ANTE EL AVASALLAMIENTO A LA LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL Y A LA AFSCA

Por Faustino Velasco

En todos estos años paralelamente se fue consolidando el poderío del GRUPO CLARÍN al que, entre otras áreas de la comunicación, sumó su participación en el explosivo desarrollo de la telefonía celular.

ANTE EL AVASALLAMIENTO A LA LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL Y A LA AFSCA

1982 después de la Guerra por NUESTRAS MALVINAS trabajé en el, entonces PJ, detrás de la campaña de Ítalo LÚDER precisamente en el tema de una nueva ley de radiodifusión.

Paralelamente los radicales de entonces, tras ALFONSÍN (con diferencias pero nada que ver con los traidores de hoy) también estaban en el tema; los conocía, me conocían e intercambiábamos ideas.

Ganó ALFONSÍN y se enfrentó a problemas muy duros entonces (deuda externa, juzgamiento a las cúpulas militares, descontento obrero por la crisis económica) pero siempre la modificación de la LEY DE RADIODIFUSIÓN estuvo en carpeta.

A todo esto comienzan a surgir emisoras de FM en barrios y pueblos ‘al margen de la ley’ que era la ley de los militares.

Sucedía que las FM que iban apareciendo, ilegales según la ley vigente, prestaban un servicio a la comunidad y contaron, cada vez más, con el apoyo de INTENDENTES y hasta GOBERNADORES

A esta altura se presentan en el CONGRESO NACIONAL varios proyectos presentados por el Diputado Nacional Lic. Carlos GROSSO (PJ), el Diputado Nacional Dr. Osvaldo ÁLVAREZ GUERREO (UCR), la Diputada Nacional Dolores DIAZ de AGÜERO (UCR), el Senador Nacional Fernando MAUHUM (UCR) y el Senador Nacional Jorge SOLANA (provincia de NEUQUÉN).

Un buen día NEUQUÉN se larga con su LEY PROVINCIAL: pateó el tablero más allá de denuncias ante la Justicia Federal.

La provincia en manos de un partido provincial (MOVIMIENTO POPULAR NEUQUINO) se jugó a ordenar la radiodifusión en su ámbito jurisdiccional. CHACO también saca su ley provincial.

Pero la cosa se complica cuando RÍO NEGRO también saca su propia ley porque esta provincia estaba en manos de la UCR produciendo un enfrentamiento interno en el partido que, obvio, gobernaba en el ámbito nacional.

En el fondo, una vez más, lo que se daba era la eterna lucha del interior contra la gran capital.

Una capital donde se teorizaba y arreglaba todo pero se desconocía el interior profundo, y no tan profundo, donde no había medios de comunicación.

Hubo otro proyecto al que no se le dio tanta trascendencia que fue el presentado por el Senador Nacional Oraldo BRITOS (PJ – LA PAMPA) elaborado por uno de sus asesores, el especialista en Derecho de Radiodifusión Dr. Arturo PELLET LASTRA quien contó con mi participación como corredactor del mismo.

1987 se da vuelta el mapa político con un amplio triunfo del PJ en 17 provincias; entre ellas el Dr. Antonio CAFIERO gobierna la provincia de BUENOS AIRES donde me desempeño como asesor en el tema con base en LS11 – Radio PROVINCIA DE BUENOS AIRES.

ALFONSÍN seguirá dos años más. Se constituye la COMISIÓN DE RADIODIFUSIÓN de las PROVINCIAS JUSTICIALISTAS con los elencos de las respectivas secretarías provinciales de prensa y difusión que se reúnen periódicamente en distintos lugares del país.

Participé en varias de esas reuniones llevando la representación de la provincia de BUENOS AIRES.

Esas reuniones se plasman en un nuevo proyecto de ley ratificado y firmado por los entonces gobernadores de las provincia que estaban en manos del justicialismo.

1989 triunfa MENEM con su política donde desdice no sólo todo lo prometido sino que traiciona a los compañeros que durante años veníamos trabajando en la elaboración de las más diversas políticas.

En el caso de radiodifusión donde se había planteado hacer una empresa estatal con las radios y televisoras en manos del Estado (los canales 11 y 13 de la CAPITAL FEDERAL, algunas otras televisoras del interior y emisoras varias de radio y televisión en manos provinciales, municipales y de universidades nacionales) se produce todo lo contrario aplicando la llamada LEY DE REFORMA DEL ESTADO (conocida también como LEY DROMI por su mentor, el Dr. Roberto José DROMI) con la que una de sus consecuencias es la privatización de los CANALES 11 y 13 de la ciudad de BUENOS AIRES y las demás estaciones de radio y televisión.

Tras una ardua pelea se consiguió incluir en la privatización una norma que diera prioridad en su adquisición a los trabajadores de dichas emisoras.

Esto fue traicionado, fue letra muerta y se entregaron, como es sabido, CANAL 13 al grupo CLARÍN y CANAL 11 a un grupo denominado TELEVISIÓN FEDERAL (TELE FE) que originariamente estaba compuesto por (propietarios de) varios canales importantes del interior y otros asociados (entre ellos el entonces EDITORIAL ATLÁNTIDA de la familia VIGIL, Avelino PORTO por la UNIVERSIDAD DE BELGRANO, Luis ZANÓN (a la sazón en toces concesionario del ITAL PARK y dueño de CERÁMICAS ZANÓN).

Triunfando la postura de entregar CANAL 13 al naciente GRUPO CLARÍN., el incumplimiento de la cláusula que daba prioridad a la participación de los trabajadores produce un quiebre en el área de prensa dentro de las filas del menemismo que termina con renuncias de varios funcionarios quienes defendían esa posición.

Mientras CLARÍN comenzaba su monopolio con CANAL 13, MULTICANAL y RADIO MITRE vendrían después, la mentirosa promesa de la propuesta original de TELEFE SA nunca fue cumplida: era mediante una unión de canales importantes del interior tener una boca de expendio de su programación en la ciudad de BUENOS AIRES y desde allí poder llegar y hacer conocer a todo el país con sus producciones locales. Con lo que vendría después quedó en una intrascendente anécdota.

Mientras esto pasaba con la televisión de aire (por antena) aparece ‘tímidamente’ en 1991 en la ciudad de BUENOS AIRES una empresa de televisión por cable VIDEO CABLE PRIVADO (VCP) que, al año siguiente transformaría su nombre al de MULTICANAL y es adquirida por el GRUPO CLARÍN en 1992 (la señal de noticias TN es lanzada en 1993).

De ahí en más, en forma ‘independiente’ de CLARÍN, MULTICANAL comienza adquirir sistemas ya habilitados de televisión por cable en el GBA y en el AMBA y, de ahí en más extendiéndose a adquisiciones en ciudades y pueblos del interior a los que conecta a su base en CAPITAL FEDERAL mediante enlaces satelitales.

MENEM termina su mandato y viene DE LA RÚA.

En esos años, independiente de la política hay un salto significativo e inesperado en lo que a telecomunicaciones se refiere: el avance imparable de INTERNET conectando computadoras que comienzan a salir del ámbito científico y empresario para transformarse en un elemento indispensable en los hogares.

Nace una red privada denominada FIBERTEL que en pocos años será absorbida por el GRUPO CLARÍN como un paso más a la consolidación de su monopolio.

Cae DE LA RÚA. A todos nos afecta la crisis del 2001 y también, con la devaluación producida por DUHALDE, entra en crisis el GRUPO CLARÍN que es ‘salvado’ por una modificación a la Ley de Concursos y Quiebras y, más adelante, por la denominada LEY DE PROTECCIÓN DE BIENES CULTURALES (25750) que reduce significativamente la deuda del grupo.

En todos estos años paralelamente se fue consolidando el poderío del GRUPO CLARÍN al que, entre otras áreas de la comunicación, sumó su participación en el explosivo desarrollo de la telefonía celular.

Comienza a remontarse la crisis del 2000.

En distintas áreas del quehacer nacional aparecen varios temas de relevancia que son resueltos.

Mientras tanto en el sector radiodifusión todo estaba cada vez peor.

Varias normas de distinto nivel (leyes, decretos, resoluciones) habían modificado la Ley 22285 (conocida como LEY DE RADIODIFSUSIÓN) de la época militar pero no para mejorarla sino para adaptarla a ‘negocios’ varios que iban surgiendo.

Cuando por fin, desde el lado NACIONAL Y POPULAR, el nuestro, se decide encarar el tratamiento del tema ya está casi todo entregado.

Pero nunca es tarde y le cabe a esta altura hacerse cargo del COMFER al Lic. Gabriel MARIOTTO quien desde la dirección del organismo pilotea y consigue sacar, congreso mediante, la nueva ley.

Comentario al margen, tengo el orgullo y la satisfacción de poder decir a los cuatro vientos que, siendo ayudante de cátedra en PERIODISMO AUDIOVISUAL I y II (RADIO y TELEVISIÓN respectivamente) en la UNIVERSIDAD NACIONAL DE LOMAS DE ZAMORA, el hoy licenciado MARIOTTO fue uno de mis alumnos.

Es probable que muchas de aquellas ilusiones personales de los 80 y los 90 hayan germinado: mi pequeño granito de arena.

Se procede de la mejor manera que se pudo haber hecho generando debates a lo largo y ancho de todo el país con la participación de todos los sectores involucrados: ¡MÁS DEMOCRÁTICO IMPOSIBLE!

Tal es así que la ley, denominada ahora Ley de SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL (n° 26522), tiene una particularidad extraña en nuestra legislación: cada artículo tiene llamadas al pie con explicaciones sobre su fundamentación al mejor estilo del tradicional CÓDIGO CIVIL que redactara Dalmacio VELEZ SARSFIELD.

A la gran masa de incautos e ingenuos pesimamente informados y menos aún concientizados le han hecho creer que esta ley tiene como único motivo la difundida hasta el hartazgo ‘pelea’ con el GRUPO CLARÍN a tal nivel que se la ha hecho conocer como la LEY DE MEDIOS K cuando específicamente regula el área audiovisual electrónica y para nada tiene injerencia en otros tipos de sistemas mediales comunicacionales.

Por primera vez se considera (y se autorizan) la posibilidad de que ‘cualquiera’ pueda tener su emisora, cualquier grupo humano debidamente organizado desde las cooperativas y universidades hasta los pueblos originarios.

Y en otro orden se ha impuesto obligatoriedad de porcentajes en lo que hace a la difusión de la producción nacional audiovisual hasta teniendo en cuenta, y esto si es revolucionario, incluir margen para las pequeñas producciones independientes.

El tema de desmonopolización es uno de tantos, obvio el más espinoso y conflictivo, pero hay elementos harto positivos para potenciar la cultura nacional y popular.

Esta legislación terminó con el maldito privilegio de que la comunicación sea sólo un lucrativo negocio empresario y es posible, casi seguro, que esto les duela más y les pegue duro más que el tan frenado judicialmente desguace del GRUPO CLARÍN.

Hasta acá el relato que si bien extenso traté de hacerlo lo más corto posible dejando y salteando hechos y acontecimientos que son conocidos por los entendidos y pueden buscarse fácilmente en la red.

Ahora sólo queda defender a muerte lo logrado y que ningún legislador involucrado en el tema recule o traicione lo que tanto costó.

Pido disculpas por mi cuota de soberbia al involucrarme reiteradamente en la mención de mi participación durante décadas en la factura de la nueva legislación al que llamo entre mis compañero allegados como ‘mi tema»

Mi lugar en el mundo:

PERONISTA, NACIONAL y POPULAR.

FV/