Consejos para una navidad en paz: Habrá en la mesa familiar quienes votaron a Macri y otros del palo.

JINGLE BELL

Trate de no entrar en discusiones, ellos insistirán en que «El nuevo gobierno recién empieza», en el «voto de confianza», en la «pesada herencia»; Otros (El cuñado contador o el almacenero) en que «devaluar había que devaluar»), «que la culpa es de Cristina», etc. etc. – Usted no se enganche.

Se acercan las fiestas.

Habrá en la mesa familiar quienes votaron a Macri y otros del palo.

Todos sin distinción estarán calientes.

El precio de la pavita, del peceto del vitel toné, del escabio, etc. serán motivo suficiente para no tener el mejor humor.

Aquí van algunos consejos:

  • Borre esa sonrisa burlona de la comisura de sus labios.

  • Evite comentarios tales como: «Estaban avisados»; «La tenés adentro»; «Que la chupen», y otra bellezas parecidas.

  • Trate de no entrar en discusiones, ellos insistirán en que «El nuevo gobierno recién empieza», en el «voto de confianza», en la «pesada herencia»; Otros (El cuñado contador o el almacenero) en que «devaluar había que devaluar»), «que la culpa es de Cristina», etc. etc.

  • Usted no se enganche.

  • Dele mucha bola a los pibes, juegue con ellos (son lo más importante).

  • Tenga gestos de ternura con los viejos de la casa (son los que más lo necesitan).

  • Permítase alguna galantería con las chicas, en especial con las de más de cuarenta (son las más descuidadas).

  • Si se cruza con su cuñado en la cocina yendo a buscar hielo, acaríciele el hombro, en silencio.

  • Ellos van a querer discutir para reafirmarse en lo que hicieron, es que intuyen que la cagaron.

  • Pero usted sonríales, aunque ellos verán en sus ojos un dejo de tristeza.

  • Por ahí usted tiene ganas de decirles que son una mierda, que votaron cagándose en los pobres, que son egoístas, desagradecidos, etc.

No lo haga.

Son víctimas de un gran engaño y, además no somos jueces de nadie.

  • Si da para decir algo, diga que Ojala ellos tengan razón y usted esté equivocado.

Pero si usted tiene razón y vienen tiempos malos, que sepan que siempre van a poder contar con usted.

Sobre todo para luchar por los derechos que pudieran quitarles.

  • Y a las 12 -como siempre- brinde por todos y todas, por la Felicidad de Pueblo y la Grandeza de la Patria.

Y estoy seguro -que si hay cielo- un flaco medio birolo lo estará mirando desde allí con una sonrisa gigante.