Una flota de taxis, la suerte en el horóscopo y eso del debate que martilla.

TAXIS HORÓSCOPOS Y DON DEBATE

Por Victor Ego Ducrot

Un artículo de Gregory Zuckerman y Juliet Chung, publicado el jueves pasado por The Wall Street Journal Americas y La Nación afirma y celebra, jugándose por Macri, claro: «un puñado de firmas se ha abalanzado sobre inversiones argentinas, con la esperanza de que las elecciones para reemplazar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner den pie a una transformación económica.


Tiempo Argentino.
16/11/2015

A todo lo que apela la derecha a horas de la confrontación decisiva con el peronismo.

Pero el éxito de la manipulación mediática es inversamente proporcional a la capacidad de organización y movilización de las clases subalternas, del campo popular.

Esperanzada con un victoria que espero el pueblo le niegue (le neguemos) el próximo 22, la derecha y sus sueños restauradores abarcan símbolos y objetos diversos y variados.

Tanto como pueden serlo una flota de taxis, el horóscopo del zodíaco nuestro de cada día y hasta el esgunfiante asunto ese del debate entre los candidatos a la Rosada, una suerte de vuelta de tuerca perfecta para el obscuro objeto del deseo de la política conforme la conciben (y la impusieron) las clases poderosas: un espectáculo mediático, usurpador del espacio público, al fin y al cabo el que debe ser retomado (recuperado) por el campo popular como escenario central de la disputa.

Vayamos por partes.

I.- Después de los frustrantes resultados del 25 pasado, operadores de negocios y mediáticos de aquí mismo y del exterior confían en el triunfo de la derecha en el balotaje, y lo que sigue puede servir de aviso y alerta; y nada de fantasías asustadizas, que los buitres no son fantasmas, existen y quieren volver.

Un artículo de Gregory Zuckerman y Juliet Chung, publicado el jueves pasado por The Wall Street Journal Americas y La Nación afirma y celebra, jugándose por Macri, claro: «un puñado de firmas se ha abalanzado sobre inversiones argentinas, con la esperanza de que las elecciones para reemplazar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner den pie a una transformación económica (…).

Firmas como Bienville Capital Management LLC, Brevan Howard Asset Management, Redwood Capital Management LLC y Perry Capital LLC (todos fondos buitre) están contando sus ganancias (…).

Han estado apostando a acciones, bonos y el peso, además de inversiones más esotéricas.

Por ejemplo, Russell Abrams, un ex gestor de fondo de cobertura de Nueva York, ha comprado lo que asegura es la mayor flota de taxis de Buenos Aires (…)».

El proyecto restaurador del neoliberalismo más salvaje se afila las uñas.

II. – Con académicos y docentes de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP he desarrollado hace ya varios años un modelo de reflexión teórica en torno a los hechos periodísticos.

Constatamos que éstos siempre expresan una parcialidad determinada («una toma de partido por» en la puja por el poder), fenómeno que observamos incluso en un análisis sobre la información meteorológica de la británica BBC, que silenciaba los pronósticos sobre soles o lluvias en Estambul, cuando Londres se oponía a las peticiones turcas de ingreso a los esquemas de integración europea; y que en las últimas horas acaba de manifestarse en un tópico de agenda adoptado por todos los medios de comunicación con vocación de repercusión masiva y que, hasta ahora, había quedado al margen de nuestras investigaciones.

Me refiero al horóscopo; y las citas que leerán a continuación, tomadas de recientes vaticinios zodiacales del diario Clarín, dan cuenta de inimaginables e infinitos que son los territorios sobre los que la prensa corporativa actúa, siempre a favor de la derecha que encarna Macri y su Alianza Cambiemos.

Por favor presten atención: Aries, observa la realidad con una óptica diferente y cambia; Tauro, es un tiempo de cambios importantes; Leo, deja abierta la opción de realizar un cambio; Libra, da vuelta la página; Escorpio, tiene la oportunidad de crecer y cambiar; Sagitario, tiene la audacia para generar cambios; Capricornio, evalúe posibilidades de trabajo que cambiarán sus perspectivas.

¿No pueden creerlo no?

Yo tampoco hasta que lo leí por segunda vez.

III.- Entiendo que el escenario abierto el 25 pasado y de cara al 22 que se avecina, y sobre todo que el carácter crucial de las próximas elecciones hayan llevado a Scioli y a su comando de campaña a subirse con tantas expectativas al sonado debate del domingo próximo.

Pero lo lamento, pues apenas se trata de la instancia suprema, de una suerte de vuelta de tuerca perfecta para el obscuro objeto del deseo de la política conforme la conciben (y la impusieron) las clases poderosas y sus representantes políticos, tal cual lo afirmé en el primer párrafo de este mismo texto.

Es sabido que la modalidad mediatizada de la acción política se impone tras la Segunda Guerra Mundial, particularmente en Estados Unidos y en plena década del ’60.

Fue entonces cuando tuvo lugar el primer debate entre candidatos, televisado a todo el país y con toda las fanfarrias propagandísticas de la época, casi resortes de una fábula infantil si las comparamos con las actuales: el protagonizado por John F. Kennedy y Richard Nixon, cuando cualquier estadounidense medianamente informado sobre la realidad había tomado nota de que la llegada del demócrata buen mozo y descendiente de una familia neoyorkina enriquecida por el contrabando de licores durante el imperio de la «ley seca» tenía asegurado el alojamiento en la Casa Blanca.

Desde aquella primera experiencia hasta nuestros días, todo experto en comunicación política medianamente espabilado sabe, aunque no lo diga para preservar el negocio, que los debates poco y nada influyen en el destino de sus protagonistas, pues tienen un efecto casi cero sobre la voluntad y la decisión de los votantes; que sí operan como pieza o punto dramático dentro del contexto general de la práctica política encerrada entre las blindadas paredes de los medios de comunicación hegemónicos, financiados a su vez por los actores más oligopolizados del espectro capitalista concentrado y global; que los propios asesores de los candidatos no tienen mayor interés en la actuación misma de sus asesorados sino en lo que la prensa diga después de esas actuaciones.

La trampa del no lugar de la política tal cual la comprende la derecha, sin cuerpos ni espacios públicos reales, para que el pueblo, el sujeto maldito y único capaz de poner en jaque a los designios oligárquicos, apenas quede reducido a platea amorfa de telespectadores; a mercado, debido a las similitudes que ese sistema propone entre un candidato a la presidencia y un tubo de pasta dental.

¿Está todo perdido?

De ninguna manera en la medida que podamos convertir en vida activa al siguiente principio clave sobre comunicación y práctica política liberadora: las posibilidades de éxito de la manipulación mediática a la que recurren las clases dominantes son inversamente proporcionales a la capacidad de organización y movilización orgánica y militante de las clases subalternas, del campo popular.

Los desafíos de hoy y de siempre.

VED/

  • Victor Ego Ducrot su autor es doctor en Comunicación por la UNLP, profesor de esa Universidad y director de AgePeBA.