El profesor argentino Diego Golombek ganó el premio Unesco Kalinga de divulgación científica, por su contribución a la comunicación y a la educación en formatos entretenidos.

UN ARGENTINO GANA PREMIO UNESCO KALINGA DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA

Se especializa en la neuroquímica de los ritmos circadianos de los mamíferos y en particular en los efectos de la hormona melatonina en diferentes comportamientos. Dirige el laboratorio de cronobiología de la Universidad de Quilmes.

Prensa Latina
03-11-15

El profesor argentino Diego Andrés Golombek ganó el premio Unesco Kalinga de divulgación científica, en reconocimiento a su incansable contribución a la comunicación y a la educación en formatos diversos y entretenidos.

Un jurado independiente lo seleccionó en particular por su papel en el desarrollo del área de ciencia y tecnología del Centro Cultural Ricardo Rojas, en Buenos Aires, detalló hoy un comunicado de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Golombek, docente e investigador, posee un doctorado en Biología y es también graduado en música.

Se especializa en la neuroquímica de los ritmos circadianos de los mamíferos y en particular en los efectos de la hormona melatonina en diferentes comportamientos.

Asimismo, dirige el laboratorio de cronobiología de la Universidad de Quilmes.

El experto publicó numerosos artículos, colaboró en publicaciones especializadas y es autor de libros de divulgación científica, de relatos y de poemas.

Además, firma una columna semanal en el diario argentino La Nación.

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, le entregará el 4 de noviembre en Budapest, Hungría, el mencionado galardón en una ceremonia que tendrá lugar en el contexto del Foro Mundial de la Ciencia.

Ese premio se creó en 1951 gracias a una donación de Bijoyanand Patnaik, fundador y presidente de la Fundación Kalinga (India).

El premio consiste en un cheque de 20 mil dólares, la medalla de plata Albert Einstein y un diploma.

Lo financia el gobierno indio a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología, el gobierno del estado de Odisha y la Fundación Kalinga.