendimos a aprender, y podemos identificar con claridad los mensajes de un enemigo que se ha derrotado a sí mismo.
“Hoy sabemos que la vida en una comunidad es un lugar donde se debe poder armonizar lo que cada uno quiere, con las limitaciones que imponen los otros y el hecho de vivir en un medio ambiente determinado.
“Debemos aceptar que podemos elegir no competir, y si, cooperar, considerando a nuestros congéneres, y a la mayor parte de los seres vivos, no como competidores, a los que debemos vencer, sino como seres con los cuales debemos convivir.
“La Humanidad ha dado un salto gigantesco al encontrar un sustituto a la organización opresiva propia de un sistema de pirámides, en cuya cúspide se encuentra el “ojo iluminado” que todos conocemos por el viejo dólar.
“Ahora tenemos la posibilidad de organizarnos mediante un sistema de redes interdependientes, tal como existe en cada organismo viviente, sistema que necesita disponer de una fina organización, para vincular exitosamente partes muy diferentes.
“Las nuevas redes tecnológicas permiten percibir a la Humanidad como un único organismo, conformado por una red de más de seis mil millones de conciencias, de cerebros, de almas, que pueden trabajar en armonía.
“Así como se ha comprendido que el Planeta Tierra tiene una vitalidad propia, que le permite autorregularse y cambiar cuando cambian sus circunstancias, la Humanidad, considerada como la Conciencia del Planeta, también debe encontrar la forma de integrarse como un organismo único, donde las naciones funcionen como sus órganos, las comunidades como sus células, y las personas como su sangre, que distribuye la energía capilarmente en todo el mundo.
“Este será nuestro sistema valorativo en el futuro, las mayores caricias sociales las recibirán aquellos que más aporten al fin común. Ahora, un nuevo sol ilumina a Norteamérica, vamos a abandonar nuestra pasividad consumista, para construir un mundo que nos permita ser felices.
Quiero terminar esta presentación como Presidente de los Estados Unidos, repitiendo el discurso de uno de los grandes presidentes del siglo 20, John Kennedy, discurso por el cual, algunos dicen que fue asesinado:
Kennedy dijo:
Damas y caballeros:
La misma palabra “secretismo” es repugnante en una sociedad libre y abierta y estamos como sociedad, inherente e históricamente opuestos a sociedades secretas, juramentos secretos y procedimientos secretos.
Nos oponemos en todo el mundo a cualquier conspiración monolítica y despiadada, la cual depende de la codicia para expandir el temor, para aplicar sus influencias, organizar su poder mediante la infiltración en lugar de la presentación, de la subversión en lugar de la persuasión, impidiendo en todo lo posible el acceso a la libre elección de los ciudadanos.
Se trata de un sistema que ha reclutado una gran cantidad de recursos materiales y humanos, en la construcción de una unida y eficiente maquina que combina operaciones militares, diplomáticas, de inteligencia, económicas, científicas y políticas.
Sus preparaciones se ocultan, no se publican. Sus fallas se entierran, nunca son titulares.
Sus disidentes son silenciados, no alabados. No se cuestionan sus gastos, ninguno de sus secretos es revelado.
Esto es por lo que el legislador ateniense Solón decretó que fuera un crimen que cualquier ciudadano se acobardara ante la controversia.
Les pido a ustedes su ayuda en la gran tarea de informar y alertar a la gente de América, con la confianza de que, con su ayuda, el hombre pueda ser lo que nació para ser: Libre e independiente
“Muchas gracias por escuchar. Buenas noches.”
FIN DEL CAPITULO 1