Messi entre el´94 y´97 había hecho cien goles en Infantiles de Ñuls. Hay varios dirigentes y gente del fútbol que "no lo vieron". Menos Aparicio y el gran Federico Vairo.

RIVER PUDO HABER GANADO EN JAPON: HACE 15 AÑOS MESSI SE PROBÓ EN RIVER TRAÍDO POR EL GRAN FEDERICO VAIRO.

Por José Luis Ponsico

El milagro de Japón, pudo ocurrir antes, hace mucho, en mayo del 2000. cuando los dirigentes de River, David Pintado y José María Aguilar no aprobaron su ingreso al “millonario” –Y que hoy siguen con «culpa» por no haber pagado el tratamiento de «La Pulga» Lionel Messi)

La Señal Medios
21/12/2015

Conocí y traté al gran Federico.

Estuve en su casa de Villa Urquiza hace doce años.

Estaba amargado.

«No lo cuentes, encima me quedaré sin contrato», dijo.

Lo decía por la frustración de Messi.

Vairo lo había llevado a River.

Milagros Pocos:

Hace cien años, el «Maracanazo», en Río de Janeiro, Uruguay 2 Brasil 1.

El 16 de julio del ´50: Alemania 3 Hungría 2.

El 4 julio del ´54: La «Batalla de Berna», bajo la llovizna de Suiza.

Pocos milagros:

No se recuerdan muchos otros antecedentes.

River esperaba «un milagro».

Lo iba consiguiendo …

Barcelona forzó errores y todo concluyó apenas iniciado el segundo tiempo: 3 a 0.

Pero el milagro pudo ocurrir antes, hace mucho, en mayo del 2000. cuando los dirigentes de River, David Pintado y José María Aguilar no aprobaron su ingreso al “Millonario” –Y que hoy siguen con «culpa» por no haber pagado el tratamiento de «La Pulga» Lionel Messi)

Cuando Lionel Messi fue traído a Ríver por Federico Vairo, y fué probado, en mayo del 2000, cuando tenía 12 años. y no quedó.

Pasaron 15 años

Un especialista.

Un médico endocrinólogo, estableció que el costo posible en ese tiempo, era de mil pesos, valor dólares, por mes.

Para aplicarle Inyecciones.

Era todo el costo.

Confirma la leyenda que a Messi lo recomendó Federico Vairo, «crack» rosarino que llegó a la selección, defensor de Rosario Central en los ´50, luego titular de River, el tricampeonato del´55, 56 y 57.

Finalmente, Lionel Messi, jugando en el Barcelona, fue «verdugo» de Estudiantes de La Plata, en la final de Interclubes, hace seis años y de River, ahora, en Japón, con el Barcelona.

Pudo haber sido al revés, lo probaron hace 15 años pero no quedó en el club de Nuñez.

Entonces, «La Pulga» tenía doce años.

Llegó a River por pedido especial de Vairo y colaboradores en Rosario, donde Vairo conservaba buenos amigos.

El futuro «crack», era bajito.

Necesitaba un tratamiento con endocrinólogo.

Hace 15 años, Federico – fallecido, diciembre´2000 – era «Coordinador de Inferiores».

Muy querido en River, Vairo fue técnico de la Cuarta, cuando lo llevó a River al título, tras 18 años, en plena huelga de los jugadores “profesionales”, en agosto del ´75.

Messi llegó con su padre, Jorge y un compañero, Leandro Giménez.

Por pedido de Vairo jugó en la categoría ´87, sólo algunos minutos.

Era la división de Eduardo Abrahamián, ex jugador de River´82.

Abrahamián quedó impactado.

Leandro Giménez, su compañero, al cabo «quedó» en River.

Gimenez recuerda que Messi, más chiquito de todos, «un habilidoso imparable».

El técnico preguntó «de qué jugaba».

El pibe dijo: «Enganche».

Admiraba a Pablo Aimar.

Entre el presidente Pintado, antes vice de Alfredo Dávicce y secretario José María Aguilar «no aprobaron el tratamiento, indicado por el médico endocrinólogo, a un valor de mil pesos, dólares, por mes, con el uno a uno», lo que dijo Messi padre

Tampoco Newell´s Old Boys lo hizo.

Messi, con trece años, fue llevado a España.

El ex futbolista del Barsa, Carles Rexach lo vió y lo fichó.

Los Messi estaban en Lérida y el club catalán arregló todo.

El técnico de inferiores de «La Masía», Barcelona -Rexach había jugado en los 80 y «el Vairo» del Barsa, una clave de la historia.

River esperó en vano su «milagro en Japón».

Lo dilapidó hace 15 años.

Rexach lo vió jugar al hacerle una prueba, pidió al club catalán hablar con el padre y enseguida empezó el tratamiento hormonal en base a inyecciones.

En un año y medio Messi creció 13 centímetros.

Lo demás es muy conocido.

El célebre holandés Frank Rijkaard lo puso en Primera con 16 años y 145 días contra el Porto portugués del duro José Mourinho.

Y no paró más.

Al «crack» lo vió el delegado de Ñuls, Salvador Aparicio que lo bautizó «La Pulga», vivía humildemente en barrio de Viviendas FONAVI. (del Fondo Nacional de la Vivienda).

Aparicio era un empleado ferroviario que murió «pintando su mejor cuadro»

Messi entre el´94 y´97 había hecho cien goles en Infantiles de Ñuls.

Hay varios dirigentes y gente del fútbol que «no lo vieron».

Menos Aparicio y el gran Federico Vairo.

Otros tiempos.

JLP/

(*) Columnista de la Agencia Télam, AgePeBa y La Señal. Declarado Columnista Destacado de la NAC&POP